Deportes

En busca de nuevos talentos

Escuela de tenis del club Naútico
Gómez, quien porta el micrófono, a la izquierda de Salerno. Bravo a la derecha de ella.

Junto a la flamante presidenta de la institución, Susana Salerno, y a Martín Grandinetti, titular de la comisión de tenis, los directores de la escuela presentaron este mediodía el emprendimiento que buscará crear futuros tenistas de alto vuelo.

Quien tomó primero la palabra fue Salerno, que inmediatamente agradeció la presencia de Gómez y Bravo que hace ya algunos meses están llevando adelante el proceso en el club. “Ojala que realmente podamos poner nuevamente en valor lo que es para nosotros un tema muy importante como es el tenis”, dijo la presidenta.

Luego, Marcelo Gómez agarró el micrófono y expresó estar muy contento de iniciar este trabajo en el club. “Nosotros sabemos que hay una trayectoria en la institución que empezó con Felipe Loccicero. Raúl (Pérez Roldán) tomó cosas de él y nos las transportó a nosotros”.A su vez, aportó que “se necesitan más canchas y que la comisión, como hasta ahora, siga trabajando para que crezca más el club”.

Por otra parte, en diálogo con mdphoy.com, Mario Bravo dio a conocer sus expectativas en la conducción de la escuela y algunos destellos de la “magia” que tiene Tandil para crear cada vez más tenistas de elite mundial.

-Es un nuevo desafío llegar a Mar del Plata y tratar de aportarle a los jóvenes su experiencia como entrenador. ¿Con qué clase de jugador se encuentra y se encontrará en la ciudad?

-Conocemos a algunos chicos que cuando vinimos estaban jugando en un buen nivel. Creo que han mejorado. Pero fundamentalmente nosotros lo único que necesitamos es que ellos tengan ganas y que sean, por supuesto, medianamente coordinados en el juego, que es el ABC del tenis. De ahí para adelante es tratar de sumar la experiencia y que ellos empiecen a aprender y después a competir.

-¿Cuál es la receta que tiene Tandil para formar tantos jugadores y que cada vez sean más los que triunfan por el mundo?

-Puede haber diferentes razones. La vida de pueblo que ellos llevan. Los chicos están bastante por el club y eso es fundamental. Están haciendo permanentemente cosas para coordinarse. Andar en bicicleta, correr, jugar a las escondidas, todas estas cosas que a veces en las ciudades grandes se pierden. Por otro lado, nosotros tenemos un método que utilizamos junto a Marcelo (Gómez) y que está basado específicamente en la humildad. El chico que lo entiende y hace caso, tiene muchas más posibilidades. Después, nos han ayudado los espejos que ha habido en el club Independiente como los hermanos Pérez Roldán, Franco Davín o Patricia Tarabini, que abrieron los caminos y los chicos vieron que si ellos podían y que estaban entrenando al lado, ellos también.

-¿Hoy en día complica que los jóvenes no lleven una vida a todo deporte y que haya cosas que los distraigan como la tecnología?

-Hay que ir adaptándose. Cuando yo iba al colegio, si el profesor me echaba de la clase después tenía problemas con mi mama. Ahora, si el profesor hace lo mismo, por ahí le hacen un juicio a él. Las cosas han cambiado. No es mejor ni peor. Por eso ahora los entrenadores tenemos que explicar más, buscar la mejor forma para que ellos se sientan atraídos por el deporte. Y después, el uso de la computadora o la Playstation tiene cosas buenas y malas, como todo lo que es excesivo, inclusive, si es el deporte.

Por Maxi Ibáñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*