Política

Garrafa social: “es una buena noticia pero habrá que controlar su comercialización”

Facundo Barrionuevo, referente de Proyecto Sur y militante barrial marplatense, durante una reunión que se realizó en el local de esta fuerza política expresó, “la garrafa social que comenzará a comercializarse el próximo 8 de mayo en los barrios de nuestra ciudad es realmente una realidad muy esperada por nuestra gente. Quienes venimos del trabajo social y barrial sabemos lo que significa para una familia tener a un precio accesible y razonable la fuente de energía para la cocina, el trabajo y hasta calefacción. Esta época del año siempre nos castiga con muertes trágicas, incendios de viviendas precarias, por no tener acceso al gas natural en red o al menos la tan reclamada garrafa social. Hasta el momento las familias tenían que apelar a medios alternativos de cocina o calefacción o comprar la garrafa a un precio injusto. Se llegó a pagar más caro el gas para cocinar que para cargarle el GNC a un auto”.

Sin embargo hizo hincapié: “si bien nos pone contentos la medida y difusión de los puntos de venta, tendremos que prestar atención que todo lo prometido se cumpla. Porque son conocidos los casos de otras ciudades donde los distribuidores o comerciantes se aprovechan sobrevendiéndola o negándola al público”.

También hizo mención, a que en nuestro país todavía 20 millones de personas, o sea el 50% de la población aproximadamente, accede al gas por garrafa. “Esto es un panorama de retraso, cuando provincias completas no tienen red de gas. Es el reflejo de la desidia de las políticas energéticas de estos últimos 20 años. Importamos gas a 16 dólares el millón de BTU cuando aquí se puede producir al costo de 2 dólares. Y sólo se han construido gaseoductos para importarlo y no para distribuirlo a nuestra gente.”

Durante la reunión Barrionuevo hizo mención de los peligros ecológicos que implica el tratamiento del gas licuado importado. “El gaseoducto de Ingeniero White, construido en las cercanías a la ciudad de Bahía Blanca, así como el del puerto de Escobar son una bomba de tiempo. En esos barcos regasificadores, el gas está concentrado 600 veces y representan un peligro constante por explosión pero también por la contaminación del río y millones de litros de agua al día.”

Finalmente recordó que desde Proyecto Sur, con el voto afirmativo de sus diputados, apoyaron el proyecto de nacionalización de YPF “pero con la esperanza de que en breve pertenezca en el 100% a los argentinos, y que se encare de una vez por todas un serio y global proyecto energético para el país”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*