Información General

Frente Joven lanza campaña “Ni víctima de aborto, ni víctima de violación”

Campaña en redes sociales - Ni victimas de aborto, ni victimas de violacion

El caso de violación y aborto ocurrido el pasado lunes (http://www.infobae.com/2014/05/05/1561851-al-final-la-menor-13-anos-que-fue-abusada-se-realizo-el-aborto-un-consultorio-privado). El comunicado se encuentra además en: http://bit.ly/JxEsperanza.

Además, hoy estaremos realizando una campaña en redes sociales de la que pueden participar todos/as los/as personas que se quieran sumar.
La campaña consta de
pedir a la gente que se saque una selfie con una hoja y el siguiente texto mencionando a Frente Joven MDP: (adjuntamos el ejémplo) “NI VICTIMA DE ABORTO NI DE VIOLACIÓN” ?#?JusticiaxEsperanza?. Y en el tweet utilizaremos el hash #justiciaxesperanza o nombrar a @frentejovenmdp para hacerles rt.

Justicia por Esperanza

El viernes murió Esperanza. Llamémosla así, merece un nombre: tenía 24 semanas de vida. Es la etapa del embarazo en que nadie niega que es un ser humano. Esperanza era hija de una joven-niña de 13 años, violada por su padrastro. La abuela acudió a hacer una denuncia por abuso a la Comisaría de la Mujer, de Moreno. Días después, el 25 de abril, en una ecografía, descubrieron que existía. Tenía 600 gramos y 23 semanas de vida.

El viernes pasado cuando murió, ya tenía 6 meses y pesaba 680 gramos. Con una cesárea programada y los cuidados necesarios podía nacer y vivir una vida plena. Podía ser la esperanza de una de tantas familias que esperan adoptar un hijo. Podía ser -como lo afirman los psicólogos que tratan estos casos- la Esperanza de su madre que le permitiría salir de la espiral de violencia que sufren las víctimas de abuso. Porque nunca se puede sanar el trauma de una violación con un trauma mayor como el que implica un aborto. Por eso inducir a una mujer a abortar es también un acto de violencia: se la violenta a terminar con parte de su vida. Esperanza murió. El violador está libre.

El director del hospital de Moreno quiso causar el menor daño posible: un parto prematuro. No un aborto. Dicen que la Organización Mundial de la Salud define como aborto la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 20 o 22 semanas o hasta que el producto del embarazo alcance los 500 gramos. Con más de 22 semanas “el producto del embarazo” puede sobrevivir fuera del vientre materno. Es decir, fuera, es un pequeño niño o niña –y por qué no, también dentro–.

La Dra. Dunayevich, directora asociada del hospital describió la irrupción de las agrupaciones abortistas: “además de que (la niña) fue abusada y está pasando por una pesadilla, se están metiendo organizaciones a pedir aborto no punible cuando tendríamos que estar hablando de un parto inmaduro”. Los médicos del hospital querían y podían salvar a Esperanza. El Ministerio de Salud de la provincia respaldó a los profesionales para que protegieran a la pequeña causando un parto prematuro. No un aborto.

Los grupos abortistas alegaron que debía hacerse efectivo el derecho al aborto no punible que la Corte Suprema  presiona por legalizar. Y fueron contra los profesionales, contra el Estado, contra Esperanza. Y aunque lo oculten, también contra su madre.

El viernes, cuando causaron su muerte, tenía seis meses de gestación. Seis. Todos sabían que con seis meses podrían haber elegido salvar su vida. Pero eligieron causar su muerte. Ambos procedimientos implicarían la intervención médica. Pero uno de estos era un procedimiento humano. El otro no.

Alguien causó la muerte de Esperanza. Alguien la dejó morir. Aceptémoslo con la racionalidad que necesitamos asumir como sociedad: alguien mató a la pequeña Esperanza.

Las agrupaciones abortistas “gestionaron” un “aborto incompleto”. Suministraron fármacos a la joven madre de forma ilegal e irresponsable en un consultorio clandestino de los que tanto dicen combatir. Los fármacos provocaron la expulsión de lo que llaman “el producto de la concepción”. Hoy, consciente o inconscientemente, se usa ese nombre, quizás porque permite evadir la realidad de que se está manipulando a una persona humana. El proceso de eliminar a Esperanza terminó en un hospital público de la ciudad de Buenos Aires, donde realizaron los procedimientos necesarios para que la expulsión haya sido completa y no haya complicaciones. No se recomienda esta técnica luego de las 12 semanas porque el producto puede ser expulsado “vivo”. De ser así, ¿qué hicieron con el “producto vivo”?

