Destacado, Política

“El hijo de puta del sombrero”

“Haz lo que yo digo, más no lo que yo hago”. Aumentó los impuestos, algunos en forma sideral y desproporcionada y ahora pide que los servicios turísticos del próximo verano, se incrementen lo menos posible. ¿Qué sean inferiores al crecimiento de intereses punitorios y resarcitorios que dispuso la AFIP? ¿Menores a los aumentos de los artículos de la canasta familiar? ¿Qué no se acerquen a los porcentajes aplicados a los campos bonaerenses?

Incurable este Daniel Scioli: pese al hostigamiento del  gobierno central, bien pregonado para que se enteraran en todo el país,  y de Mariotto, su vice,  en las mismas narices, optó por designar  administrador del Puerto de Mar del Plata, a uno de los paladines del derroche del presupuesto bonaerense  y gran contribuyente al descalabro financiero que pusieron  los números en rojo y agotaron hasta  las partidas, asignadas a sueldos y aguinaldos del personal administrativo del del primer estado argentino. Cuando la cosa se ponía peluda, pudo pagar por la limosna graciosamente concedida por la doctora Cristina, después de hacerlo mendigar y humillarse.

Iriart, al que le dicen “Manino”, llegó a la política de la nada desdeñable posición de ser Director de Subsidios, integró una lista sábana que le permitió presidir la Comisión de Puertos de la Cámara de Diputados de la Provincia, constituyó en Mar del Plata una especie de ONG (CEFIL) que recibió gran ayuda económica del gobierno bonaerense.

No solo eso: cualquier que concurra al chalet alquilado, en Belgrano casi Salta,  se sorprenderá por la cantidad de personal;  la pregunta salta espontánea:  ¡Cuánto pagarán en salarios! Muy poco: la mayoría de esas personas, al servicio de la dependencia “sciolista, cobra sueldos  en ministerios, direcciones, secretarías, etc del gobierno provincial; no son “ñoquis”, porque trabajan, aunque el Estado, bah, todos nosotros,  les paga para otras funciones; también lucen el clásico uniforme naranja de los seguidores del gobernador, que, obvio, se confeccionan con nuestra platita, birlada a otros necesidades básicas. También los moviliza así ataviados a ciudades vecinas, como a Tandil cuando Scioli  puso un marcha un tren que el sacerdote que lo bendijo, enfatizó en el acto religioso que la bendición era sólo válida hasta los 60 km/hora, a más velocidad no se hacía cargo de su señal de la cruz a la locomotora.

Lo que si hay que reconocer es que el flamante funcionario tiene algunos conocimientos en el Puerto: sus compañeros legisladores aseguran que una vez lo vieron comiendo, con gran apetito,  mariscos en la banquina y otra  descubrió la ciudad desde el  mar  navegando en el Anamora.

Seguramente reflotará el viejo proyecto de traer grandes cruceros a Mar del Plata, caballito de batalla, mancado y  boqueando,  después de los viajes realizados por todo el planeta y las consiguientes promesas de los últimos popes de la Administración: Mario Dell Olio y el recientemente desaparecido Eduardo Pezatti, con la invalorable orden y supervisión del Virrey y  Primer Adelantado  (tan adelantado que hace años  está en orsay), de  Mar del Plata y de ese señorito de los ojitos claros,  especie de Sancho Panza,  que refrenda  las órdenes recibidas.

Además de CEFIL, el personaje que nos ocupa, tuvo a su cargo organizar  actos presididos por Karina Rabollini, esposa del gobernador y presidenta de la Fundación del Banco de la Provincia de Buenos Aires, donde se entregaron subsidios, subvenciones y otros obsequios

Incurable este motonauta que todavía no comprendió  que hizo el milagro de hundir la pujante actividad teatral y musical veraniega de Mar del Plata, creando una competencia desleal, algunos veces con números de baja estopa, gastando dineros que serían imprescindibles en hospitales, escuelas, e instituciones sociales que siguen perdiendo calidad, a abaratando los servicios, en desmedro de la salud y la mente de miles de argentinitos.

Es tanta la caída de rentabilidad de los espectáculos artísticos veraniegos que el mismísimo Carlos Rottemberg, titular de la asociación que nuclea a los productores y uno de los hombres que más sabe de este mettier, públicamente confesó sus temores porque varias de las principales salas, contrariamente a lo que venía sucediendo en los últimos 20 años, todavía no fueron arrendadas. Al parecer la llamada “Capital del Espectáculo” sufre increíble derrota con la localidad de Carlos Paz, en Córdoba.

En las últimas temporadas el motonauta, contrató artistas del gusto de su hija y de Karina, su esposa; después de ver los “bordereaux” del Teatro Auditorium,  se puede afirmar que no tienen el mismo paladar del pueblo: para no mostrar la sala vacía del teatro Auditórium, donde actuó uno de esos artistas, se regalaron, todos los días, decenas de entradas; y lo mismo había claros…

Sin embargo — las funciones de la sala oficial y los espectáculos al aire libre  si fueron gran negocio, entre ellos el publicitario,  para el Adelantado Virrey, que cobró por el alquiler del anfiteatro que funciona en calles pertenecientes al  Estado. Esa política sciolista ocasionó quebrantos a  empresarios que jugaron su dinero en aras de una buena temporada artística en Mar del Plata …

Incorregible este muchacho que dejó la lancha y se recibió de político en la escuelita del ”turco” innombrable y malhadado. Ahora, quizás para seguir satisfaciendo  gustos de sus seres queridos, hizo una jugada  a tres bandas: (autosatisfacerse como”cholulo”, complacer a su elegante esposa e intentar congraciarse con la Mandamás Cristina, contratando artistas afines al relato, como son Pablo Echarri y Florencia Peña.

La noticia publicada en el diario oficial y oficialista, dice que el gobierno de Scioli convino con el actor y empresario que “más de mil jubilados por semana puedan asistir de manera gratuita a ver la obra  que se ofrecerá en el Auditórium.

Es posible que esto se haya decidido en el seno del hogar de la gobernación  sin pensar en compulsas, licitaciones o cosas engorrosas que exige la burocracia bonaerense.

¿Qué dirá Carlos Rottemberg?

¿Qué opinarán los empresarios que se juegan sus morlacos en el verano marplatense’

¿Qué dirá la Doctora Cristina cuando otra vez le pida fondos para pagar sueldos y a proveedores que cortan los servicios?

No hubiera sido mejor, más equitativo y de mayor provecho para los jubilados, que esas mil entradas gratuitas, se hubieran distribuidos entre con otros elencos teatrales que vienen a trabajar en Mar del Plata?

La obra que Pablo Echarri ofrecerá en el teatro Auditórium, lleva por título: “El hijo de Puta del Sombrero”.

Un comentario

  1. Increible nuestro pueblo que vota peronistas desde el87 en la provincia de Buenos Aires y no se hace cargo de lo que nos pasa y de como estamos.Increible que comer y pasar un dia en Mardel o gesell salga mas caro ( mas del doble) que en Paris,Roma o Miami aunque las clases populares no puedan ir a esos lugares( los amigos Scioli si).Increible que este gobernador arrodillado hable como si el no fuera parte del problema.Los incorregibles somos los Argentinos que no nos cansamos de fracasar a costa de no aprender nada.El ruido de unas cacerolas no nos va a hacer cambiar nuestra cultura de la improductividad,la vagancia,la viveza .Vamos camino a otro precipicio,este mas profundo aun,espero que despues no le echemos la culpa a algún boludo que por hacerse cargo le explote la bomba en la mano.Buena nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*