Información General

El juez Hooft habría sufrido un ACV durante la jornada de ayer

 

s_100065_3564_PedroCornelioHOOFT1Rr

Mientras se lleva adelante el juicio al juez Pedro Federico Hooft por incumplimientos de sus deberes durante la Dictadura Militar, allegados al magistrado aseveraron que habría sufrido una descompensación donde después se pudo confirmar que fue un ACV, según informó Infojus.

En el día de ayer una de las testigos Marta García, lo comprometió con su relato ante el tribunal en medio de un clima tenso donde la testigo señaló que el juez le dio la espalda cuando le pidió ayuda.

Candelero durante el testimonio aportó datos a través de documentos, como el habeas corpus que presentó en su momento su suegro Nicolás Candeloro, no solo por ella sino también por su esposo.

Fuentes que se dieron cita en el lugar manifestaron que luego de la jornada de ayer Hooft tropezó con un escalón cuando se retiraba de la Suprema Corte. El juez acompañado por su familia y el grupo de abogados lo atendidó en todo momento y le costaba trasladarse.

Según la agencia Infojus habría sufrido un ACV en ese momento, que se agravó con el correr de las horas según manifestaron familiares.

La Corte por su parte no confirmó aun, si el juicio se podría llegar a suspenderse en el caso que el juez no este presente en el recinto.

Asimismo el abogado defensor Héctor Fernández le aseguró a la agencia Télam que “el magistrado fue trasladado a un centro asistencial platense debido a un pico de estrés muy fuerte”.

Los familiares aclararon una vez trascendida la noticia que La Defensa del Juez Hooft ya informó al Jurado de Enjuiciamiento de la internación del magistrado y le solicitó al Tribunal que designe un médico oficial para constatar su estado de salud”.

Agregando que “no solicitó ni solicitará la postergación o suspensión del Jury. Por el contrario, anhela que continúe su labor para que se resuelva el proceso de acuerdo con la verdad y la justicia”.

 

 

15 Comentarios

  1. SRES. DE MDPHOY.COM

    Me tomo el atrevimiento de trascribir un comentario efectuado por un lector en otro diario digital marplatense. Ocurre que los términos y datos aportados en ese comentario coinciden con los que yo pensaba hacerles llegar a Uds., palabra más, palabra menos.
    Su contenido es impactante:

    Ser honesto en este país, muchas veces, puede tener un precio muy alto que pagar, es así como el juez Pedro Hooft y su familia están viviendo hace años una persecución mafiosa por parte del poder político/judicial. No siempre los anuncios políticos tienen un correlato con la realidad.
    Mientras por un lado se combate la trata de personas, el mismo poder político esconde bajo la alfombra hechos que lo salpican. Esto se ha visto recientemente en Tucumán, con una gran cobertura mediática; algo similar pasó en Mar del Plata y parece que el juez Hooft descubrió algo que incomodó al poder político, al punto de querer su cabeza, al mejor estilo de la mafia.
    El juez Pedro Hooft llevaba adelante una causa que investigaba la desaparición de una treintena de prostitutas en la ciudad de Mar del Plata. César Sivo y otros abogados de su estudio defendían a jerárquicos de la policía y del Poder Judicial que resultaban implicados en la trata de personas. El ejemplo es el fiscal García Berro, cuyo coche estaba involucrado en la desaparición de Verónica Chávez.
    Una salida rápida de hacer creer que existía un asesino serial apodado “el loco de la ruta” era mucho más funcional para ellos, y mantenía en secreto las conexiones entre las prostitutas muertas y los entramados que Hooft trataba de investigar.
    Pero ésa no fue la única causa que generó el odio al magistrado: cuando Hooft acusó a la policía de torturar mujeres en la comisaría, el juez federal Roberto Falcone afirmó: “El juez se vale de la nefasta muletilla de los derechos humanos”.

    Sivo estaba acompañado por los abogados de su estudio Fernanda Di Clemente y Gustavo Marceillac, y con ellos anticipó sus propósitos de venganza, manifestándole a los instructores: “… la revancha no es con ustedes. La revancha es con el de allá…”, señalando en dirección al despacho del juez Hooft. Todo lo expuesto está documentado con declaraciones testimoniales de los instructores judiciales de la SCBA en el expediente.
    Por lo visto Cesar Sivo, tiene un asunto personal con el juez Pedro Hooft y sería así: Cesar Sivo era secretario en un juzgado que subrogaba el Juez Hooft; el magistrado detectó y le comprobó algunas irregularidades y le hizo un sumario administrativo, por lo que Sivo renunció para que no lo echaran.

