Política

Intendente Pulti: Conserve la “Canchita de los Bomberos” como Espacio Público de Escala Urbana

Quizá deberíamos parar con la presión inmobiliaria de querer urbanizar todo, de privatizar el espacio público, y hacer las cosas responsablemente. En este momento, que aún la ciudad de Mar del Plata permanece libre de inundaciones graves, quizá sea un tiempo de comenzar a prever males mayores.

Desde hace tiempo, los vecinos se vienen oponiendo a la construcción de un plan de casas que se financiarían a través de fondos de la Nación pero a través de un banco privado, en el predio comúnmente llamado Canchita de los Bomberos. El terreno, limitado por las calles Florisbelo Acosta, José Mármol, López de Gomara y Ricardo Gutiérrez, tiene un uso histórico: el espacio verde en el cual los más antiguos habitantes de la ciudad recuerdan haber jugado alguna vez a la pelota. Un terreno apto para la absorción de las aguas de lluvia que hoy la municipalidad planea convertir en una mole de cemento, a la vez que procura convencer a todo el mundo de que, como tendrá jardines, no pasará nada. Los pasos previos que habilitarían una construcción en regla desde el punto de vista urbanístico brillan por su ausencia: se comenzó a trabajar sin informe de prefactibilidad ambiental, y por supuesto sin el informe definitivo de tal impacto, sin respetar las leyes provinciales vigentes.

 

Cualquiera que conociera la zona habría tenido en cuenta el enorme agravio que comportaría ese proyecto para el ambiente urbano del lugar: el colapso en materia de servicios que provocaría este proyecto.

La comuna estaba haciendo lugar a la construcción de un plan sin solicitar previamente los estudios imprescindibles de impacto ambiental para la zona: allí entran en juego, por ejemplo, los desagües y el escurrido de agua de lluvia, los servicios urbanos y demás. Para construir legalmente en la zona, el procedimiento previsto en el instructivo debería haber constado de dos etapas: prefactibilidad y factibilidad del proyecto en cuestión. Ninguna de las dos se ha realizado. La prefactibilidad ambiental determina la negación o afirmación del emplazamiento, y sólo en caso de que su resultado sea afirmativo le sigue la etapa de factibilidad ambiental. Toda esta información permite a la autoridad de aplicación contar con una herramienta certera para la identificación del tipo y la intensidad de los impactos naturales o urbanísticos, según las actividades que se proponen desarrollar.

Los vecinos se dieron cuenta de que no se tomaba ninguna precaución. Por eso la asociación de fomento comenzó a pedir respuestas a la comuna, exigiendo que cumpliera con su deber de policía en lo ambiental. El pasado 8 de marzo de 2013, ante el silencio total respecto al trámite de prefactibilidad y la no contestación siquiera al requerimiento, los vecinos concurrieron al despacho de Intendencia, con el fin de intimar a los integrantes del Ejecutivo comunal. No hubo respuesta.

Desde el año 1949 dicho “SITIO” es utilizado y reconocido por los habitantes de los barrios linderos, residentes y turistas y por los marplatenses en general como lugar para la práctica de deportes, recreación y esparcimiento. Es el predio de la ciudad de Mar del Plata dentro del ejido urbano consolidado que se identifica con la enseñanza y práctica del Fútbol amateur para niños y adultos, actividad que le da nombre “CANCHITA DE LOS BOMBEROS”.

Constituyéndose a través de los años por USOS y COSTUMBRES en un HITO de la ZONA NORTE, que caracteriza y da identidad al sector, sumado a su localización de privilegio en la FRANJA COSTERA DE MAR DEL PLATA, es un “SITIO” de la ciudad Mar del Plata que no necesita que le asignen nombre o uso, porque ya los tiene y es conocido y reconocido por marplatenses y turistas.

Solicitamos que se proteja nuestro derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado (arts. 41 y 43 CN y arts. 28 y 20.b CPB) todo ello de conformidad con lo reglado en el artículo 43 de la Constitución Nacional, art. 30 ley nacional 25.675, 20 inc. b de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, y conforme ley 13.928 (actualizada por ley 14192), y que se cumplan los procedimientos de licenciamiento ambiental en el predio las dos manzanas rodeadas por las calles F. Acosta, José Mármol, López de Gomara y R. Gutierrez, en la Zona Norte de la ciudad en barrio Parque Luro.

No se puede desconocer el potencial que representa el “PREDIO “CANCHITA DE LOS BOMBEROS” para el FUTURO DESARROLLO de la ZONA NORTE de la ciudad conservando su carácter de UNIDAD DE ESPACIO VERDE PÚBLICO DE ESCALA URBANA para RECREACIÓN y PRÁCTICA de DEPORTES al aire libre y frente al mar.

Debemos tener en cuenta las consecuencias A LARGO PLAZO que conlleva, a nivel URBANO, ARQUITECTÓNICO y PAISAJÍSTICO, la ocupación con la construcción de edificios del ÚNICO ESPACIO VERDE PÚBLICO de importantes dimensiones que se ha conservado en la ZONA NORTE de la FRANJA COSTERA DENTRO del EJIDO URBANO CONSOLIDADO de MAR DEL PLATA, uno de los pocos EXISTENTES en toda la ciudad en una LOCALIZACIÓN de PRIVILEGIO como es LA COSTA de una CIUDAD BALNEARIA.

Terrenos para viviendas hay muchos otros, espacios estratégicos para equipamiento urbano, para parques y plazas, muy pocos. Entre los baldíos y las casas en venta del barrio se podría satisfacer la demanda de 220 viviendas (y aún más) y al mismo tiempo conservar la plaza.

¿Cuál es el apuro? ¿Por qué no se recibe a los vecinos? ¿Por qué está cerrado el diálogo? Todos tenemos derecho a la vivienda como también a un ambiente sano y equilibrado, a pensar la ciudad “sustentable” y “sostenible”.

 

 

2 Comentarios

  1. No entiendo a los vecinos. Hasta hace muy poco se quejaban de que ese terreno sólo servía para juntar basura y fomentar la inseguridad en la zona. Ahora que se puede urbanizar (tengo entendido que dejarían espacios verdes) y mejorar el aspecto de toda la zona no quieren. ¿Quién los entiende? Que sociedad particular, que ve los derechos de uno pero nunca los de los demás ¿no?

  2. Yo sí entiendo a los vecinos, que JAMAS se quejaron de que “ese terreno sólo servía para juntar basura”, aunque sí es cierto que se quejaron de que en el lugar se fomentaba la inseguridad.
    Recuerdo las innumerables veces que el vecindario pidió a las autoridades erradicar a los ocupantes del terreno donde ahora se levanta ese horrible mamotreto del Museo. Durante muchos años los vecinos denunciaban los hechos delictivos protagonizados por esos ocupantes, y nunca les hicieron caso.
    Pidieron por algo que tienen todos los barrios pero ellos no tienen. Pidieron una sala de primeros auxilios o centro de salud. Pidieron una escuela. Pidieron una plaza. Y se cansaron de pedir.
    Y ahora les responden con esto.
    Una vez más, en este tema se mete a opinar gente que toca de oído, desconocedora de la realidad de ese estratégico sector. Es muy fácil opinar viendo todo desde afuera, desde muy lejos, prejuzgando y descalificando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*