Ciudad, Información General

Éxito y aplausos del público

Mejor auto del Rally, Aston Martin DB-6, el mismo de James Bond.

Ofrecieron un excepcional marco protagónico a ésta edición número 31 de éste Rally que tradicionalmente se disputa en nuestra ciudad durante el mes de Diciembre de cada año.

El sábado 11 estas joyas de la mecánica y de la historia del automóvil, se concentraron desde la ocho de la mañana, en la esquina de las calles Alem y Formosa, a muy pocos metros de la cede del club para dar inicio a la etapa de regularidad que se desarrollaría entre nuestra ciudad y la vecina ciudad de Pinamar con 12 “primes” cronometrados.

Gran cantidad de público, aprovechó el calocito de una mañana soleada y se dio cita para disfrutar del espectáculo que proponían visualmente, éstas 52 máquinas que protagonizaron la prueba.

Desde los tradicionales Ford “A” y Chevrolet Phaeton hasta sofisticados Grahan Paige, Bentley, Jaguar, Aston Martin, Triumph, MG y Mercedes Benz, se podían encontrar entre los inscriptos.

A las 09.30hs las máquinas comenzaron a largar rumbo a la ciudad de Pinamar, sólo tres máquinas, por distintos problemas mecánicos menores, no lograron completar la prueba. Hacia las 13 horas, todas las máquinas y tripulaciones participantes se reencontraron en la ciudad de Pinamar. El parque cerrado se realizó en el barrio privado “La Herradura” en el que luego de un almuerzo de camaradería, los jueces comenzaron a clasificar los vehículos para el tradicional concurso de “Elegancia”.

Finalizado el mismo, los participantes y sus vehículos, en caravana se dirigieron hasta el centro de la localidad de Cariló para luego poner rumbo nuevamente hacia nuestra ciudad.

El domingo, todos los participantes se dieron cita en la Base Naval Mar del Plata, sobre cuyo predio externo, frente al muelle occidental, se alinearon los conos y banderines que formaban el recorrido de la prueba de habilidad conductiva conocida como “Gymkhana”.

Las aceleradas y derrapes controlados alrededor de los conos y banderines hicieron la delicia de los espectadores, que en gran número, se dio cita para presenciar la prueba.

La nota de emoción y espectacularidad, la brindó el Triumph Spitfire del piloto Sandy Errecaborde, cuando a la salida del primer recorrido, perdió literalmente, la rueda trasera derecha (ver foto), afortunadamente, sin consecuencias para el piloto y muy pocos daños para el vehículo.

El programa finalizó con el tradicional almuerzo y entrega de premios, en las instalaciones del Yacht Club Argentino de Playa Grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*