    En el período de la investigación de los tres casos de “mujeres desaparecidas”, se fueron sucediendo distintas denuncias penales contra el juez Hooft en las que interactuaban como denunciantes, patrocinantes o testigos, el propio abogado Sivo y otros integrantes de su estudio. Todas ellas fueron rechazadas por resoluciones firmes por inexistencia de delito.

    Se trataba de denuncias penales que aparecerían luego como “actos preparatorios” para los pedidos de jury contra el juez Pedro Hooft. Es así que en 2006, el mismo abogado Sivo solicitó audiencia por escrito al fiscal general del Departamento Judicial de Mar del Plata, Fernández Garello, haciendo mención a “pedido de jury ya en trámite”. En la oportunidad, se le hizo saber al fiscal general que “… a la brevedad será presentado un pedido que se vincula con la actividad colaboracionista de ese juez durante la dictadura militar, y las tres causas serán ofrecidas como prueba…”.

    Todos saben, a ciencia cierta, que se trata del pase de factura de Sivo y su gente porque Hooft dejó al descubierto a sus clientes con un tema del que “no se habla”. De las prostitutas no se habla. De que los poderosos que consumen prostitución de cualquier tipo, no se habla.
    Kishimoto, aceptó haber sido presionado por otros fiscales y funcionarios judiciales para presentar la elevación al juicio de una causa “armada” por varios abogados de la ciudad, fundamentalmente César Sivo, Natalia Massineo y Fernanda Di Clemente.
    Se sabe a voces en los pasillos del edificio de tribunales que la causa iniciada contra el juez Pedro Hooft es una venganza personal iniciada por el abogado César Sivo, e impulsada por el fiscal general ante la Cámara Federal de Apelaciones, Daniel Adler.

    Cuando la Justicia y la política se mezclan con la mafia, funcionarios honestos corren peligro. Cuando jueces honestos se cruzan con estos entramados mafiosos, personas honestas también corren peligro… Nosotros.

    Sergio Romanelli

  2. Gracias Sergio por los comentarios.

  3. Quien tenga tiempo para leer los centenares de pruebas a favor de Hooft y que la jauría judicial mafiosa ya ha desestimado, lo invito a bajar este blog:
    http://hooft-la-verdadera-historia.blogspot.com.ar/

  4. Gracias Néstor como siempre.

  5. HE LEIDO LOS COMENTARIOS QUE SOBRE ESTE SUCESO PUBLICA EL DIARIO DIGITAL 0223 Y ME SIENTO INDIGNADA.
    SUS LECTORES CELEBRAN CON FELICIDAD EL PROBLEMA DE SALUD DE HOOFT Y LO TRATAN DE ASESINO,DE GENOCIDA, DESEANDOLE TODA CLASE DE SUFRIMIENTOS.
    EL ASCO QUE SIENTO POR TANTA IGNORANCIA, TANTO FANATISMO, ME IMPIDEN SUMAR MI COMENTARIO A ESE MEDIO, QUE PERMANENTEMENTE SE OCUPA DE ALABAR AL ABOGADO SIVO Y DENOSTAR AL JUEZ MAS HONESTO QUE HA TENIDO MAR DEL PLATA.

  6. Gracias María Julia por el comentario.

  7. Este Sivo es el mismo abogado que le arruinó la vida y la profesión a una persona excelente y uno de los mejores médicos pediatras del país, el Dr. Casatti.
    Sivo le fabricó una causa por supuesta mala praxis y abandono de persona, porque siendo él director de la clínica Colón concurrió una mujer con una infección originada por un aborto clandestino. La mujer se internó y al poco tiempo se fugó de la clínica, negándose a todo tipo de tratamiento.
    Tiempo después murió, y Sivo fue querellante en representación de la familia de la mujer.
    Las pruebas “contundentes” que presentó fueron una sarta de mentiras y falsedades, donde abundaron los falsos testimonios y elementos probatorios adulterados.
    El sufrimiento, indignación y angustia que sufrió ese buen profesional y bellísima persona le causaron un derrame cerebral.
    Años después, la “celeridad” de nuestra Justicia hizo que Casatti fuera sobreseído, pero nunca más pudo ejercer la profesión que tanto amaba, debido a las secuelas del ACV sufrido.
    Lo de Hooft es una fotocopia de ese indignante caso.

