Ciudad, Destacado

Es pésimo el servicio de internet y telefonía móvil en la ciudad

000000000000celular

Las compañías invierten millones en publicidad y no reparan en los reclamos de sus clientes.

El avance de la tecnología fue notorio de un tiempo a esta parte. Sin ir más lejos la mayoría puede tener consigo un celular de última generación, consolas de juegos, notebooks, entre otros artefactos que se volvieron de alguna manera en indispensables para el quehacer cotidiano.

Nos encomendamos a la modernidad. A la renovación permanente. Queremos tener lo último, sin importar su valor. Como si a veces esto fuera necesario para subsistir. Intentamos todo el tiempo de no quedarnos afuera de los nuevos adelantos técnicos como si nos fuera a pasar por encima una época.

La telefonía móvil:

Hoy en día es común contar con un teléfono celular. Con el producto que adquieras te lo ofrecen como si fuere un descarte. Y de alguna manera se volvió indispensable para nuestras tareas diarias. Los usamos como despertador. Como agenda. Para escribir y enviar mensajes de texto. Para que nos entretenga. Para navegar por las redes sociales, entre otras actividades. Cada vez hay más teléfonos móviles y por ende existe una congestión de datos y líneas, que provocan que los servicios sean cada vez más precarios.

El Gran Buenos Aires y la Costa Atlántica, sobre todo en verano, el servicio colapsa de productos inteligentes que no dan abasto por la precariedad del servicio que pagamos.

Ahora, ¿Por qué no funcionan como es debido?

Según Fernando Blanco Muiño, presidente de la Unión de Consumidores de Argentina Lo que sucede es que estamos hablando de 58 millones de celulares en un mercado colapsado, los reclamos superan la posibilidad de solución. Es un problema de fondo, no ha crecido la red en la proporción que creció el mercado, teléfonos que antes servían sólo para hablar y  ahora transfieren datos, y hacen todos, mucho más pesados los datos y si a eso se le suma la falta de inversión, es lógico que colapse”.

En reiteradas oportunidades ante la anomalía del servicio, lo que hacemos es descartar el equipo y adquirir otro más novedoso. Como si esa fuese la solución a nuestros males. Pero no es así. La cantidad de aparatos aumenta indiscriminadamente pero la cantidad de redes no. De esta manera todas las unidades, sobre todo las más modernas, están desaprovechadas ya que no se les puede sacar el rédito necesario.

Lamentablemente no existen soluciones por el momento. Insisto los problemas no están en el aparato o en la línea. Sino en las redes que no permiten aprovechar al máximo las virtudes del celular.

Schermata

La falta de inversión por parte de las compañías. La negación de los vecinos a la instalación de nuevas antenas. Y la poca cooperación para recibir habilitaciones por parte de las municipalidades enloquece a los empresarios. Y de alguna manera ayudan a que la telefonía móvil se estanque y no pueda avanzar como es debido.

Mientras tanto la tecnología crece a pasos agigantados y las empresas utilizan las campañas publicitarias con actores del momento y figuras reconocidas, para llevar adelante publicidades millonarias presentando los nuevos planes o los nuevos aparatos. Que de ninguna manera van a funcionar como es debido y gastaremos una fortuna.

Los reclamos:

Cada firma posee un número de atención al cliente. Para que cada uno de los usuarios ante cualquier inconveniente, marque para ser atendido por especialistas. En determinadas oportunidades son tantos los descargos que es imposible comunicarse.

“Los reclamos se pueden hacer ante la misma empresa, ante las asociaciones de consumidores, ante las oficinas municipales, las direcciones de consumidores, los mecanismos de reclamo están habilitados y las empresas son permeables a resolver los problemas puntuales” aseveró Muiño.

La mayoría de los problemas que tengan que ver con el equipo o la línea no tienen solución. Es muy común que a través de un llamado todo se pueda dar de alta, pero nada se pueda dar de baja. Una de las tantas trampas de las que somos participes millones de personas. Obligando a los consumidores a trasladarse a las casas centrales. Lo que provocan una pérdida de tiempo importante.  

Otra de las artimañas que llevan a cabo las empresas, para desgastar de alguna manera a los usuarios, es la lentitud de las respuestas, o el clásico paseo por cada uno de los sectores. Lo único que hacen es demorar la contestación al problema en cuestión, y de esta manera en más de un caso, da como resultado la perdida de la paciencia y por ende el corte definitivo.

Las promociones que aparecen con los personajes del momento a veces no son como nos las venden. Siempre hay que preguntar el monto de cada movimiento que agreguemos a nuestra cuenta. De esta manera evitaremos problemas a futuro.

*Vale la salvedad para este punto. En reiteradas ocasiones es el consumidor el que no se sabe expresar correctamente y de alguna manera u otra termina por agredir verbalmente al personal de la empresa. A punto tal que el maltrato psicológico de manera reiterada provoca en muchos empleados una merma en sus actividades y en ciertos casos reemplazos temporales y o definitivos.

¿Que pasa con Internet?

Otro de los grandes achaques a la comunidad. Hoy Internet forma parte de nuestras vidas casi sin darnos cuenta. Y con el paso del tiempo, en algunos casos, ya desplazó a la caja boba.

Las empresas cobran sus tarifas cada vez más caras y el servicio es por demás deficiente. Cortes a toda hora. Lentitud en el traslado de datos. Y por lo general los proveedores nunca brindan las velocidades que los consumidores pagan.

Algunas empresas redujeron el ancho de banda del servidor y dificulta el acceso a la red en Argentina. Un conflicto comercial desatado entre los proveedores de Internet, grandes y chicos, es la causa por la cual miles de argentinos encuentran dificultades en el uso de la red, tanto para bajar mails como para ver sitios a los cuales hace menos de un mes entraban sin problemas. El inconveniente responde a una estrategia de las telefónicas que consiste en reducir sus prestaciones a nivel nacional.

“El conflicto comercial generó un cuello de botella entre las redes de Telefónica, Telecom, Prima e Impsat y el resto de las redes, que afecta la calidad del servicio a todos los usuarios de Internet del país”, explicó un empresario del sector. (Indymedia.org)

Las empresas les ofrecen a los usuarios una serie de alternativas para que adquieran el paquete completo. Estos cuentan con promociones desde seis meses a un año, pero en la mayoría de los casos el servicio es defectuoso y rara vez, como sucede con las compañías de celulares, otorgan una solución a los problemas en cuestión.

De esta manera los reclamos a Defensa al Consumidor aumentaron de manera asombrosa. Ya que ante la negativa de una solución acorde con los problemas presentados vía telefónica, los clientes no tienen otra alternativa que recurrir a dicha entidad.

El hurto a los usuarios está a la orden del día. Y por momentos es imposible detectarlo. La precariedad de los servicios y sus elevados costos, expresan un malestar general en los usuarios que en reiteradas oportunidades desconocen los lugares para exponer sus denuncias.

 

Dirección de Defensa al Consumidor e Intereses del Contribuyente

Dirección: Belgrano 3465

Tel. 499-6682

Horarios: Lunes a viernes de 8.15 a 13.30.

E-mail: [email protected]

 

Gastón

www.mdphoy.com

Un comentario

  1. La calidad del servicio de teléfonos celulares es pésimo en todo el país, no sólo en la Ciudad. Lo más frecuente es que la conversación salga entrecortada y termine interrumpiéndose a los pocos segundos, obligando a uno de los dos a volver a marcar, con el costo correspondiente. Las compañías nos facturan sin asco igual. Y nos enroscan la víbora de tal modo que la gente no sabe o no puede medirse en el uso que le da a la CAJITA BOBA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*