Ciudad, Política

Interna de la UCR: frustraron plan conspirativo

El permiso fue debidamente gestionado desde el inicio del trámite, con el ingreso de la solicitud respectiva en la Secretaría de Gobierno, a cargo del doctor Ariel Ciano, desde la cual se fijaron los requisitos generales para este tipo de actos, presentación de un seguro, que se constituyó con una póliza de Provincia Seguro y la contratación de un servicio de ambulancia en el lugar, que fue cubierto por una ambulancia de una empresa local, que se hallaba en el lugar.

Una vez formalizados los requisitos de rigor el secretario de Control doctor Adrián Alveolite, emitió por escrito la autorización del área que se halla bajo su responsabilidad.

El intendente Pulti, en el transcurso del pedido de autorización, recibió presiones para que rechazara la solicitud y no permitiera el acto público. En ese sentido, de acuerdo a la información recogida por mdphoy.com – se encolumnaron el presidente del Concejo Deliberante arquitecto Marcelo Artime, el presidente de la UCR doctor Luis Rech, el concejal Nicolás Maiorano (integrante de VARA) y Jesús Porrúa, sólo en carácter personal, ya que no integra ni forma ni representa a línea interna alguna en la UCR.

Únicamente fueron públicas las declaraciones periodísticas de Artime y Rech, quienes a través de órganos de prensa oficialistas, dejaron las huellas de la operación. Artime en su obsesión de hacer los deberes dentro del ala kirchnerista que le asegure un lugar en cualquier lista del Frente Para La Victoria.

Rech inducido por Daniel Katz y Porrúa, bajo cuyas órdenes se movió en el Departamento Ejecutivo y en el Concejo Deliberante entre 1995 y 2007. Ahora lo hace desde la presidencia del Comité de la UCR, luego de haber llegado a ese cargo en una lista armada por consenso, y sostenido por el VARA con un cargo en la Facultad de Derecho. Rech forma parte del 25 % de votos, que lograron las cuatro listas en Mar del Plata, que enfrentaron al alfonsinismo que se quedó con el 80 % de los votos de los afiliados.

Hubo un nuevo cruce entre el intendente Gustavo Pulti y el arquitecto Marcelo Artime, quien pugnó por la prohibición del acto anunciado desde hace aproximadamente 30 días, y que por otra parte es una esquina que ha sido una tribuna emblemática no sólo de la UCR, sino de diversas expresiones políticas.

Pero las intenciones de frustrar el acto no quedaron sólo en la esfera oficial, sino que a través de distintos interlocutores se advirtió sobre la posible rotura de vidrieras en los locales de Open Sport, Rossi y Rossi y la tienda Jockey Club, en una evidente acción de intimidación que los responsables de los negocios rechazaron por improcedente, dado que nunca hubo incidentes ni roturas de vidrios en el lugar durante o después de los actos. Además como medida de prevención había sido contratado un servicio de seguridad y vigilancia privada.

Fuentes radicales consultadas por mdphoy.com, cercanas al senador Ernesto Sanz manifestaron su disgusto y rechazaron el procedimiento utilizado por sus “seguidores” y repudiaron ésta inadmisible conducta de negar un espacio de libre expresión política, y más aún tratándose de correligionarios.

Un comentario

  1. Me extraña lo de Rech.Deberia desmentirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*