De Esperanza, no queda nada. Nadie vela por su pequeño cuerpo. Seguramente sea clasificada como residuo hospitalario.

Tengamos la madurez de aceptar la situación. Había dos opciones: salvar la vida de una persona humana o matarla. Y alguien eligió matarla. ¿Quién?

No se puede culpar a la joven madre. Por su edad, por la tragedia sufrida, por las múltiples presiones y la violencia ejercida sobre ella, no puede tener responsabilidad significativa en la decisión.

¿Quién presionó por el aborto a la niña-madre y a su abuela? ¿Quién las condujo a un “consultorio clandestino” a causar la muerte de una persona de 24 semanas y 680 gramos?

¿Alguien se acordó de pensar en qué pasó con el violador? Días atrás, la diputada Victoria Donda señalaba sin querer el error de estas supuestas defensoras de los derechos de la mujer: “La Justicia no ha actuado y el violador aún no está detenido”. ¿Hubo acaso alguna protesta para detener al violador? Ayer sus tías confirmaron que seguía libre, al acecho de su víctima.

El Dr. Sebastiani, obstetra del hospital Italiano –para quien tampoco el aborto era una opción por la viabilidad del feto– afirmó que “lamentablemente, estos casos son muy frecuentes”. Es decir, cada vez son más los casos de mujeres que acuden a un hospital para realizarse un aborto por violación. Pero si el problema es la violación, ¿por qué estas organizaciones que se dicen feministas centran la atención en eliminar el efecto y no la causa? Si aumentan los casos de abuso, un verdadero feminismo debería accionar por disminuirlos en vez de ensañarse en legalizar el aborto.

Es inquietante pensar en el Protocolo de Aborto no Punible y las leyes de aborto que impulsan. ¿Permiten que se realicen abortos de más de 22 semanas? ¿No hay límite?

Pero hay una realidad más cruel: Estos grupos pudieron elegir entre la vida y la muerte de una persona de 24 semanas de gestación. Y eligieron su muerte. Causaron la muerte de Esperanza.

¿Qué hubiera sido lo razonable para defender los derechos de la mujer? ¿Qué hubiéramos esperado de una sociedad más humana? Que el violador sea juzgado y cumpla su pena. Que Esperanza, pudiendo vivir, viva. Que su madre sea protegida de tanta violencia

Por la pequeña que no quisieron salvar. Por tantas otras víctimas de estos grupos ideológicos que apuntan a la otra víctima y no al victimario. Por su madre, a quien sumaron un trauma mayor a la tragedia que ya vivía y que sigue en peligro porque el violador está suelto, pedimos Justicia.

Si se hubieran seguido los consejos de los médicos en lugar del de los ideólogos, quizás todo el país estuviese hoy pendiente de esta pequeña vida, haciendo fuerza para que salga adelante, uniéndose para ayudarla a que tenga una vida digna a pesar de la tragedia que la trajo al mundo. Signo de que tras cada tragedia, los argentinos, podemos hacer cosas grandiosas. Podía ser nuestra Esperanza. Podíamos elegir la vida. Pero no.

Si no hacemos consciente este acto de des-humanidad, esta tragedia, este homicidio, ¿acaso también no matamos todos nosotros un poco a la pequeña Esperanza? Estos crímenes imperceptibles que ocultamos nos hacen poco a poco más inhumanos. Y día a día lo estamos sufriendo. Empecemos a detener la violencia en todos los casos. Empecemos a cuidarnos entre todos y empecemos por los más desprotegidos.

Justicia por Esperanza.

Frente Joven
Si querés participar de la campaña #justiciaxEsperanza, publicá una foto tuya en nuestro Facebook o Twitter.
Es muy simple: sacate una selfie con una hoja escrita con el siguiente texto: “NI VICTIMA DE ABORTO NI DE VIOLACIÓN” ?#?JusticiaxEsperanza?.
En el tweet utilizaremos el hashtag #justiciaxesperanza o nombrar a @FrenteJovenMDP para hacerles rt.

Los comentarios están cerrados.