Política

El titular del ENOSUR adelantó que el ejecutivo eleverá un proyecto para extender los objetivos de la sobretasa Girsu a planes sociales

PLANES DE INCLUSION SOCIAL PARA MENORES DEL PLAYON DE CIRUJEO

El Presidente del Ente Municipal de Obras y Servicios Públicos (ENOSUR), Arq. Marcelo Artime concurrió, el martes de la semana pasada, a la reunión habitual de la Comisión de Calidad de Vida y Salud Publica del HCD,  para informar sobre los  planes de inclusión social vinculados con la presencia de menores en el predio de disposición final de residuos, adelantando a los ediles que, desde el Departamento Ejecutivo, se elevara un proyecto tendiente a ampliar los objetivos de la sobretasa del Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) a los efectos de financiar un sistema de becas para capacitación y sustitución de ingresos destinadas a aquellos  menores que son jefes de familia.

El arquitecto Artime explicó a los miembros de la Comisión que el Ente a su cargo, conjuntamente con las áreas municipales de Desarrollo Social y de Desarrollo Productivo,  habían conformado una Unidad Ejecutora para llevar adelante aspectos inherentes a la gestión integral de residuos sólidos urbanos y planes de inclusión social, creándose asimismo un Consejo Asesor, en el cual participan la Cooperativa de Trabajo C.U.R.A. (Común Unidad de Recuperadores Argentinos) Ltda., la empresa concesionaria del servicio de recolección de residuos, la Defensoría del Pueblo, la Universidad y ONG`s vinculadas con la problemática ambiental.

“La Unidad Ejecutora es la que ya está formalizada y lo que hicimos es el agregado del Consejo Asesor para que la cuestión sea más amplia en dos aspectos: para que haya un control más amplio de lo que nosotros vamos haciendo como Unidad Ejecutora y además, obviamente, para recibir sugerencias y buscar alguna definición en cuerpos que tengan que ver con  lo técnico, lo institucional o con el sector de ONG`s”, aclaró el funcionario.

Comentó también que “la experiencia de estos años, en todo lo que tiene que ver, sobre todo, con el playón de separación y cirujeo, demuestra que es imposible llevar adelante políticas sobre el mismo, con funcionarios que tienen quinientas mil cosas al mismo tiempo y que una vez por semana se reúnen para ver qué pasa o qué política se lleva adelante con respecto a esta cuestión, es decir,  no se puede avanzar sin personas que se dediquen full time a este tema, por lo cual nosotros resolvimos armar una unidad de gestión interdisciplinaria a los fines de que pueda abordar la problemática en toda su complejidad,  que va desde la psicología pasando por la terapia ocupacional hasta cuestiones técnicas, que tienen que ver con  la ingeniería ambiental,  a través de  ocho o diez profesionales que se dedican, exclusivamente, a llevar adelante los planes de inclusión, algunos de los cuales tienen el financiamiento del BID, otros del Banco Mundial y, por supuesto, todos tienen la participación y el financiamiento de la Municipalidad de General Pueyrredón.

“Nosotros hoy estamos llevando adelante un plan de inclusión, que tiene que ver con la Cooperativa C.U.R.A,  y definiendo el plan inclusivo enfocado a la gente que trabaja en el playón de cirujeo, entre los cuales hay tres sectores poblacionales relacionados con la gestión integral,  para los que hoy urge brindar una atención desde la inclusión social”.

En lo concerniente a la Cooperativa C.U.R.A., Artime señaló que “estamos monitoreando, en este momento, cuál es el impacto que está generando, sobre la operación de la cooperativa, la segunda etapa de la puesta en marcha, el 17 de junio, de la separación de residuos. Y estamos viendo que a la cooperativa le está dando muy buenos resultados, en cuanto a la calidad del residuo y, obviamente, eso nos anima, también, a comenzar a gestionarles, a través de Provincia y de Nación, alguna maquinaria, que les permita darle valor agregado al residuo que ellos separan. Obviamente,  esto también tiene que ver con una negociación que estamos teniendo con la cooperativa en cuanto a cuál es la figura legal que relaciona a la misma con la Municipalidad, donde nos parece que la tenencia precaria es una figura que no nos conviene a nosotros ni a la cooperativa . Y por otro lado, buscamos  la inclusión de la mayor cantidad de mano de obra por parte de la cooperativa, ya que la Planta, en realidad, esta subutilizada porque, en estos momentos, está trabajando en un turno y medio cuando, perfectamente, podría estar trabajando en tres turnos y tener no menos de cuarenta personas más”.

Adentrándose en la problemática del Playón de cirujeo, el Arq. Artime explayó que “como hoy, en Mar del Plata, no tenemos gente formada en la industria de la separación y reciclado de residuos más allá de profesionales, y la gente, que está en el playón,  tiene una cultura de lo que es trabajar en la separación, a nosotros nos parece que lo más razonable – y, obviamente, que lo que estamos diciendo viene de conversaciones con ellos, no  es el resultado de un laboratorio, donde decidimos que le pasa a la gente – es seguir fortaleciendo esa industria, en la que ellos son los que están primero, para ir formalizándose en la misma.

