Deportes, Fútbol

El “Tolo”, el “Topo”, el “Virrey” y Ramón ¿Los hinchas siempre tienen razón?

ramonsito

Ramón Díaz no pudo hacer de Emiliano un gran jugador, para ganarse la vida. Hubo cláusulas de contrato expresas para no convertirlo en incorporación de cada equipo que dirigía el padre. Lo lamentable, es que con la presión de las barras haya contribuido a la destitución de Almeyda. Ahora los hinchas en lugar de putear y romper todo, se lo tienen que fumar, tranquilos. Los hinchas no siempre tienen razón.

“Había que descomprimir. Passarella no fue incorrecto políticamente, ahora ató su suerte a los destinos de Ramón, es un paso del cual no podrá volver. Por el bien de River y de todos, que al riojano le vaya bien, pero no siempre los hinchas tienen razón., como tampoco el pueblo cuando vota, aunque esto es harina de otro costal. ¿O no?”, decíamos el 19 de enero de 2013, hoy lo rescatamos de nuestro archivo, debido a los acontecimientos públicos que vivimos los “fanas” del Más Grande.

En ese momento enero de 2013, advertíamos cuál sería el futuro, con Ramón Díaz en el banco de River. Pero es necesario tener en cuenta que el propio Díaz le movió el piso a Matías Almeyda. Los mismos que el miércoles a la noche puteaban y rompían todo, son los mismos que coreaban por el riojano, así que ahora sería de buena leche, fumárselo, sin puteadas y sin romper nada. Es sumar desprestigio al club. Ahora nadie se quiere hacer cargo de Ramón Díaz. A River le pasa lo de Independiente, lo de Racing y lo de Boca, e inexorablemente va en ese camino, porque no siempre los hinchas tienen razón.

La reproducción textual de nuestra nota del 19 de enero de 2013 es la siguiente:

“Es muy difícil arrancar el año con un dilema inexistente. La pretemporada te deja sin piernas y/o te las endurece, y algunos confunden los conceptos. Sin pretender entrar en polémicas, en nuestro país se trata de instalar que Messi no es hábil, sino que su virtud es hacerlo a la velocidad que lo hace. Ahora hay pifiarle mal, para sostener que Messi no es el más brillante de todos los tiempos, incluidos Maradona y Pelé. ¡¡¡Hacer esa cantidad de goles (la mayor verdad del fútbol) en un año!!!

Tengo la fortuna de haber visto jugar a los tres. Creo que Messi no juega al fútbol, juega a otra cosa con el reglamento del futbol, ¿sino quién hizo o hace esa diferencia con ese desequilibrio?

Esta introducción debe servir, para acceder a cuestiones que casi exceden el margen de lo conocido, para entrar en el terreno del enrarecimiento: El “Tolo”, El “Topo”, “El Virrey” y Ramón.

Canteros, el presidente de Independiente se fue a la banquina y dijo: “qué quieren que haga para que me diga que si” que “le succione el pene” (a Gallego), no se sabe si lo dijo por el sacrificio, sino por el placer que le pudo haber causado. Ahora resulta que quienes impulsaron al “Tolo” ya no resisten permanecer en la zona del descenso directo. Es una transformación muy traumática, porque se está desestabilizando la conducción de las instituciones, a manos de los más violentos, agresivos y avasallantes, que escapan a las buenas costumbres de la sociedad, aún en barras del futbol.

Lo del “Topo” con el “Tano”, “Carucha” Falcioni y el “El Virrey” también fue de antología. El presidente ahijado de Mauricio, resolvió la continuidad, pero el “Topo” le dobló el brazo con la tribuna de su lado, con hacer una rotación por los tres programas más vistos de este deporte, dejó afuera al ex arquero y ex técnico. Después tuvo una diferencia en blanco y el negro, o entre el oficial y el paralelo, y los dejó a todos con las ruedas para arriba. Qué jodido el “Topo”. Nada que ver con el muñeco que nos invitaba en la “tele” a los chicos a ir a descansar a las 22.00. El “Topo” siempre les hizo la misma, una fortuna con la pasión de los hinchas, se le acabó. El que la tuvo claro fue Manuel cuando lo piantó del submarino amarillo. El “Virrey” (todo un señorito) francés, quedó medio descolocado y dijo finalmente “cada vez lo admiró más a Román”, diplomacia en alto rango, sería un gran canciller después de otra larga siesta.

Pero yendo al grano, a lo que más nos interesa a los verdaderos hinchas de River, es está rara sensación a nada, que a mi particularmente me despierta el riojano. Entre lo ideal y lo posible el Kaiser eligió la tranquilidad, un timón a babor y otro a estribor para evitar las olas embravecidas bajo la tormenta.  Y aunque parezca increíble son todos casos similares, los del “Tolo”, el “Topo”, el “Tano” y Ramón.

¿Por qué? Y descomprimió todo, aflojó tensiones, fue como una sobredosis de ansiolíticos. Bajó los ánimos alterados y encima consiguió los seis puntos finales. Pero vamos a tener un rapto de memoria: al señor Almeyda, un ejemplo de transparencia, humildad y honestidad, no le compraron ni a Burdisso ni al Chuky, que eran los que él quería. El rechazo corto de Botinelli, todavía me duele como la mano de Román, que ahora vuelve como el mejor Perfumo. “Cosa veredes que no crederes, Sancho”. Y bueno si es capaz de absorber toda la presión del equipo más efervescente del país y su tribuna oficial, atestada de política, es una virtud de Ramón y un derecho de quienes lo bancan. Aunque el escepticismo sobrevuela la atmósfera de la Avda. Figueroa Alcorta al fondo, por lo menos en mi caso.

Después de diez años de capa caída, volvió con Emiliano a quien no pudo hacerlo jugar en ningún lado, pero ahora es el 2 del banco, todo una cuestión de resultado incierto a futuro, veremos qué ocurre. River se devoró al más grande de todos los tiempos, Angel Amadeo Labruna en época de Don Aragón Cabrera, las historias algunas veces se repiten.

Passarella descomprimió (en principio la política institucional y la deportiva) ya la ebullición estaba en un nivel de riesgo. La inteligente salida y algunos movimientos políticamente correctos, le quitaron las banderas a la oposición, ya no tienen contra quien gritar, en ese gesto tan característico de los argentinos que se empatotan para insultar. Ahora el eje es Ramón, como en el caso de los hinchas Diablos y del barrio del Riachuelo, que pidieron por el “Tolo” y por el “Virrey”.

Sólo hay un interrogante que no me cierra. Si Barovero no llegaba una fracción de segundo tarde y la punta de un botín aparecía en el tercer minuto de descuento, para que algunos celebren un empate, ¿el “Pelado” Almeyda se hubiera ido?

A Matías lo dejó afuera la política, nadie merecía más que él seguir al frente del equipo. Sánchez no debió haber dicho que le faltó experiencia. Lo bancó como lo hizo con el “Indio” Vega, y luego ya los casi 30 puntos aflojaron el ambiente.

Había que descomprimir. Passarella no fue incorrecto políticamente, ahora ató su suerte a los destinos de Ramón, es un paso del cual no podrá volver. Por el bien de River y de todos, que al riojano le vaya bien, pero no siempre los hinchas tienen razón., como tampoco el pueblo cuando vota, aunque esto es harina de otro costal. ¿O no?”

Jorge Elías Gómez

[email protected]

Nota editada: 8 de noviembre de 2013

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*