Deportes

Guillermo Vilas ya tiene su escultura en el Club Náutico

Con la presencia del Intendente Municipal Gustavo Pulti, este martes se llevó a cabo un homenaje al tenista marplatense Guillermo Vilas, a 35 años de su primer título individual de Grand Slam en 1977. Con la presencia del deportista, se descubrió en instalaciones del Club Náutico de Mar del Plata una escultura denominada “Vilas, el revés argentino”, realizada por el artista plástico Daniel Masi, a través de una idea del periodista Eduardo Puppo.

De la ceremonia también participaron el presidente de Deporte Mar del Plata Horacio Taccone, el director de Política Deportiva Juan Manuel Aiello y los concejales Héctor Rosso y Leandro Laserna, además de Susana Salerno, presidenta del Club Náutico de Mar del Plata y representantes de la Asociación Argentina de Tenis, quienes le entregaron una plaqueta al tenista marplatense.

“Quiero señalar que cuando se elogia una figura de la trascendencia de Guillermo, siempre puede caber la idea de la especulación, de que al elogiar mucho uno quiere abrazarse un poco a la celebridad del homenajeado”, señaló Pulti en el inicio de su alocución. “Yo quiero decir palabras profundamente honestas. Un poeta alemán decía que aquellos que trascienden en su oficio con maestría, ofrecen al alma de los que contemplan una experiencia creadora”, agregó.

En ese sentido, el Jefe Comunal declaró: “Quienes éramos niños, cuando no transitábamos estos lugares que ustedes compartieron tanto tiempo y que -a través de los medios de difusión- veíamos la épica de una persona que luchó solitaria y que se contaba y se relataban los esfuerzos, horas frente al frontón los días de viento, de lluvia, de niño atravesando dificultades en esa experiencia fuimos alcanzados por la maestría del oficio de quien iba en el camino de ser un número uno. Pero no era cualquier número uno, porque no era una explosión de talento afortunado. Era el resultado de una larga lucha, un trabajo minucioso, de un afrontar las aleluyas que se le cantan a los favoritos que eran otros, pero se afrontaban con la dignidad del trabajo y dedicación marplatense.”

“La mejor manera de agradecer es reconocer una maestría en ese oficio de luchador incansable, en esa tarea humilde de ir horas al frontón para después ir a la cancha a mejorar. Está bueno que lo vean los chicos de este y de todos los clubes y barrios, porque ahí está verdaderamente la posibilidad de afincar un gran éxito con la lucha y la perseverancia, el trabajo, la humildad y la dignidad que han tenido”, manifestó.

Por último, Pulti reservó para el final un deseo: “Lo quiero hacer público. Este ídolo de Argentina, que ganó todo con tan buenas armas debe tener de nuevo su Museo en Mar del Plata. Yo deseo que vuelva el Museo Guillermo Vilas y quiero manifestarme a disposición, para que podamos reabrir esas puertas. Vamos a intentarlo juntos”, concluyó.

Por su parte, Guillermo Vilas se mostró muy agradecido: “Estoy contento de haber venido porque siempre estoy contento de venir al club. Cuando he ido a otros homenajes en Estados Unidos siempre pensaba que esto era muy lindo y siempre me encantaba asistir. Esta vez me tocó a mí y vine al club con una gran alegría cuando supe lo de la escultura. Es muy lindo estar acá. La figura está muy bien hecha. Entre nosotros, tenía un miedo bárbaro en la previa, peor ahora la veo  y está muy bien. Estoy muy emocionado”, aseguró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*