Ciudad, Información General

Estudiantes distinguidos en las olimpíadas matemáticas están “orgullosos”

Los estudiantes argentinos distinguidos en las Olimpíadas Matemáticas en Mar del Plata, donde participaron 548 chicos de 100 países, se mostraron “orgullosos” por los premios alcanzados -dos medallas de bronce y menciones de honor- en esta prueba “de altísima exigencia y nivel internacional”, que no es equiparable a las pruebas estandarizadas que se toman en las escuelas.

Bruno Staffa, de la Escuela de Comercio “Prudencio Cornejo” de Bahía Blanca, e Ignacio Darago, del Colegio Nacional Buenos Aires,  acreedores de las medallas de bronce, coincidieron también en el valor del intercambio de conocimiento matemático que se produce en el certamen, para crecimiento de cada participante.
“Llegar al bronce es un orgullo y una alegría muy grande para mí. Y también haber conocido a chicos de tan variadas culturas, con los que pudimos tener intercambios a nivel del conocimiento matemático”, dijo a Télam Bruno, al dejar el Hotel Provincial de Mar del Plata, donde se alojaron todos los olímpicos.
El máximo galardón se lo llevó Jeck Lim, de Singapur, que tuvo puntaje perfecto. En este sentido, para Bruno “las diferencias culturales y el entrenamiento sistematizado hacen que los asiáticos tengan respuestas más estandarizadas a los problemas que se les formulan”.
“Esas características hacen que consigan buenos resultados sobre todo en problemas de álgebra y geometría”, afirmó el joven de Bahía Blanca, quien quiere estudiar Matemática o Física en la Universidad de Buenos Aires, cuando termine el secundario.
No obstante, en esta segunda oportunidad, -ya que el año pasado participó de la olimpíadas que se hicieron en Holanda- Bruno resolvió a la perfección dos de esos problemas, y por eso alcanzó los 14 puntos necesarios para obtener el bronce.
En tanto, Ignacio, quien alcanzó 17 puntos, la misma puntuación que Bruno (más tres puntos más por arribar con éxito a parte de otro problema de combinatoria), contó cómo se siente cada vez que resuelve un problema de alta competición.
“Ante el enunciado del problema hay que vencer la ansiedad y los nervios hasta lograr la tranquilidad. Es en ese momento que  comienza la búsqueda de la idea que nos va a llevar a la resolución del problema. Ahí uno empieza a sentir la adrenalina. Después, si tenemos éxito, llega la alegría”, contó.
El adolescente destacó también el rendimiento de los asiáticos por su velocidad ante determinados problemas matemáticos y valoró las respuestas “variadas e ingeniosas de los participantes de países como el nuestro”.
Flora Gutierrez, doctora en Matemática y organizadora de las Olimpíadas que terminaron ayer en Mar del Plata, dijo a Télam que la competencia es “de un altísimo nivel competitivo y no es acertado compararla con las pruebas estandarizadas que se les toman a los alumnos secundarios”.
“Estamos hablando de una competencia olímpica. Los chicos se entrenan con ex olímpicos porque la preparación es específica”, sostuvo Gutierrez.
La matemática explicó que “por mejor rendimiento escolar que tenga una alumno secundario, no creo que esté a su alcance entender uno solo de los seis enunciados que se les formula en las olimpíadas a los participantes”.
“Argentina fue una buena anfitriona de las Olimpíadas Matemáticas 2012. Pusimos guías y traductores para las más de 40 lenguas que se hablaban. El intercambio fue muy interesante tanto cultural como de conocimiento matemático”, señaló.
“Exigencia, dedicación e ingenio” son las tres características comunes de los chicos, según Gutiérrez, que está “satisfecha” de la participación de todo del grupo integrado además por Mariano Bonifacio, Alejandro Candioti, Gastón Salgado y Azul Fatalini, quienes recibieron menciones de honor.
“Unidos por el amor a las matemáticas, jugaron la pelota en la playa y los de países del norte de Europa hasta metieron en el mar”, contó Gutiérrez.
En un amplio espacio del hotel provincial especialmente acondicionado para darles opciones de pasarla bien durante los tres días que pasaron después de rendir y hasta conocer los resultados, “hicieron juegos lógicos y de estrategia, ajedrez, metegol y ping pong”.
El certamen otorgó, además de la medalla de oro, 88 de plata, 138 medallas de bronce y 148 menciones honoríficas.
Para la doctora en matemáticas Patricia Fauring, de la Fundación Olimpíada Matemática Argentina, “este acontecimiento es el más importante del mundo en esta disciplina y creo que para nuestro país es un orgullo haberlas hecho. Salió con un nivel altísimo y estoy muy orgullosa de todo lo que hicieron los chicos”.

Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*