Política

Estrangulan el precio del boleto plano por la demagogia política

DSC_0817

La regalía de los pases gratuitos, tarifa diferenciada y un valor del boleto del transporte urbano de pasajeros de carácter político ha tocado fondo. El sistema no admite más subsidios que pagan los que abonan religiosamente los $ 3,97, cada viaje. Es muy simple, los que pagan el boleto subsidian al resto. El sinceramiento del sistema obligará a subir el boleto plano inexorablemente, no se puede “Botella llena y mujer borracha” como para que se entienda mejor, con el ejemplo.

Pero en una coyuntura como en la actual, se ha estrangulado la ecuación. El valor del pasaje está en $ 4,24 desde el 10 de febrero, según la metodología de costo que se aplica. Es decir que desde la política se pretende que se absorba una nueva franja de gratuidad, que alejará una vez más las puntas de las pautas de la elaboración del costo.

Los $ 3,97 son el producto de la barrera de los $ 4.- que no se animó a aplicar el intendente Pulti, por una cuestión pueril, está por debajo de $ 4.-, que suena mejor a los oídos de potenciales votantes. Esto ya produce un atraso en la tarifa, que no reconoce la inflación, porque la misma no existe según el director de Transporte y Tránsito, Guillermo Iglesias (el jefe de Juan Carlos Belmonte) a quien le explicaron cómo es el impacto de insumos, lubricantes y combustibles, que tienen directa relación con el desplazamiento hacia arriba  del dólar oficial y libre. Es inminente un incremento salarial del 35 % para la UTA lo cual agrega otro elemento que debe trasladarse a costo de la explotación.

Desde hace muchos años, se sostiene que el sistema está saturado de pasajeros que no pagan o lo hacen parcialmente, y que se debería trabajar sobre la eliminación de los privilegios, que son mantenidos por aquellos que pueden ejercer presión sobre las autoridades, fundamentalmente sindicatos y organizaciones políticas.

En este contexto se tratará de inducir un nuevo beneficio, que tiene que impactará sobre la calidad del servicio: la frecuencia, con la comodidad, con el confort del viaje y hasta con la seguridad. Ocurre que cada vez son más los pasajeros que viajan gratis, con una tarifa que se transforma en irreal y distrae las inversiones. También ha caído la cantidad de pasajeros que pagan por una lógica transferencia. Esto es lineal, caerá en consecuencia la renovación, el mantenimiento de las unidades y se prolongará la amortización de los colectivos.

El presidente de UTE, Juan Bilbao dio una conferencia de prensa -acompañado por el apoderado, Marcelo Abal, el titular de la Cámara de Transporte, Juan Inza, y el secretario general de la UTA, Sergio Medina- en la que explicó la situación general del transporte en la ciudad y sentó una posición respecto del boleto universitario.

Bilbao manifestó que “el sector del transporte tiene sus costos atados al dólar. Con el aumento de esta moneda producido en febrero pasado todos los costos de repuestos, carrocerías, nafta, han aumentado. El precio del boleto se fijó con un dólar a 6,50 pesos y, ahora, está  a más de 8 pesos”.

En ese sentido, el titular de UTE indicó que “desde enero a la fecha el promedio de pasajeros ha descendido un 5%. Por eso, hicimos un estudio de costos para determinar el valor de la tarifa plana a hoy y, con todos esos aumentos, el boleto debería costar 4,71 pesos”.

Los representantes de las empresas de transporte expresaron que, actualmente, es mucha la gente que viaja gratis y quienes pagan terminan subsidiando al resto.“Hay formas y formas de hacer las cosas. Nosotros somos los concesionarios y nadie nos llamó para dialogar”.

En relación al boleto universitario, Bilbao precisó que hay 25 mil estudiantes en las instituciones públicas y otros 46 mil en instituciones privadas. “Si suponemos que el 60% de estos 71.000 chicos viaja 2 veces x día, durante 180 días de clases, abonando el 50% de la tarifa (es el panorama de mínima) significa unos 14.000.000 de viajes por año, lo que equivale a 56.000.000 de pesos de costo”.

“En caso de que este sistema se implementara bajo estos parámetros, ese desfasaje debería ser trasladado al pasajero que paga el boleto, el cual debería pasar a costar 5,13 pesos cuando hoy el costo es de 3,97”, precisó.

Al ser consultado sobre la forma de financiamiento propuesta en el Concejo Deliberante, Bilbao respondió que “este boleto que se está planteando tendría un costo de 68 millones de pesos anuales mientras que con el Fondo Educativo con que se lo pretende financiar, sólo se estarían cubriendo 10 millones de pesos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*