Arte y Cultura, Jorge Elias Gomez, Opinión, Teatro

El premio que ganó el militante y el actor

El desempeño artístico y la militancia política, van de la mano, en el reconocimiento que obtuvo anoche, Luis Brandoni, en el rubro actuación protagónica masculina, como premio Estrella de Mar 2011. La obra de Eduardo Rovner sube en el Teatro Bristol, con la Producción General de Luis Cella y Dirección General Héctor Giovine.

No hay que sacar de contexto político este premio. El género de la obra, precisamente no abraza ni el entretenimiento ni la comedia ni la revista, y mucho menos la risa fácil, sino es redención de otro tipo de valores. No es fácil vender entradas evocando la vida de Don Arturo Illia.

En este país, donde ahora Hugo Moyano ha pasado a ser un protagonista excluyente de la vida política nacional, y parece retornar de definiciones como extorsionador, cuestionado por su manejo de un sindicato en el que se han volcado miles de millones de pesos con el auspicio del gobierno nacional. Hoy gran parte del país está pendiente de la pelea entre el camionero y la presidenta de la Nación. Ya no se habla del manejo financiero del sindicato, de la obra social, del carácter de empresa constructora, de los remedios adulterados y los reintegros del APE, que denunció Graciela Ocaña.La gente mira con expectativa qué hará Moyano hoy en la Casa Rosada, si parará el país, si se unirá a una de las CTA o si algún juez lo llama a declarar. Goza de la imagen negativa más alta del país. Sin embargo es un protagonista central de la vida política nacional.

Y esta introducción tiene que ver, con la revalorización que un puñado de espectadores, le hacen al papel de Luis Brandoni en “Don Arturo Illia”. Tal vez haya que comprender demasiado la política, para saber cuál es el valor que tiene vestirse con la personalidad del ex presidente, cada vez que Brandoni pisa las tablas del escenario.

“Y luego vinieron Noche de los Bastones Largos, etcétera, La Guerra de Las Malvinas, etcétera, La Dictadura Militar, etcétera”, se enfatiza casi al final de la entrega. Esa enseñanza y experiencia que han ido dejado los golpes de Estado de los militares. No es casual que no remonte la otra política en la Argentina, la de la ejemplaridad, la de la austeridad, la de la institucionalidad. Esos principios que los argentinos no priorizan, sino que han elegido mantener un umbral alto de tolerancia, a la corrupción y a las prácticas de políticas desviadas.

Luis Brandoni no fue a la taquilla ni apostó al bordearaux, en la temporada de Mar del Plata donde muchos artistas llegan para salvarse económicamente o pasar las vacaciones “haciendo teatro”. Luis Brandoni se abrazó a la causa de la UCR y a sus convicciones así llegó “Don Arturo Illia”, cuando los beneficios de la política rentada, son la moneda más corriente de uso, de una militancia profesionalizada a través de los cargos públicos.

Pero en este acto, existe el costado artístico y aquel que ama su trabajo se ha dado el gusto de vivir sin trabajar. Así se resume esta actuación, que ha sido rescatada por el jurado de un premio mucha veces cuestionado.

Dice Don Hipólito Yrigoyen, como presidente de la Nación “Doctor Illia usted puede elegir una residencia en Cruz del Eje o una beca en Europa, para perfeccionar sus estudios”. 

– “Prefiero Cruz del Eje, para seguir militando” eligió Don Arturo Illia, cuando se recibía de médico y comenzaba sus prácticas de residencia. Luego presidente de la Nación luchó contra los laboratorios, los banqueros, las petroleras, los sindicatos peronistas, con los militares devotos del poder y los golpes de Estado y no de la democracia, aunque también se deslizan civiles especuladores que echaron por tierra el destino de millones de habitantes de esta patria.

“Es una obra cuya relación sigue un camino que arrancó en Buenos Aires. Donde tampoco hubo una gran afluencia de público, sino una apuesta que pasa por otro lado, no todo es un bordearaux como decimos nosotros, sino habría que ver cómo un primer actor como Brandoni, no elige sumarse a una propuesta fácil luego del éxito televisivo que tuvo por Telefé los domingos por la noche. Es una elección personal de convicción, que lo satisfaga y deja en segundo plano el terreno de los números como lo hizo en Buenos Aires y como lo hace en Mar del Plata, donde los estamos acompañando, que lo  haga insisto, por que no es todo un negocio que cierra con números sino con otras serie de particularidades”, casi un parangón con la decisión de Illia, cuando eligió Cruz del Eje a Europa,  describió el presidente de empresarios de teatros Carlos Rottemberg, la participación de “Don Arturo Illia” en la cartelera del verano marplatense, relativizando el nivel de las plumas en la oferta que propicia al consumo del espectáculo gratuito televisivo y sus derivaciones.

Luis Brandoni dignificó al militante y al actor, lo hizo con el sello partidario de la UCR, pero el mensaje debe llegar al ciudadano independiente. Su elección no ha sido casual, en una coyuntura poco favorable, sin viento de cola, lució la humildad y los gestos republicanos, personificando al doctor Arturo Humberto Illia, que como siempre en este país alcanza con morosidad una merecida distinción, como lo ha reconocido el jurado, en la madrugada de hoy. Muy pocos apostaban a este galardón.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*