Portada

Jubilaciones: en seis meses, cayó 8% el poder de compra

Aumentos-medicamentos-pensionados-FERNANDO-ORDEN_CLAIMA20140714_0011_27

Los jubilados vienen perdiendo por varios cuerpos la carrera contra la inflación: en lo que va del año, el poder de compra de sus haberes acumula una pérdida del 8 por ciento. Por la ley de movilidad las jubilaciones y pensiones se ajustan cada 6 meses. El último aumento semestral que cobraron a partir de marzo pasado fue del 11,31% mientras en la primera mitad de este año la inflación alcanzó al 21,8% según los cálculos de Graciela Bevacqua o un 22,6% de acuerdo a las cifras de la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires.

Fue exactamente la mitad. Con un agravante: recién en septiembre se vuelven a ajustar los haberes lo que asegura que en términos reales seguirán cayendo por los aumentos de precios.

Es que si bien los jubilados reciben dos aumentos por año, en marzo y septiembre, la aceleración de la inflación lleva a que esos reajustes se licuen rápidamente porque se calculan sobre cifras de recaudación y salarios del semestre anterior. Así en marzo, la suba fue calculada sobre variables de julio a diciembre de 2013, que quedaron muy rezagadas por la brusca devaluación del peso de enero pasado y la disparada de los precios de los meses siguientes. Los más golpeados son los que ganan el haber mínimo o menos porque se amplió la brecha con la canasta básica.

Los jubilados y pensionados suman 6 millones, de los cuales un poco más de la mitad percibe el haber mínimo de casi $ 2.700, si se descuenta el aporte a la obra social. Hay otro 1,4 millón de pensiones no contributivas con haberes equivalentes al 70% del haber mínimo, unos $ 1.900 mensuales. Así 4 millones y medio de jubilados y pensionados cobran entre $ 1.900 y $ 2.700. En tanto, según la Dirección de Estadísticas porteña, la canasta de consumo de dos adultos mayores porteños propietarios de su vivienda ascendió a mayo pasado a $ 4.340,99. Para la Defensoría de la Tercera Edad una canasta digna supera los $ 5.400 por mes.

Alimentos y medicamentos son dos componentes clave.

La brecha entre la inflación y las jubilaciones se agranda si se analizan los últimos 12 meses. Los jubilados recibieron dos aumentos: 14,41% en septiembre de 2013 y 11,31% en marzo de este año, lo que arroja un acumulado del 27,3%. En tanto para Graciela Bevacqua a junio la inflación interanual fue del 38,5% y a la Dirección de Estadísticas porteña del 40,2%. Esto es, entre 11 y 13 puntos menos.

A eso se agrega que difícilmente el aumento de septiembre compense la inflación pasada. Pero aún si el índice de movilidad fuese similar al aumento de los precios, los jubilados no recibirán ninguna compensación por lo perdido durante todos esos meses.

Clarín

Los comentarios están cerrados.