Carta de Lectores, Ciudad, Información General, Opinión

El vientre de la argentina

Mas allá de las capacidades o inclinaciones de cualquier persona, es muy difícil que un ser humano pueda prescindir de sus características esenciales. A todos nos hace falta, muy a pesar nuestro, sufrir, enojarnos o levantar la voz;  también es connatural a nosotros, esta vez con alcances más agradables, emocionarnos, reir o, en ambas direcciones, llorar o enternecernos. Todos estos rasgos del hombre y la mujer se traducen en cada una de las actividades que desplegamos, sin excepción. Por ello, nuestra naturaleza habrá de marcar indeleblemente los aspectos más trascendentes de la vida de sociedad, y más de una vez, definir cuestiones de altísima relevancia e importancia, como pueden ser las decisiones políticas que hacen al desarrollo mismo de una nación. En el caso, habremos de analizar como las debilidades -o simplemente las tendencias naturales- de las personas inciden institucionalmente, sea directa o indirectamente, en una proporción inimaginable.-

Desde el año 2003la RepúblicaArgentinavive bajo una éjida política por demás extraña. Aún sin haber superado íntegramente la crisis desatada hacia fines de 2001, el gobierno encabezado por Eduardo Duhalde, acuciado más por los miedos que la realidad, decidió abrirse de la posibilidad de proseguir conduciendo el país, a pesar de estar este transitando un  período de franca recuperación a través de una prolija administración económica a cargo del Dr. Lavagna. En efecto, las muertes de los manifestantes Kosteki y Santillán a manos de una policía que el propio poder político había desprestigiado, le creó al presidente una especie de complejo de inferioridad que le impidió continuar desarrollando el proyecto político que se trazó, luego del derrocamiento del Dr. Dela Rúa.-

Cierta o no esa inferioridad confesada, el hecho es que debió avocarse a conseguir un candidato que le fuera apto, consecuente con él, y al mismo tiempo, potable para la población. El inefable y silencioso Reuteman le contestó con un rotundo no a la propuesta duhaldista y, aunque parezca mentira, casi no le quedaban opciones en su búsqueda, sobre todo porque el “que se vayan todos” de hacía poco más de un año, estaba cobrando un precio enorme a los políticos argentinos.-

Aparejado a ello, aparecía en el tablero de Duhalde su encono sin límites con el ex presidente Menem, quien había comenzado a autoproponerse para ocupar nuevamente el sillón de Rivadavia, con una perspectiva de adhesiones que preocupaba a muchos argentinos, pero sobre todo al propio presidente. Con las elecciones a la vista, comenzó entonces una búsqueda casi desesperada de un candidato que lo “borrara” a Menem, pero los “no” se reproducían continuamente. En ese recorrido casi a ciegas encontró quien le dijo que “sí”. Se trataba del gobernador de Santa Cruz, una de las provincias más pequeñas -en cuanto a población- del país, aunque sin temor alguno al frío.-

Néstor Carlos Kirchner, que durante el tránsito estudiantil de derecho en la ciudad deLa Plata, fue un pretenso militante en organizaciones juveniles de izquierda, con alguna lejana adhesión a las centrales insurgentes de los años setenta, estaba casado con Cristina Fernández, una platense que también estudiaba derecho. Su personalidad fue siempre bastante controvertida, según resulta de textos no desmentidos, como lo escrito por el periodista Majul. Estaba señado por una especie de complejo de inferioridad (alto, desgarbado, con dificultades en la pronunciación lingüística y la desviación de uno de sus ojos, su presencia no era atractiva), que le confería un casi permanente deseo de venganza innominada. No bien se recibieron de abogados, decidieron instalarse en Santa Cruz, de donde era originario el esposo, y lugar de residencia de  la familia de este, aparentemente de buena posición económica. El Estudio montado por Kirchner funcionó como cualquier otro, con una sesgada actividad de ejecuciones hipotecarias, que en un tiempo relativamente corto le llevó a quedar -seguramente a través de testaferros-  como propietario de un cierto número de inmuebles.-

