Destacado, Política

¿Hubo un paro general o Mar del Plata está parada?

En la estación ferroviaria no se notó, tal vez la formación se haya quedado en la vía, como casi siempre, y los pasajeros llegaron en colectivos de larga distancia. La basura en las calles pese a la recomendación de no sacarla, tampoco llamó la atención, no es precisamente la eficiencia lo que caracteriza a la empresa 9 de Julio, la mayor contratista de la Municipalidad, encargada de la recolección de residuos. Con la calidad de servicios que presta da más o menos lo mismo, no se notó puntillosamente entre la mugre existente en toda la ciudad, los escombros y restos metálicos de marquesinas desmontadas para dar cumplimiento a la caprichosa ordenanza del Código de Publicidad. La maravilla de los K, dejan las opciones para elegir entre Moyano, Barrionuevo, Micheli, Yasky y Caló, estos no son como CFK, tienen la re-re asegurada, ya llevan unos cuantos años en sus sillones en defensa de los trabajadores, cada vez más empobrecidos.

El transporte urbano de pasajeros, casi en sus frecuencias diarias, los usuarios viajaron más cómodamente y los choferes no tuvieron que lidiar con el tránsito caótico de la ciudad, por lo tanto anduvieron más rápido entre cabecera y cabecera. Taxis y remises, normales  como todos los días. El comercio abrió a full, para defender la caja del día, o mejor dicho para hacer la diaria, en un cuadro de situación complicado, por la caída de la actividad comercial. Todas las inmobiliarias que vienen en rumbosa caída atendieron como siempre y fue raro no observar manifestando a los Trujillo y sus cascos amarillos en una construcción que se derrumba por el cepo cambiario.

El día luminoso con 25 º de temperatura, era una invitación para disfrutar de la playa, pero hubo muchos que fueron a trabajar. Es que era difícil saber qué hacer entre los que adherían o no, y entre los que acataban o no. El año cargado de feriados, los de por única vez y de los otros, los nacionales, los no laborables etc. nunca se sabe bien porque siempre hay alguien sin trabajar por algún motivo, y dicen que es para favorecer al turismo. En las escuelas cada diez días hay uno de paro, así que los alumnos hacen bingo con 48 horas corridas, Scioli siempre les dará un motivo para que no asistan a clase.

Nadie se quedó sin tomar su café, comer una pizza, algún sandwiche o un plato preparado. Es que había una confusión entre gastronomía, pizzería, alfajoreros, panaderos, heladeros etc. En la calle la gente se preguntaba dónde está el paro. Y había que mirarlo por televisión, no quedaba más remedio que ver la 9 de julio vacía de porteños.

Lo de la Municipalidad fue bastante inaudito. Con el edificio abierto los contribuyentes no eligieron la jornada para ir a hacer trámites, y los municipales se plegaron a la medida, pero eso si en su lugar de trabajo, esta vez se molestaron y fueron a la dependencia en la cual revisten. Lo del EMVIAL y ENOSUR, fue apoteótico no salieron a la calle por temor a sufrir un ataque en la vía pública, conclusión fue todo puertas adentro, como para dar más señales de confusión. Eso sí, sin trabajar.

En el puerto ya es impredecible saber cuándo se zarpa, cuando se descarga, cuando se filetea, etc. Si no es el SUPA, es el SOMU, tal vez el SOIP o el SAON y/o el SI.CO.NA.RA. o los fileteros cooperativizados de Villaola. También forman parte de la historia de un paro general contra el gobierno nacional y popular, y es lo que hay en esto de los pronunciamientos mezclados, cada cual atiende su quiosco, y siguen bailando en la cubierta del Titanic.

En la agenda no cayó paro de judiciales. Silvia, la viuda de Dardo Molina, logró que pesar de todos los paros en tribunales, el asesino de su esposo recibiera su sentencia. Entre empleados, funcionarios judiciales, en esta densa carrera de urdimbre palaciega, la justicia es un instrumento que ya ha sido mancillada en sus principios y se aplica entre hijos y entenados, ahora como nunca contaminada con la política.

Los bombos y las bombas de estruendo de ATE, ya son un clásico así que para nada extrañó que con sus militantes de organizaciones de izquierda armen su carnaval por Luro y tomando el micro centro para pasar por la delegación del Ministerio de Trabajo de la Nación. Y los bancarios se hicieron sentir, aunque había como una superposición entre el reciente Día del Bancario, el empapelamiento con afiches de Palazzo (el nº 2 de Zanola) y el discurso de José Lupiano  el súper tesorero de la Asociación Bancaria del ex presidente de Huracán, excarcelado en la causa de los medicamentos truchos.

En Mar del Plata, el paro pasó sin pena ni gloria, es que ya prácticamente no se nota entre semejante turbulencia, cuáles son los derechos y obligaciones de trabajadores y patrones, con casi un 50 % de trabajadores en negro que no están bajo el amparo de ningún sindicato.

Luz y Fuerza, Bancarios, Camioneros y Gastronómicos, calificaron como un éxito la medida y ninguno se bajo de un acatamiento del 90 %, lo cierto es que por diversas vicisitudes pareció un día de rascada del higo. Desde San Pedro la señora ya les contestó, y si se perdieron algo habrá que ver Futbol Para Todos el próximo fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*