Ciudad

Herrero negó acusaciones por estafa en la venta de lotes

El hombre acusado de haber estafado a 200 familias de la zona de Batán por la compra de terrenos que tenían un dueño anterior, negó hoy las acusaciones que pesan sobre su contra y aseguró que mañana se dirigirá a la Fiscalía Nº 9 para ponerse a disposición de los vecinos damnificados.

Para demostrar su inocencia Rolando Herrero, tal la identidad del acusado, sostuvo que “la gente que me compró los lotes sabe cómo ubicarme, tienen mi celular, saben dónde vivo” y reiteró: “yo no estafé a nadie”.

En declaraciones a Radio Brisas, Herrero explicó que vendió estos terrenos que habían sido adquiridos por su padre y que algunos de ellos tenían escritura y otros boletos de compra-venta. “A las tierras las vendí con el consentimiento de los compradores que sabían las condiciones de lo que estaba vendiendo”, indicó.

Este trámite se realizó hace cinco años y ahora algunos de los compradores recibieron órdenes desalojo por parte de la Justicia. Hoy la Municipalidad se comprometió a asistir a los damnificados y denunciaron por “estafas” a Herrero, quien se defendió diciendo que en aquella oportunidad hizo los trámites pertinentes y comprobó que “la propiedad estaba libre”.

No obstante, el acusado reconoció que de aquellos terrenos tenía boletos de compra-venta y no la titularidad. “No se declararon en la sucesión de mi padre, porque no estaban a su nombre”, amplió. Y destacó que los vendió baratos porque la zona no estaba acondicionada y por las deudas de impuestos que tenía cada lote.

Al respecto, Herrero explicó que “cada comprador debía hacerse cargo de las deudas” y además reiteró que “yo creo que no cometí ningún error. Todo lo que hice, lo hice de frente con todos los compradores”.

Por su parte la escribana Norma Elena Ciuró donde se certificaron los poderes durante la venta de estos lotes, explicó que en aquella oportunidad lo que hizo fue certificar la firma de Herrero ante una cesión de derechos posesorios. “Lo que nosotros hacemos en la escribanía es certificar la firma de la personas que viene con una cesión de derechos posesorios. No es un boleto de compra venta”.

Y finalizó señalando que “no es responsabilidad del escribano investigar si el terreno en cuestión tiene alguna imposibilidad, como estar circunscriptos en un juicio”.

Los comentarios están cerrados.