Esta etapa, en la cual desconozco si su esposa firmaba demandas o si simplemente trabajó o no a su lado en el Estudio, estaba transcurriendo el período en el que los militares gobernaron a su albedrío, sea con el apoyo de una parte de la población o con una exigencia dictatorial hacia el resto. Por ello no debe extrañar que por entonces Kirchner apareciera en fotografías con los militares que gobernaban su provincia. Esto no es una imputación, sino simplemente que estos contactos formaban parte de la vida diaria de cada ciudadano, por cuanto, nos gustara o no, los que gobernaban eran los militares, y cualquier decisión que afectara a la comunidad pasaba por ellos. Lo que si resulta intolerante, es la dicotomía expresada tiempo después, por la que el kirchnerismo lanzó una diatriba contra cualquier militar  o respecto de quien tuvo relación por entonces con el poder, más parecida a una venganza que al espíritu de justicia que debe perseguir una sociedad. Con el criterio exhibido, y en una demostración del absurdo contenido en esa persecución, hasta el barrendero dependiente de la municipalidad más pequeña del país, estaría incurso en alguna de la imputaciones (en muchos casos reales, en otros inventadas) que se manejan con franco espíritu vejatorio.-

Antes de continuar con la búsqueda desenfrenada y antimenemista de Duhalde, resulta conveniente repasar, aunque sea muy sucintamente, el tránsito del matrimonio en la provincia de Santa Cruz.-

Aparentemente, a poco de arribar a tu tierra natal, Kirchner sufrió una detención de -se dice- de no más de un par de días debido a su militancia izquierdista platense, pero la cosa no pasó de allí. Según  Majul, fue un viejo profesor del secundario el que le dijo que los que llegan no son los capaces sino los que muestran perseverancia y son constantes en su acción, y sobre esa base decidió ingresar en el terreno político. No obstante, el matrimonio fue precavido, y llegó a la conclusión (absolutamente cierta) que sin dinero no resultaba posible hacer política, por lo que paralelamente prosiguió la incansable actividad de ejecutar las hipotecas -muchas derivadas de la famosa e indexatoria circular 1050 del Banco Central, fabricada por Martínez de Hoz- impagables para los deudores que, indudablemente, rendía muy buenos frutos económicos.-

El comienzo de esa incursión en la política estuvo dado por la conformación de un grupo donde comenzaron a figurar personajes que luego marcarían a fuego la trayectoria del matrimonio. Así, enla UnidadBásica“Los muchachos peronistas”, fundada en Rio Gallegos estaban, entre otros, Rudy Ulloa (vendedor de diarios de las inmediaciones del Estudio, que terminó siendo la persona de confianza y chofer de los Kirchner), Lázaro Baez, Carlos Alberto Zanini y su hermana Alicia Kirchner, que por entonces se había casado con “Bombón” Mercado, un  dirigente petrolero cercano a Ibáñez.-

El primer paso de la actividad política fue la obtención dela Municipalidadde Río Gallegos en1987, acuatro años vista de la vuelta a la democracia, cobijado por la influencia del esposo de su hermana, “Bombón” Mercado, quien lo recomendó al partido para esa intendencia. Por entonces, y desde el regreso de la democracia en 1983, Arturo Puricelli, hoy Ministro de Defensa dela Nación, era gobernador de Santa Cruz.-

Vigente en esta provincia la famosa “Ley de Lemas”, promovida por el ya muy influyente Carlos Alberto Zannini, Kirchner participó en las elecciones a gobernador de 1991. En ellas, obtuvo alrededor del 30% de los sufragios, ganándole por muy poca diferencia al gobernador Puricelli, en tanto que el candidato más votado fué el  radical, con el 36 % de los votos, con lo que consiguió el peldaño máximo provincial.-