  8. Gracias Gonzálo por el comentario.

  9. La realidad es que el doctor Hooft, sin perjuicio de lo que se lo acusa, en muchas oportunidades se valió de causas sin mérito suficiente y detuvo, arruinandole la vida,a cientos de funcionarios policiales, sólo por el hecho de sentir, como decía el, asco por las fuerzas de seguridad. Trabaje muy cerca del Dr Hooft y en su círculo íntimo lo aseguraba y puntualizaba permanentemente el odio hacia el uniforme policial, ello basado en una mala experiencia familiar con un policía de su confianza que, mantuvo una relación personal con su esposa. Muy triste escuchar como es defendido este hombre que le arruinó la vida a mucha gente,algunos de los cuales no pueden defenderse porque hoy no están entre nosotros. Sera Justicia.

  10. Gracias Claudio por el comentario.

  11. Tantas contradicciones me confunden.
    ¿No era Hooft el aliado de los uniformados del Ejército y la Policía?
    Ahora resulta que odiaba a la policía y a los uniformes.
    ¿Cuál policía? ¿La del robo de combustible en el Comando Radioeléctrico? ¿La policía que torturaba a presos políticos? ¿La policía metida en chanchullos y coimas? ¿La policía que se quedaba con los valores recuperados de los asaltos? ¿La policía que asesinó a un empleado gráfico del diario La Capital para robarle el sueldo que recién había cobrado? ¿La policía que en estado de ebriedad cometía todo tipo de abuso de autoridad?
    ¿Claudio será uno de esos que deshonraron el uniforme?
    Claudio dice estar triste porque se defiende la bien probada honorabilidad de Hooft.
    Sepa Claudio, para su consuelo, que muchos de los cuales Hooft arruinó su vida hoy están en el banquillo de los acusadores.
    ¿Será Justicia?

  12. Cuanta bajeza, por Dios!!!
    Como si estuviéramos en un programa chimentero de Rial o Ventura, hablar de la vida privada de una persona.
    Ese rumor de la infidelidad de la esposa del juez lo inventaron en la comisaria 4ta. en represalia por los procedimientos de Hooft contra funcionarios policiales.
    Lo mismo que hicieron en tribunales en represalia por las investigaciones de hooft contra jueces y abogados corruptos. De tribunales surgió la absurda versión de los vínculos de Hooft con la dictadura.
    Dos conductas típicas de gente de baja calaña, rumores lanzados por despecho, odio, revanchismo y venganza.
    A lo que puede llegar el ser humano!!!
    Y esa gentuza imparte “justicia”!!!
    En manos de quienes estamos???

  13. Gracias por el comentario Julio.

  14. He seguido el tema por internet y descubro que todos los diarios del interior del país van relatando los pormenores de este jury siguiendo el texto de los cables que les envía la agencia kirchnerista Telam.
    En todos esos diarios encabezan las notas con títulos como “Hooft cada vez mas comprometido”, “Contundentes testimonios de los testigos complican cada vez mas a Hooft”, etc. etc.
    Por otra parte, un diario digital de Mar del plata informa todo lo contrario: que hasta ahora los testimonios son contradictorios, que la defensa de Hooft pidió se procese a esos testigos por falso testimonio y comentarios por el estilo.
    Dos versiones distintas. Dos relatos diferentes.
    Yo me pregunto por que los medios marplatenses independientes no han destacado cronistas en ese juicio para que los lectores, radioescuchas o televidentes sepamos la verdad.
    Mucha gente, informada por la reproducción de los cables Telam, esta opinando bajo la influencia de una de las partes y cree que es tanta y abrumadora la cantidad de pruebas contra el cuestionado juez que anticipa ya el veredicto de culpabilidad y condena máxima.
    En el supuesto caso (difícil diría yo) de que el tribunal hallare inocente a Hooft, muchos aullarán con alaridos histéricos y hablaran de otro increíble fallo judicial que sobresee a un genocida.

  15. Gracias Sergio por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*