Política

El SI.MA.PE., aliado a Pulti, rompió la paz social en el puerto

No se garantiza el derecho a la circulación y a la libertad de trabajo en la zona portuaria. mdphoy.com señaló oportunamente que el intendente había sido desbordado, demostrando su incapacidad, para resolver esta cuestión de intereses, pagando favores políticos de la interna que libró con el Frente Para la Victoria.

Es más, consta en las denuncias policiales y en sede de fiscalías, que el intendente Gustavo Pulti, conoce actos y protagonistas de la violencia que se ha instalado en la vía pública, entre ellos el daño producido al patrimonio de los contribuyentes del Partido de General Pueyrredon. No es ajeno a lo que sucede, no desconoce cuál es la situación real en el puerto, pero ha llevado la versión de su conveniencia política, animando a la destrucción y los enfrentamientos con su constante doble discurso.

En este sentido se han expresado empresarios de la pesca enrolados en diferentes Cámaras que los agrupan, y dicen textualmente lo siguiente:

 

 

“Los graves incidentes ocurridos hoy en los accesos a los muelles del Puerto de Mar del Plata dejan expuesta la situación de desamparo en la que se encuentran todas aquellas personas que, a lo largo de los últimos 114 días, han pretendido ejercer su derecho a trabajar libremente dentro de la industria pesquera.

Nuevamente un pequeño grupo de personas, recurriendo a la violencia y por medio de ataques contra bienes y personas,  impusieron su voluntad por sobre la de quienes tuvieron la intención de cumplir con el alistamiento y mantenimiento de algunos de los buques pesqueros que, desde hace meses, permanecen amarrados a los muelles sin recibir ningún tipo de atención por razones de fuerza mayor.

Los incidentes ocurridos hoy demuestran que pese a que las cámaras de la industria pesquera de Mar del Plata cumplieron en celebrar los acuerdos laborales previstos para este año, aún no están dadas las condiciones indispensables para reanudar las actividades productivas, algo que a esta altura, constituye una necesidad imperiosa para  todas las empresas y los trabajadores del sector, agotados de haber sufrido ya enormes pérdidas y daños económicos.

En el transcurso de los episodios ocurridos hoy se ha hecho público que personas ligadas al Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) no han dudado en agredir a armadores, trabajadores y personal de prefectura, asumiendo una actitud más propia de violentos consuetudinarios que de dirigentes consustanciados en la defensa de algún derecho.

Incluso tuvieron lugar otros graves episodios de violencia repudiables, tales como los ataques a las instalaciones de las empresas Augusta Megara, Alellocicc y a  agencias marítimas como fueron los casos de Smiriglio y Simonazzi.

Sumado a eso, se ha tomado conocimiento de que el secretario gremial del SIMAPE y actual director del consorcio de administración del puerto, Rodolfo Chávez, fue interceptado en medio de los incidentes en la vía pública a bordo de un automóvil del cual habrían sido secuestradas armas de fuego.

Para las empresas y trabajadores que vienen sufriendo de manera directa los efectos de las medidas de acción directa que mantienen paralizado al puerto local, todos estos episodios, si bien resultan absolutamente condenables, no son nuevos.

Tan es así que a lo largo de los últimos meses se ha sufrido el incendio y la destrucción de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura, la rotura de la delegación local del Ministerio de Trabajo de la Nación, el secuestro de una embarcación por el lapso de 24 horas, las agresiones hacia tripulantes de buques tangoneros que intentaron embarcar y los ataques con bombas molotov al estudio jurídico del abogado Fernando Rivera o a las plantas frigoríficas de las empresas Solimeno, Moscuzza, Mattera, entre muchas otras.

Todo esto transcurrió en el marco de continuas amenazas y amedrentamientos, circunstancia que, en cada oportunidad que se ha podido, las cámaras han hecho públicas en defensa de sus víctimas y de quienes, potencialmente, podrían serlo en este preocupante contexto.

Durante todo este tiempo, las cámaras de la industria pesquera local han hecho todo su esfuerzo para asegurar la normalidad y la paz necesarias para trabajar. Claramente, y los hechos de hoy lo demuestran una vez más, hay quienes parecieran no compartir ese interés, en cuya defensa, seguiremos comprometidos.

En este punto, en el que se ha concluido con la firma de todos los acuerdos salariales hasta el año 2013, la única aspiración de las cámaras abajo firmantes es la de que se reestablezca la paz social necesaria para trabajar, lo que debe ser asegurado mediante un eficaz accionar de la administración pública nacional, de la Justicia Provincial y Federal y las fuerzas de seguridad”

 

·       Cámara Argentina de Armadores de Buques Pesqueros de Altura

·       Unión de Intereses Pesqueros Argentinos

·       Cámara de la Industria Pesquera Argentina

·       Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*