Es por entonces que a través de un santacruceño que veraneaba en Mar del Plata, accedí a cierta información sobre estos personajes del sur argentino, curiosamente corroborada poco más tarde por un gitano que instaló su venta de automotores en Rio Gallegos, tomando contacto con algunos de los “ad láteres” de Kirchner.-

Fuera que esa información fue por demás variada, sobresalían algunos protagonistas que con el tiempo tendrían lugares preponderantes en el destino del país mismo. Así, por ejemplo, me enteré como la interna de San Cruz que lo catapultó a Kirchner dejó casi en el llano al ex gobernador Puricelli, aunque tiempo después, en la necesidad de acumular poder en su propia provincia, lo volvió a ubicar cerca suyo, al punto que, como queda dicho, actualmente es Ministro de Defensa dela Nación.-

También, sobre todo el “gitano”, me hablaba de Lázaro Báez, quien de empleado del Banco dela Naciónpasó a manejar el Banco dela Provinciade Santa Cruz hasta su privatización. Desde esa posición privilegiada, cambiaba giros en descubierto de magnitud a cambio de que los beneficiarios formaran, atendieran e hicieran funcionar en los actos electorales varias “unidades básicas”.-

Sin embargo, lo que más me llamó la atención era el hincapié que esta gente hacía de un abogado instalado en la provincia sureña desde 1982, llamado Carlos Alberto Zannini. Cordobés, oriundo de una población aledaña a Villa María, desde jovencito militó en una organización que respondía al marxismo maoísta llamada “Vanguardia Comunista”. De familia muy humilde, llegó a comenzar la carrera de derecho, pero la actividad política que desarrollaba lo llevó a la cárcel durante cuatro años, primero en Córdoba y luego enLa Plata, desde donde obtuvo la libertad el 8 de abril de l978. Finalizó sus estudios como abogado en 1982 y se instaló en Villa María, pero casi inmediatamente, un viejo compañero de militancia y actual miembro de Tribunal Oral Federal de Río Gallegos, Jorge Chávez, y su viejo amigo Roberto Arizmendi lo convencieron para radicarse en esa localidad, facilitándole el ingreso ala Fiscalíade Estado provincial.-

Es en esos momentos donde comenzó su integración al grupo de Kirchner, en el que se destacaba por su capacidad para trazar estrategias de todo tipo, en especial las referidas a las sociedades electorales. Cuando el ex presidente obtuvo la gobernación, Zannini fué designado presidente del Superior Tribunal de Santa Cruz, en una demostración de que aparecía como la persona a quien más recurría en consulta el novel mandatario.-

La influencia de Zannini sobre Kirchner era notable, y así me lo hizo saber mi circunstancial informante santacruceño, ratificando que todas la decisiones de éste estaban casi condicionadas por la opinión del cordobés, quien desde las sombras y con un perfil bajísimo -casi obsesivo- que conserva hasta estos días, al punto que virtualmente nadie le conoce públicamente la voz, trazaba planes de la naturaleza más variada, que incluyeron la reforma  constitucional de la provincia que permitió la reelección indefinida del gobernador. Pero ello no era un secreto: recientemente, un renombrado editorialista deLa Nación, Alconada Mon, ponía de relieve la importancia de Zannini en la vida personal y política de Kirchner al mencionar, sin que constituya un eufemismo, que era la única persona que ingresaba a su despacho sin golpear la puerta y que pocos días antes de su fallecimiento le había espetado un “no te creas que sos inmortal”.-

Esa notoria influencia se transformó en admiración y, consecuentemente, cuando Kirchner llegó a la presidencia dela Nacióncon el 22% de los sufragios en esa más que rara elección del año 2003, le otorgó a Zannini el cargo más significativo y especial de cuantos rodean a un mandatario: Secretario Legal y Técnico de la presidencia. Este lugar le permitió a Zannini conservar tanto la influencia en las decisiones de Kirchner (no olvidemos que todos los documentos, desde decretos, resoluciones, proyectos de ley, etc., firmados por un presidente deben llevar la firma de este funcionario), como el bajo perfil que siempre lo caracterizó.

