Ciudad, Información General

El Obispo celebró la misa de clausura de las II Jornadas Marplatenses por la vida y la familia

El Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino,  presidió la misa de clausura de las II Jornadas Marplatenses por la Vida y la Familia en la que se reunieron  destacados expositores internacionales y referentes locales, bajo el lema “La vida y la familia ante los desafíos de la cultura actual”. La eucaristía se desarrolló en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de la ciudad.

“Con la celebración de esta Santa Misa, culminan estas II Jornadas Marplatenses por la Vida y la Familia. Nunca más oportunas, considerando el momento especial que atraviesa nuestra patria. Está en juego nuestra identidad como pueblo, pues se intenta un cambio radical de los cimientos sobre los cuales se construye la convivencia en sociedad” expresó Monseñor Marino en su homilía.

El Obispo resaltó que las lecturas de este domingo, servían de referencia orientadora para el tema de las Jornadas sobre la vida y la familia ya que en las mismas se hablaba sobre el matrimonio. “Qué diferente es esta visión comparada con la forzada teoría sobre el matrimonio como ‘construcción cultural’. Asistimos a una inversión de los términos: lo que es naturaleza -varón y mujer los creó- es presentado como resultado de una cambiante adaptación cultural. Y lo que es artificio conceptual es presentado como lo original del hombre”.

Más adelante el pastor de la Iglesia Católica local, manifestó, “mirando la cultura de occidente, se diría que nunca se ha declamado más la dignidad del hombre y de sus derechos inalienables como en nuestro tiempo. Un verdadero clamor, de suyo positivo, resuena en todas partes en defensa de los derechos humanos. Pero, qué cruel paradoja, cuando el reclamo alcanza su cenit, nos hallamos ante la más sombría contradicción del primero y más fundamental de esos derechos: el derecho a la vida”.

“Magistrados del más alto rango nos instruyen diciendo que la mujer tiene pleno derecho sobre su propio cuerpo. Pero ¿podemos conceder que el embrión es, sin más, una parte del cuerpo de la mujer? ¿No nos demuestra la ciencia que en el óvulo fecundado ya está toda la carga genética que va a caracterizar e individuar de por vida al nuevo ser? Entre el ser humano recién concebido y el hombre adulto no hay diferencia ontológica alguna, sino tan sólo distancia de tiempo y desarrollo de potencialidades. No estamos ante un ser humano en potencia, sino ante la dignidad inviolable de un ser humano en acto”, enfatizó Marino.

“Cuánta razón tenía la Beata Teresa de Calcuta, cuando afirmaba: La amenaza más grande que sufre la paz hoy en día es el aborto. Porque abortar es hacer la guerra al niño. Si aceptamos que una madre puede matar a su hijo, ¿cómo decirles a otros que no se maten? ¿Y qué importancia puede tener la mentira, la calumnia, el robo, la corrupción o el asesinato de un hombre, cuando la sociedad aprueba la muerte de un niño en el seno materno? Abortar equivale a tirar a los niños en un naufragio para que se salven los adultos. En el aborto se aplica la ley del más fuerte”, indicó el Obispo de Mar del Plata, citando las palabras que la Beata de Calcuta dijo en el desayuno anual de oración en el Congreso de los Estados Unidos en 1994.

Por último, con una mirada de esperanza  el prelado concluyó “pero los cristianos no nos quedamos en la denuncia ni en el desaliento. Nuestros encuentros, jornadas y congresos tienen la finalidad de la toma de conciencia en orden al compromiso. Ante la cultura de la muerte nos comprometemos activamente en la promoción de la cultura de la vida. Por eso, como Obispo quiero felicitar y alentar en primer lugar a los organizadores de estas jornadas, y a todas las instituciones que en nuestra diócesis trabajan con gran empeño por la vida en riesgo en sus diversas etapas. La mención de sólo algunas sirva de estímulo para todas: Ain Karem, Manos abiertas y el Hogar Madre de la ternura, Hogar de María, Asdemar, Fundación Conin, y tantas otras”.

Destacados expositores  y  variados paneles

Las II Jornadas Marplatenses por la Vida y la Familia, se desarrollaron en las instalaciones del Colegio San Alberto de la ciudad. Y entre los destacados expositores que participaron estuvieron: Monseñor Juan Claudio Sanahuja, quien integra el grupo encargado de implantar la agenda pro-vida y pro-familia en América Latina. La licenciada ecuatoriana Amparo Medina,  ex guerrillera de izquierda y pro aborto, quien luego se convirtió en católica defensora de la vida, y es actualmente presidente de la Red Pro-Vida de Ecuador. También el Dr. Ricardo Bach de Chazal,  abogado de la Red Federal de Familias de la República Argentina y actual consultor jurídico especializado en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto y el médico Miguel Ángel Soler, co-fundador de la Obra “Corazón y Voluntad” -hogares para niños abandonados- y fundador de “Educación y Familia” Asociación Civil sin Fines de Lucro.

Asimismo se desarrollaron interesantes paneles, sobre la vida en riesgo, la familia y la educación, los medios de comunicación, las adicciones, la ciencia y la vida. En ellos participaron destacados profesionales de la medicina, como el Dr. Eduardo Castelnovo, la Dra. Julia Elbaba, también periodistas reconocidos como Oscar Lardizábal, Pablo Salgado, Juan Pablo Uriona y Rubén Suárez y representantes de organizaciones locales como Ain Karem, Manos Abiertas, el Hogar de María, Fundación Conin, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*