Política

Giri salió mal en la foto del PRO: “es un recién llegado”

Contorsionista en las fuerzas de Mauricio Macri, fue pescado en visita a De Narváez y le sacaron tarjeta amarilla a Emiliano Giri, que pugnará por ser concejal, según publica La Política On Line. Su actitud se debe a un acuerdo entre Angelici y el diputado nacional.

 El empresario Emiliano Giri visitó al diputado nacional y así confirmó el acuerdo entre el Colorado y el presidente de Boca que había adelantado LPO. Con ese panorama, Gustavo Posse y Emilio Monzó se indignaron. “Angelici está traicionando a Macri o Mauricio lo habilitó”, sostienen. Las dudas de Angelici.

 

 

“Es una operación de prensa”, dijo ayer en Radio Residencias Emiliano Giri sobre la nota de LPO en la que se revelaba el acuerdo para su candidatura a concejal de Mar del Plata entre Daniel Angelici y el diputado Francisco De Narváez.

Sin embargo, el titular del PROA de la ciudad balnearia y empresario inmobiliario no sostuvo demasiado tiempo su palabra, sino todo lo contrario: De Narváez visitó Mar del Plata para inaugurar su local y Giri lo visitó con foto incluida. Además, cuando en la misma nota por radio le preguntaron si será candidato del PRO o del Colorado prefirió el silencio.

La definición de Giri esconde, en rigor, la caldeada situación por la que atraviesa el partido de Mauricio Macri, que aún no encuentra candidato en la Provincia y por ende llena de nervios a la mayoría de los dirigentes.

Tal como explicó LPO, Angelici le pidió a De Narváez que Giri, su mano derecha, sea el primer candidato a concejal en Mar del Plata. Giri, además de ser representante del Grupo Roig -una poderosa constructora española- en América Latina es el principal referente del Tano en la Quinta Sección Electoral.

Su vinculación con Angelici lo llevó a ser una de las principales figuras del PROA (Radicales con el PRO). De hecho, cuando el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, oficializó su pase al macrismo con un acto en Vicente López, Algelici logró imponer a Giri como segundo orador. “Siempre lo mismo en el PRO todo se maneja con plata”, se quejaban históricos militantes de esa fuerza que vieron como una brutalidad que un recién llegado como el marplatense tuviera un lugar tan destacado.

Luego de esa intervención el marplatense organizó un imponente acto en el Teatro Colón de su ciudad en la que convocó a gran parte del PRO y se mostró muy cercano a la diputada Gabriela Michetti. Sin embargo, el acuerdo con De Narváez descolocó a muchos dirigentes.

Dudas y sospechas

Luego que LPO revelara el pase de Giri, Posse y Jesús Cariglino mantuvieron un diálogo telefónico en el que el jefe comunal de Malvinas Argentinas manifestó sus dudas sobre los pasos iniciados por Angelici. “Está traicionando a Macri o Mauricio lo habilitó”, sintetizó Cariglino.

Posse –que esta semana adelantó que no quiere ser candidato a diputado nacional aunque luego intentó minimizar esa situación con un comunicado-, prometió hacerse cargo de la situación y telefoneó a Macri. Pero el jefe de Gobierno ni siquiera lo atendió. El que sí recibió los reclamos fue Horacio Rodríguez Larreta, que escuchó las quejas del sanisidrense.

“Si va al acto con De Narváez esto es una bomba, es un sálvese quien pueda y todos se van a ir con el Colorado. Además, si soy candidato ¿con quién va a estar Giri?”, le dijo un indignado Posse al jefe de Gabinete porteño.

“Quedate tranquilo, Giri no va a ir al acto del Colorado, ya nos encargamos”, le contestó Rodríguez Larreta. Pero su juramento explotó en horas, con foto incluida.

Hoy, Posse volvió a llamar a Rodríguez Larreta y amenazó con bajarse definitivamente y correrse del espacio. Además, pidió que Giri publique una solicitada para ratificar que sigue alineado en el PRO.

La decepción de Monzó

Otro que viene recibiendo los golpes por los movimientos del Tano Angelici es Emilio Monzó. Fuentes del macrismo le confiaron a LPO que el armador del PRO en la Provincia y ministro de Gobierno porteño se “siente traicionado” por el presidente de Boca por su acuerdo con De Narváez.

En su apabullante ingreso al PRO, Monzó intentó barrer con lo hecho por el macrismo en Provincia y cambiar la estrategia en territorio bonaerense, para hacerla más competitiva. Con su prédica salieron heridos algunos referentes como Jorge Macri y Néstor Grindetti, que de la nada armaron el PRO en Provincia.

Pero cuando Gabriela Michetti hizo pública su negativa a pasar la Provincia, Monzó sufrió el golpe y los heridos comenzaron a cobrarle las cuentas pendientes. En ese momento -luego recompuso con algunos de los actores-, Monzó cerró filas con Angelici y comenzó a fogonear el acercamiento con un sector del radicalismo.

El ministro de Gobierno se indignó ante las últimas movidas del Tano y amenazó con correrse del armado bonaerense. Su situación se resolvería el martes que viene en la habitual reunión de mesa chica del PRO a la que asisten el ministro de Gobierno, Rodríguez Larreta, Michetti, Angelici y Marcos Peña.

Angelici en su laberinto

Pero la crisis del PRO también está afectando Angelici. “El Tano” comenzó a sentir la presión que significa ser presidente de Boca. Los, por ahora, malos resultados del equipo de la Ribera, sumados a la exposición mediática le hicieron ver que presidir a uno de los clubes más populares no es tarea sencilla.

Al mismo tiempo, desde su entorno le pidieron que se concentre en su faceta política y que comience a negociar los lugares en las listas para sus hombres. De hecho, por el momento frenó las reuniones para que Boca construya su nuevo estadio y empezó a sacar la cara por los suyos, como Giri, Christian Gribaudo, Laura Alonso y un grupo de legisladores porteños, a quienes quiere garantizar su reelección.

Además, tampoco está muy convencido de los pasos que está dando el PRO. Su consejero y diputado provincial Orlando Yans ya se lo aclaró: para él ni Posse, ni Guillermo Montenegro ni Carlos Melconián representan una opción viable para ganarle al kirchnerismo.

Por eso, además del público acuerdo con De Narvéz, Angelici tantea otros horizontes: semanas atrás se reunió con el gobernador Daniel Scioli.

Los comentarios están cerrados.