Paralelamente, la esposa de Kirchner, Cristina Fernández, quien desde principios de los años noventa ocupó bancas, primero en la cámara de Diputados y posteriormente en el Senado, funcionó de alguna manera como la representante y vigía a nivel nacional de un gobierno santacruceño que no tenía una influencia importante a nivel nacional. Sin embargo, esa presencia le permitió en su momento obtener importantes diferencias económicas a favor de la provincia, sobre todo en oportunidad de la privatización de YPF. Ella también tenía por aceptada la preponderancia que su esposo le confería a Zannini en la empresa política, porque advertía la capacidad y eficacia de éste, plasmada sobre todo en la reforma constitucional que permitió la reelección indefinida y la imposición de un sistema electoral que le permitió a Kirchner capturar la gobernación sureña, Esta circunstancia hacía que el “cordobés de las sombras” se moviera sin condicionamientos, lo que se prolongó cuando Kirchner llegó a la presidencia dela Nación.-

Virtualmente hasta hace muy poco tiempo nadie lo conocía a Zannini. Sin embargo, en las situaciones más difíciles del gobierno de Kirchner (y de su esposa) su presencia era insustituible, incluyendo la experiencia del decreto 125 que allá por el 2008 pretendió avasallar los ingresos de la gente de campo a través de las retenciones impositivas.-

Cuando Cristina Fernández accedió al sillón de Rivadavia en el año 2007, se confirmó el sentimiento de confianza que esta abrigaba respecto de Zannini, confirmándolo como Secretario Legal y Técnico de la presidencia, pero manteniendo respecto de él, la cortina que lo hacía aparecer como inexistente. No obstante, habremos de recordar que desde su asunción hasta el fallecimiento de Kirchner, este era, nítidamente y con notable desparpajo, quien conducía el gobierno. Claramente, el ex presidente era el conducto por el que Zannini seguía despertando la admiración y el crédito de la presidenta, ejerciendo su poder desde las sombras.-

La muerte de Kirchner el 27 de octubre de 2010 cambió el panorama político dela Argentinaen una dimesión formidable, pero fundamentalmente potenciando la figura, por entonces en franco desprestigio, de Cristina Fernández, que no sólo fue el “deudo” más importante y visible, sino que abrió el interrogante acerca de cómo sería la ulterior conducción del poder en el país.-

Estoy convencido que en esos momentos es donde, desde la planificación de los más ínfimos movimientos hasta la proyección del gobierno en un escenario diferente e incierto, fué Zannini el que se encargó de visualizar debidamente el futuro, mirada aceptada sin ningún cuestionamiento por la presidenta.-

Pero esto tiene su razón de ser. Por de pronto, desde el fallecimiento de Kirchner, Zannini careció de la figura que lo proyectaba en Cristina, haciendo que esta aceptara con el máximo grado de confiabilidad  todas las sugerencias (o casi órdenes) del Secretario Legal y Técnico. Era necesario, a los efectos de proseguir con la mentada influencia, contar con otro elemento que lo mantuviera cerca dela Presidenta, sin  perder un ápice ni de su poder, ni de su bajo perfil.-

En este paréntesis debo referirme a la creación, en el año 2003, al tiempo de la campaña presidencial y como una vaga reminiscencia de un setentismo kirchnerista que el cadidateado no deseaba apagar, de una pequeña agrupación que colaboró en la corta publicidad electoral, donde el hijo de Néstor y Cristina, Máximo Kirchner pudo reunir algunos amigos y otros jóvenes cercanos a un ideario “progresista”, pero sin formulaciones demasiado profundas. Todo ello quedó patentizado en el nombre impuesto al grupo: “La Cámpora”, en una rememoración de aquel presidente designado por Perón, que en 1973 posibilitó no sólo la amnistía total, sino fundamentalmente el acercamiento al gobierno de personas y agrupaciones de corte terrorista. Esta asociación, casi sin actividad desde su creación, tomó cierta dimensión en oportunidad del conflicto con el campo en el año 2008, advirtiéndose por entonces que -siempre con Máximo Kirchner como abanderado- se fueron integrando a ella jóvenes con alguna formación universitaria.-