“De hecho, hoy la Planta separa y recicla 14 camiones por día mientras la industria de la separación separa 100 camiones por día, con lo cual la experiencia importante de la separación de residuos, en Mar del Plata, se da en ese playón con esa gente y en esas condiciones .Por lo tanto, nos parece que, en estos años, han ganado autoridad suficiente para poder formalizarse en una industria, donde tengan un trabajo razonable y no ser, solamente, la pobre gente a la  que hay que darle trabajo en otras ramas de la industria para que salgan de la cuestión. Obviamente, esto lo digo sobreentendiéndose con otras condiciones de vida y de trabajo formal, y por eso digo que las políticas de inclusión social para la gente del Playón están, absolutamente relacionadas, con la gestión de residuos, porque a medida que se va construyendo la gestión de residuos y se va fortaleciendo como industria, necesariamente hay que incluirlos, en ese proceso absolutamente industrial, donde ellos trabajan la materia prima y son los únicos que tienen la experiencia para trabajarla. Esa es la visión que nosotros tenemos de cómo ir insertando a la gente que trabaja en el playón”.

De lo general y del mediano y largo plazo, el arquitecto Artime pasó a lo especifico y al corto plazo, para fundamentar la necesidad de ampliar los objetivos de la sobretasa del Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU), afectada al sostenimiento de la Planta de Separación de Residuos y del Relleno Sanitario para abarcar planes de inclusión social direccionados a los menores que cirujean en el playón, entre los que distinguió “tres grupos poblacionales”.

“Tenemos un grupo etario de menores de un promedio de  10 y 14 años, cuya situación hemos ido solucionando porque, como consecuencia de la labor del equipo social, estos chicos casi no concurren al playón, se ha solucionado su no concurrencia  a través de reorganizaciones familiares o interfamiliares, en cuanto a mamás que se van turnando para ir a trabajar. Después hay un segundo grupo poblacional que es el más complicado, compuesto por adolescentes de 17 años que son jefes de familia, y un tercero,  también de adolescentes pero con problemas de adicciones. Obviamente, con este último grupo están trabajando los profesionales de salud, y respecto al grupo de adolescentes que son jefes de familia, nosotros lo que estamos pretendiendo es que haya una sustitución de ingresos, que nunca va a ser como la que generan en el Playón pero que sea significativa para poder capacitarse en ese mismo tema y reinsertarse cuando ya tengan los 18 años.

“¿Por qué planteamos lo de la sustitución de ingresos? Porque los ingresos del playón son muy importantes y no son sustituidos por ningún plan que haya hoy en la actualidad, con lo cual hay que buscar una combinación de sustitución de ingreso más una beca de capacitación y llegar a un acuerdo con ellos para decirles: “Vos tenés la beca, te vas capacitando pero hasta que no llegues a la mayoría de edad no venís más al playón”.

LIC. LETICIA GONZALEZ: “HAY CHICOS, EN EL PLAYON, A QUIENES EL CIRUJEO LES REPORTA ENTRE  $ 3.000 Y $ 4.000 MENSUALES”

La Lic. Leticia González, coordinadora de la Unidad de Gestión interdisciplinaria, enfocada exclusivamente al target del Playón, quien acompañó al presidente del ENOSUR para brindar precisiones sobre los planes de inclusión social, acotó que “nosotros estamos ampliando el equipo social que viene trabajando en el ENOSUR, desde el año 2009, dándole un perfil interdisciplinario porque incorporamos  cuatro trabajadores sociales más de los que había, un psicólogo, un abogado, un operador territorial y contamos con el apoyo del Área de Desarrollo Social y con los servicios, que ellos ya tienen en funcionamiento. La idea es que este equipo que es el que va a llevar adelante el plan de inclusión social trabaje sobre el seguimiento de cada situación familiar de estos tres grupos poblacionales del playón y con la integración social.

“Las estrategias familiares de contención de los chicos menores de 14 años, para impedir que vayan al playón, han permitido que disminuya el número de chicos allí, hoy el número fluctúa entre los 30 y los 45 chicos, que, básicamente, vienen del Monte Terrabusi, Santa Rosa del Mar , las Heras y Barrio Belgrano.

“Más adelante podemos presentar proyectos para que sean financiados por provincia y por nación, pero como esas gestiones son más largas, se requiere que tengamos algún recurso disponible ahora para trabajar con ellos. Estamos pensando en la figura de subsidio o becas o el formato que nos permita porque hay algunos chicos que tienen adultos a cargo responsables y hay otros que no, entonces tenemos que ver cómo les llega a todos este recurso y entonces por eso pensamos que la tasa  GIRSU, que habla de sustentabilidad urbana,  también se puede utilizar en la sustitución de ingresos. Hay chicos que están generando entre 3000 y 4000 pesos por mes y ese ingreso social no se reemplaza con ningún plan social, que ande dando vueltas ni tampoco con la norma: “No entras más porque te hace mal para la salud, o porque no es un proyecto de vida para los chicos”. Estos argumentos no funcionan porque hay un dato fundamental y es que los chicos han hecho del playón  un lugar de pertenencia donde encuentran lo que necesitan”.

Finalmente,  a modo de corolario el titular del ENOSUR puntualizó que “en el playón, al no estar cerrado hay mucha fluctuación, hay momentos en los que tenemos entre chicos y grandes 120 personas y otros momentos en los que hay 200, por eso es que cuando a uno le preguntan: “¿Cuánta gente hay en el playón?  No es fácil dar un número, porque cualquier número que des puede ser alto o bajo, en la medida en que  depende del momento. De todas maneras estamos hablando de escalas que son manejables”.

Roberto Latino Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*