Ciudad

Juez ordenó el ingreso de una travesti a la Unidad Penal de Mujeres

crop580_w89250_batan-43

El Juez de Garantías de la ciudad de Mar del Plata, Juan Francisco Tapia, ordenó el ingreso de Saya a la Unidad Penal N° 50 de Batán.

El día 9 de febrero, Saya Barrionuevo, nombrada en todas las actuaciones de la investigación penal como Guillermo Barrionuevo, fue aprehendida por personal de la Comisaría Cuarta de Mar del Plata cerca de las 8 de la mañana.

El Dr. Juan F. Tapia, Juez de Garantías N°4 de esa ciudad, dispuso convertir en detención la aprehensión y, por primera vez en Mar del Plata, y segunda vez en el país, dispuso el alojamiento de la misma en la Unidad Penal N°50 de Batán, unidad de mujeres. Saya Barrionuevo había sido inmediatamente trasladada a la Unidad Penal N° 44, de varones.

No es la primera vez que el nombrado Juez incorpora la perspectiva de género en sus resoluciones. En otra oportunidad, en un caso de violencia de género, habría resaltado “… En primer lugar y ante una exigencia de la actividad jurisdiccional refiere que debe formular una serie de análisis en torno a la incapacidad de respuesta que ha tenido el sistema penal para evitar que suceda lo que paso el 20 de agosto pasado, sobre todo teniendo en miras que el hecho denunciado en la presente podría haber terminado en un femicidio…El Dr. Tapia refiere que ésta es la clave que junto con el Fiscal se advierte en el presente, remarcando que no solamente se debe reparar en la conducta de Guerra sino también en la inconducta del Estado, como respuesta abarcativa frente a una problemática que no se inició el 20 de agosto sino en el mes de marzo, frente a la cual hemos acumulado “carpetitas” que se han tramitado en forma aislada sin entender la complejidad de la problemática hasta que Guerra fue detenido en una escalada de violencia que podría haber terminado en un femicidio…”.

El Juez marplatense consideró que “…En definitiva, es evidente que el alojamiento de Saya BARRIONUEVO en una Unidad Penal de Hombres implica un agravamiento en sus condiciones de detención, además de una violación notoria a las prescripciones de la ley 26.743 de Identidad de Género…”. Recalcó también –en virtud de las excusas referidas por el Servicio Penitenciario para no ingresar a la detenida a una cárcel de mujeres- “…la incapacidad del Estado provincial en no haber generado dentro del complejo penitenciario Batán un especio acorde para el colectivo trans no

puede implicar la afectación de derechos fundamentales de las personas privadas de libertad, como el derecho a recibir visitas y a mantener contacto con sus familiares radicados en la ciudad…

Por otra parte, la circunstancia de no haber readecuado su identidad a través del Registro Nacional de las Personas (subrayada especialmente en su escrito por el Inspector Rodriguez) tampoco puede operar como obstáculo a su alojamiento en una unidad penal de mujeres, ello en función de las propias normas de la ley 26743 que ha transcripto en el punto precedente y del trato digno que se merecen las personas privadas de su libertad ambulatoria”.

Por último destacó “Precisamente las razones de seguridad personal y el resguardo de la integridad física alegados por el Servicio Penitenciario Bonaerense para no cumplir con la orden emitida en el día de ayer, deben ser interpretados en forma absolutamente inversa a cómo lo hace la autoridad penitenciaria: es en una cárcel de hombres donde corre serio riesgo la integridad física y la dignidad de Saya BARRIONUEVO”.

El pasado 10 de febrero la detenida, luego de haberse ordenado su ingreso en la Unidad Penal N° 50, había manifestado ante el Juez recibir todo tipo de agravios por parte de los demás internos, especialmente mientras se baña o se cambia, refiriendo incluso que en otra oportunidad, encontrándose detenida en la Unidad Penal XV –también de varones- había sido lastimada por parte de otro interno por haberse negado a mantener relaciones sexuales con él.

Desde el colectivo de mujeres Mumalá – Mujeres de la Matria Latinoamericana- de Mar del Plata expresaron su conformidad con esta resolución recalcando que “este tipo de resoluciones que incorporan la perspectiva de género son necesarias e importantes, ya que la Justicia es un eslabón fundamental hacia la construcción de una sociedad más igualitaria entre varones y mujeres”. Agregaron “nosotras hemos realizado talleres en la Unidad Penal N°50 durante el año pasado, logramos visualizar las distintas problemáticas y desigualdad que vivimos las mujeres, agravado ésto por la condena social que pesa sobre las detenidas, se las castiga por haber fallado en sus roles de buenas madre y esposa, sumisas y dóciles; la situación del colectivo trans es aún más dramática”.

Por último destacaron “esperamos que el ingreso de Saya a esta Unidad sirva como precedente para futuros caso. No sólo porque se ordenó que se aloje en una unidad acorde a su identidad de género sino porque el Dr Tapia también dispuso CORREGIR su identidad durante todo el proceso – carátula y registros informáticos- e INSTAR a las autoridades del Servicio Penitenciario

Bonaerense a la readecuación de un espacio físico para el alojamiento en el interior de la Unidad Penal 50 del colectivo de personas trans (travestis, transexuales, transgénero)”, afirmaron.

Hoy Saya ya se encuentra en la Unidad Penal N° 50 de Batán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*