Política

El viaje a Curitiba es un papelón como el viaje a Rosario

La simulación y la inoperancia, se confunden con la misma intensidad en el gobierno de Gustavo Pulti. Ya no hemos referido a la sobreactuación del en su momento intendente electo y quienes eran probables funcionarios políticos. Los cargó a todos en dos combis que viajaron a Rosario, para extraer experiencias y conclusiones de la ciudad santafecina, gobernada por el socialismo.

¿Qué se aplicó de ese viaje, cuál fue el sentido práctico de esa misión? Ninguna. Un gasto inútil de viáticos, en una municipalidad quebrada.

El sistema de Curitiba se ventila en Mar del Plata, desde hace 25 años. Desde la intendencia de Mario Roberto Russak, a través del ingeniero Julio Sanguinetti. Curitiba está en Brasil, pero esto no significa una obviedad, ya que no lo es Brasil como quinta potencia en el mundo, y uno de los países de mayor crecimiento real internacional, medidos con índices creíbles. En el Sur de Brasil se hacen las inversiones públicas más grandes del país.

En Brasil se invierte en serio en políticas de Estado, no son reacciones espasmódicas. ¿Qué se puede aprender en Curitiba, para aplicar en Mar del Plata? Nada que no se sepa ya. Está todo inventado. Ahora según los cráneos municipales hablan de carriles exclusivos para el transporte público. ¿Y cuál es la novedad? La formidable capacidad de incompetencia del gabinete de Gustavo Pulti.

No son capaces de desalojar de automóviles el lugar de estacionamiento de colectivos para el ascenso de pasajeros, para facilitar su acceso. No son capaces de pintar cordones de amarillo. No son capaces de señalizar el recorrido y paradas de los colectivos. No son capaces de informar sobre los horarios. Pulti inauguró una pantalla en cual según él se iba a anunciar el horario de paso de los colectivos, con un sistema digital. Ahora lo único que existe es un anuncio que sólo indica las fechas, por ejemplo 14 de diciembre de 2012. Es una vergüenza la continuidad del engaño.

Puede observarse el ridículo anuncio en la pantalla de información ubicada en el refugio de la ochava de de Luro e Hipólito Yrigoyen. La MGP no puede asegurar las bocas de ventas para la carga de tarjetas del transporte público en una ciudad a la que pronto llegarán miles y miles de turistas. Realmente molesta que tomen a la población por estúpida y que no asuman su incompetencia. Sería bueno que den a conocer los resultados de la peatonalización de las cuadras donde existen establecimientos escolares. Ya resulta hasta intolerable semejante nivel de incompetencia sostenida con dinero de los contribuyentes, ante una oposición que tampoco da señales de estar a la altura de las circunstancias.

Para poner en marcha el sistema de Curitiba hacen falta recursos económicos, construir dársenas, plataformas de distribución, señalamiento especial horizontal y vertical programas especiales de coordinación de semáforos en onda verde. Esto es otro negocio de armar comisiones y currar con los viáticos, para luego no hacer nada y de paso que se disfrute de alguna partida de poker.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*