Hija de desaparecidos se suicidó en Mar del Plata

agosto 17, 2011 3:58 pm 0 comentarios

Comparte esta noticia

Autor:

Virginia Ogando, hija de desaparecidos y protagonista de la película “Hermanos de Sangre”, se suicidó ayer por la tarde en un departamento del centro de Mar del Plata, a causa de una profunda crisis depresiva, según explicaron representantes judiciales a raíz de una nota que dejó.

La información trascendió a última hora, ya que la policía y la justicia prefirieron hacer la investigación lo más hermética posible, para evitar filtraciones de ningún tipo, teniendo en cuenta que se trataba de una mujer que había sido víctima del terrorismo de Estado en el 73, cuando sus padres fueron raptados.

Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo hicieron conocer su dolor a los medios por la pérdida de una chica que se había quedado sin sus padres biológicos en los comienzos de una época oscura en Argentina.

En tanto, el periodista cineasta Fabián Vítola, de La Plata, quién había dirigido la película “Hermanos de Sangre” -basada y protagonizada por la misma joven- dialogó por teléfono con mdphoy.com y aseguró: “La noticia me dejó helado, era una chica que peleaba por los derechos humanos, totalmente comprometida con su historia y quiénes pasaron por circunstancias parecidas. Nosotros filmamos la película pensando en todo lo que ella había tenido que vivir. Es terrible pensar en éste absurdo final”.

Vivir sabiendo que alguien mató a tus padres

Virginia Ogando, de 38 años, tenía tan sólo 3 cuando sus padres Jorge y Stella, fueron raptados en la puerta de su casa.

Su mamá, que además estaba embarazada de ocho meses, fue secuestrada junto con su marido el 16 de octubre de 1976 y trasladados al Pozo de Banfield, donde desaparecieron.

A ella la dejaron con una vecina.

Su abuela, la crió y la acompañó durante toda su vida buscando a su hermano apropiado. Delia Giovanola, quien a través del paso del tiempo decidió fundar Abuelas de Plaza de Mayo buscando la justicia y la verdad, éste fin de semana había recibido sin saberlo, el último llamado de Virginia cuando le avisaba que viajaba a Mar del Plata.

A pesar de haber luchado durante toda su vida para procurar cárcel común y perpetua para los responsables de la dictadura militar, Virginia cayó en un pozo depresivo que no le permitió continuar.

“Juicio y Castigo”

Hoy, Abuelas de Plaza de Mayo, pidió que se postergue la audiencia del Juicio por robo de bebés y se determinó que continuarán el martes próximo desde las 9:30 y el Tribunal reprogramará los testimonios previstos, entre ellos el del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

En el proceso se juzga a los represores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone, entre otros, por la existencia de un plan sistemático de sustracción de menores en la última dictadura.

Virginia había buscado hasta sus últimos días a su hermano apropiado.

mlujan@mdphoy.com


Responder


Otras Noticias