Deportes

El equipo marplatense viaja para afrontar el reinicio de la Liga Argentina de Vóleibol

El plantel “naranja y negro” retornó este lunes por la tarde a las prácticas tras el receso de fin de año, en una única sesión de entrenamientos con pelota en el estadio de Once Unidos, con la ausencia del central Gastón Tissera, quien se operó de la vista y se reintegrará al equipo el domingo 8.

Para BAU su próximo compromiso como local será recién el jueves 12, cuando reciba a MSM Bella Vista, en Once Unidos, en el nuevo horario de las 21.30.

Precisamente, para ese retorno al escenario de Parque Luro está prevista una velada muy especial para los fanáticos del equipo marplatense, ya que esa noche se entregarán los premios a los ganadores de la nueva campaña en la red social Facebook. La iniciativa consiste en que los tres usuarios que sugieran más amigos desde ahora y hasta el mismo jueves 12, recibirán sendas camisetas originales de Marcos Milinkovic. El sitio en Facebook (BAU Voley) ha recibido, a causa de este beneficio exclusivo, un notorio incremento de visitas.

BAU entrena este martes en doble turno, y este miércoles bien temprano por la mañana, a las 7.30, emprenderá el viaje hacia Bolívar. La excursión continuará el próximo sábado, en Neuquén, cuando Buenos Aires Unidos visite a Gigantes del Sur. Para el partido del jueves en Bolívar, la organización de BAU fletará un micro que partirá a las 14 y retornará a Mar del Plata apenas concluido el encuentro.

Despedida con fútbol y cena

Tal como había sucedido el año pasado, el cierre del año calendario para el plantel de BAU unió fútbol y cena. En el aspecto deportivo, la rivalidad entre juveniles y mayores, que cada lunes se enfrentan “a cara de perro” en la apertura del entrenamiento, se trasladó a una cancha mayor, de césped sintético, en el mismo predio de Once Unidos.

Allí, los juveniles se impusieron 7 a 5, al cabo de un partido en el que no faltaron los reclamos y protestas, como era de esperar. A diferencia del año anterior, esta vez no hubo árbitro (en 2010, esa función le correspondió a Guillermo García, quien estaba lesionado), y por momentos se pareció más un partido de truco que de fútbol. Por la noche, en instalaciones del hotel República, el plantel y algunos familiares se reunieron en una cena íntima para despedir un año 2011 “con sensaciones ambivalentes”, como lo definió el propio Kantor a la hora del brindis, donde se renovó el compromiso por seguir creciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*