Arte y Cultura, Portada, Variedades

Entre la psicología y el evangelio

Pasiones. A este tema se refiere Stamateas en su último libro.
Pasiones. A este tema se refiere Stamateas en su último libro.

Curioso personaje, aunque simbólico de estos tiempos de fenómenos editoriales surgidos de cualquier mundo que exceda a las letras: hablamos de Bernardo Stamateas. Si recorremos las listas de bestsellers actuales nos encontramos con autoayudas, personajes populares que cuentan sus memorias o historias construidas como sagas con el único propósito de explotar un mundo al máximo. Pasiones tóxicas es un fenómeno que pertenece a este presente.

Pasiones tóxicas es el nuevo libro de Stamateas, hombre que se ha hecho popular a través de la televisión, desde donde ha sabido combinar sus dos áreas: la psicología y su rol como pastor de la Iglesia Ministerio Presencia de Dios en Buenos Aires. Así, sin un gesto aleccionador pero siempre aconsejando, el hombre se ha encargado de hablar de los conflictos que atraviesan las parejas.

Los sentimientos han dado material para varios libros, y esta no es la excepción. En este material, el autor apela a sus conocimientos para desandar el enfrentamiento que se da en los matrimonios o en las relaciones afectivas cuando las pasiones mal entendidas se posan sobre ellas. Hablamos de engaños, infidelidades, estancamiento, competividad y un largo etcétera.

El autor de Autoboicot y Gente tóxica, llega en esta oportunidad a derribar algunos mitos del amor como ideal romántico: y se anima a decir que estar solo es tan normal como estar casado. Con ese particular punto de vista, Stamateas seduce a lectores necesitados de que alguien desde un libro les marque el camino. Así ha funcionado, siempre, la autoayuda.

La oportunidad de dialogar con el autor, entonces, será este sábado a las 20 cuando Bernardo Stamateas se presente en el Salón Colón del Hotel Hermitage -Sarmiento 2155-, en un encuentro que se desarrollará con entrada libre y gratuita hasta completar la capacidad de la sala. La oportunidad, desde luego, para que cada uno se autopiense sobre cómo sobrelleva sus Pasiones tóxicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*