Volvamos al tiempo posterior a la muerte de Kirchner. Más allá del sentimiento de Cristina por su esposo fallecido, inmediatamente después de su deceso la vimos a ella en una actitud absolutamente clara: en primer lugar, siempre sus dos hijos a su lado o muy cercanos a ella; en segundo lugar, una virtual selección de las personas habilitadas para darle el pésame, descartando a muchos que la habían rodeado hasta los días previos; en tercer lugar, confirió una notable preponderancia a la gente joven, y entre ella, a los que rodeaban a su hijo Máximo en “La Cámpora”.-

Advertido Zannini que ya no estaba en este mundo la persona que requería de su ciencia planificadora, trazando estrategias de largo alcance, observó la necesidad de su urgente reemplazo, a fin de seguir contando con la anuencia incondicionada de la presidenta en el proyecto populista empredido en el año 2003.-

Sin pretender teorizar sobre psicología maternal, para lo cual no estoy habilitado, resulta de público y pacífico conocimiento que las madres tienen una relación única y diferente con sus hijos, particularmente con los varones. Por de pronto, tienen una confianza en ellos que excede los límites de cualquier otra relación humana, al mismo tiempo que, por su gran admiración, los atienden con especial benevolencia, perdonando muchos inconvenientes que sus actitudes puedan provocar. Entiéndase: estas expresiones no significan crítica alguna a ese irreemplazable e inconmesurable amor de madre que arropa a sus hijos y los hace crecer en medio de una relación extraordinariamente cariñosa, que jamás se olvida. Lo que si implican es que la influencia de esta relación, nacida en la pacífica profundidad del vientre de una mujer, produce mutaciones de importancia en actividades que trascienden lo personal, como pueden ser las comerciales, profesionales, políticas, etc. Pero además, esa tendencia no se limita al hijo o hijos propios, sino que la actitud se extiende a todos aquellos jóvenes de características y/o edades similares, en una especie de identificación genérica.-

Esto es lo que ha sucedido y está sucediendo enla Argentina, donde muchas de las decisiones presidenciales resultan ser consecuencia de una visión maternal de lo que rodea a la presidenta, lo que es utilizado por la gran capacidad de Zannini en la elaboración de las estrategias. A tal punto ello es así, que las designaciones de funcionarios de altísima categoría (para lo cual seguramente Máximo no está capacitado, pero no importa) recaen en el perfil joven, con empuje y sin complejos que caracteriza a este grupo humano. Pero no sólo en esto es donde se patentiza esta realidad, sino que trasciende a muchos espíritus jóvenes, que muestran con convencimiento su apoyo a la presidenta hasta en políticas cuyos alcances ni siquiera conocen que, por su carácter populista encuentran eco adecuado en ellos.-

Es evidente que el camino emprendido por una familia que sólo aspiró al manejo de una remota provincia, al menos hasta mayo del 2003, se ha consolidado de una manera inesperada, con perspectivas de perdurar en el tiempo, si alcanzan a reformarla ConstituciónNacionale imponer la reelección indefinida, o un sistema parlamentario que le permitan perdurar como Primer Ministro, antes que el desprestigio de los ajustes económicos y tantas incoherencias decisionales a todo nivel cobren su precio.-

 

Dr. José María Cordero

31/01/2012

155623182

Un comentario

  1. Francisco Cordero

    Tiene mucha razon doctor yo lo apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*