Destacado, Política

Ferrobaires es el espejo del Ferrocarril Sarmiento: sólo falta la tragedia de Once

Por una cuestión de prudencia, seguridad y responsabilidad  se deberían suspender los servicios. El estado actual excede la preocupación y exige medidas más drásticas. El espanto del servicio ferroviario entre Plaza Constitución en nuestra ciudad, había tenido en su anterior demostración de pésimo grado de funcionamiento, a un maquinista tomando un remise en Chascomús, ante el desperfecto de la locomotora, para volver a esa estación y seguir viaje. Este bochorno no fue suficiente, sino que siempre hay que esperar algo más de este medio de transporte que está bajo la administración de Daniel Scioli. Sólo a esta suerte de políticos como “Manino” Iriart se le puede ocurrir ufanarse de que el tren llegue a Miramar transitando por el medio de la ciudad de Mar del Plata, con una formación en estado calamitoso, que ha merecido varias cartas de lectores de tono reflexivo publicadas por el diario La Capital.

Cualquier ciudad que se preste de seria turísticamente hablando,  no debería admitir este tipo de servicios que tanto mal le causan a los turistas y usuarios en general. Pero a esta ciudad la gobierna Pulti, que no puede hablar de trenes, de inseguridad, de inflación, es un intendente amordazado.

Para colmo ahora también Florencio Randazzo le marcó la cancha. Para el intendente debe ser normal que prácticamente no haya servicio ferroviario entre la Capital Federal y la principal plaza turística del país. No se sabe si es Ferrobaires, UGOFE, la Nación o la Provincia, el responsable de la prestación, pero se inscribe en el mismo marco de desastre del manejo del gobierno nacional y provincial del transporte ferroviario de pasajeros urbano, suburbano y de larga distancia. No anda ninguno.

Pero lo sucedido horas atrás ha superado todos los límites, saquearon el vagón comedor, asaltaron pasajeros, se escucharon tiros, no había agua, la policía miraba como pandilleros actuaban de arrebato y finalmente como los usuarios eran rescatados (por enésima vez) por colectivos de larga distancia para llegar a destino.

Javier Mazza, apareció como vocero de la empresa de ferrocarriles, pero sus explicaciones dejaron más dudas que certezas, habló de un piquete en Alejandro Korn que nadie vio, e insólitamente declaró que todo se debió a la falta de un banderillero.

Randazzo desde su Ministerio del Interior (con aspiraciones presidencial) se quedó con la “cartera de transporte” y sus antecedentes en el tema son la compra de una flota de autos naranjas, tomar mate con Aventín y entrega una plaqueta a una figura en ceremonia previa a la largada de la final de las competencias de Turismo Carretera. Randazzo salió a cruzar con todo a Scioli por el manejo del ferrocarril, y lo mandaron al frente a Mazza, con evidentes falta de recursos y flojito de papeles a la hora de enfrentar la requisitoria periodística. Randazzo fue quien dispuso el levantamiento del Talgo y que corra sólo un servicio entre Plaza Constitución y Mar del Plata

El desmanejo del área de Transporte y la falta de importancia que tenía en la agenda nacional, fue la designación de Alejandro Ramos como secretario para suceder a Juan Pablo Schiavi. El antecedente de este funcionario (ahora envuelto en el ostracismo) es haber ganado con el 70 % de los votos, en las últimas elecciones como candidato a intendente kirchnerista de la ciudad de Granadero Baigorria la ciudad santafecina de 30.000 habitantes, donde prácticamente no existe el transporte público de pasajeros, lo cual releva de todo comentario accesorio.  A Ramos lo avala otro antecedente no menor es un hombre que responde a Julio De Vido, y el derrame de obra pública en Granadero Baigorria se pagó con el triunfo aplastante del sucesor de Schiavi.

Jorge Elías Gómez

[email protected]

 

Un comentario

  1. Hmmmm… Puede pasar que ocurra un imprevisto, que se rompa una locomotora, que descarrile un tren porque se llevó puesta una vaca o que en un tramo las vías estén intransitables y haya que bajar la velocidad. Lo que no puede pasar, Scioli, Randazzo, Ramos y otros cara de “roca de cuarzo”, es que ante estos hechos NO HAYA RESPUESTA del personal del tren, de la empresa, del gobierno, que se deje a pasajeros varados en manos de ladrones, que el personal huya, que no actúe la policía, que no pase el servicio de limpieza ni el llenado de los depósitos de agua COSAS MINIMAS y que no cuestan cien mil millones de dólares, sino un poco de ganas. No las hay, Scioli, Randazzo, Ramos. NI TAMPOCO SE HACE UN SUMARIO COMO CORRESPONDE y eso es incumplimiento de los deberes de funcionario público. Una locomotora nueva (si es que ya no se fabrican más en el país) o dos o cinco, pueden comprarse en el exterior, salen mucho menos que subsidiar por ejemplo el fútbol y cumplen una función social, en cambio cosas como el fútbol “para todos” es una artimaña política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*