Arte y Cultura

Hay un profeta en su tierra

Violento. El film de Audiard es un relato carcelario con aires propios del cine de Scorsese.
Violento. El film de Audiard es un relato carcelario con aires propios del cine de Scorsese.

Un profeta (Jacques Audiard): los festivales logran que el comentario de pasillo, entre función y función, adquiera un rol trascendental al momento de elegir una película. Una de las recomendadas entre los acreditados del Festival fue este film de la Sección Autores. Y descubrí una de las satisfacciones del certamen. Malik El Djebena es condenado, sin que importe el por qué, a seis años de encierro en una prisión francesa. No sabe leer ni escribir, tiene 19 años y su rostro denota que será el más frágil en el violento mundo masculino de esa cárcel. Poco a poco irá tejiendo redes para hacerse respetar y armar sus propios negocios. Durante 150 minutos, Audiard recrea un mundo muy transitado en el cine contemporáneo: los dramas carcelarios. Pero, sin caer en los lugares comunes, con mucho vértigo en algunas secuencias y la amenaza del desmoronamiento de los planes de Malik, el director francés construye un diálogo con las películas sobre el hampa y la mafia de Martin Scorsese (Buenos muchachos o Los infiltrados son referencias inmediatas con Un profeta). De Cannes a Mar del Plata, el film de Audiard vuela alto, colma las expectativas para un Festival que empieza a saciar las necesidades de buen cine. Juan Manuel Quintanilla

Los comentarios están cerrados.