Carta de Lectores

El diario La Capital continúa camuflando avisos de oferta sexual

ImageProxy.mvc

Chantal Stevens, coordinadora de la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación remitió el informe requerido por la Comisión de Derechos Humanos del HCD, que preside el edil de Acción Marplatense Javier Woollands, poniendo en conocimiento de los ediles que  los avisos publicados, en contravención al Decreto 936/11, en el Diario La Capital de Mar del Plata, han dado origen al inicio de tres expedientes, y que también intimó al semanario “DE TODO”.

En el marco del primer expediente, cuyo número es S04:0064795/2011,  con fecha 19 de octubre de 2011, dicha Oficina labró el Acta Nº15/11, mediante la cual intimó al diario perteneciente al imperio mediato del poderosos empresario lugareño Florencio Aldrey Iglesias a cesar en la práctica vedada. Con posterioridad a dicha intimación el diario La Capital dejó de publicar los avisos por los cuales había sido intimado, pero volvió a las andadas, motivando la formación del segundo expediente, que lleva el número S04 0045849/2012, y en el que consta que la Oficina de Monitoreo labró, con fecha 07 de septiembre de 2012, el Acta Nº 41/12,  mediante lo cual lo intimó nuevamente a cesar con la práctica vedada. No obstante ello, ante la verificación de un nuevo incumplimiento, el 19 de abril de 2013 se labró el Acta de constatación Nº 13/13; y finalmente, el 8 de agosto del mismo año el organismo estatal dictó la Disposición Nº 08/13 mediante la cual le aplicó  una sanción con Apercibimiento, que fue recurrida mediante recurso de reconsideración con jerárquico en subsidio, esto es, el órgano que rechace la reconsideración tiene la obligación de elevar las actuaciones al organismo superior en jerarquía para que se expida al respecto.

Y como no hay dos sin tres, al segundo se le sumó la formación de un tercer expediente, que quedo registrado bajo el número S04:S04:0023578/ 2013, en cuyo marco la Oficina de Monitereo labró, con fecha 23 de mayo de 2013, el Acta Nº17/13, mediante la cual reiteró la intimación al medio gráfico “La Capital y, al verificar un nuevo incumplimiento, el 27 de septiembre de 2013, se labró el Acta de constatación Nº29/13.

Asimismo la  coordinadora de la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual hace saber a los ediles que dicho organismo ha intimado, en ese mismo sentido, al semanario “DE TODO”,  mediante Acta Nº 03/2014 de fecha 27 de febrero de 2014 ( Expediente Nº S04: 0008551/2014) por la publicación de avisos que haciendo explícita o implícita referencia a la solicitud de personas tienen por fin último destinarlas a la promoción de la oferta sexual, así como mediante Acta Nº 04/2014 de fecha 27 de febrero de 2014 ( Expediente Nº S04: 0007700/2014) por la publicación de avisos que haciendo referencia a actividades lícitas resultan engañosos, teniendo por fin último la promoción de la oferta sexual.

El informe al que tuvo acceso este medio, antes de que sea tratado el próximo jueves en la Comisión de Derechos Humanos, consigna, también, que el diario La Capital “solía publicar un promedio de 75 avisos diarios divididos en tres rubros: Rubro 37, Profesionales; Rubro 38, Masajes Terapéuticos y Rubro 39, Solos y Solas. Gracias a las sanciones impuestas por esta Oficina, el medio gráfico en cuestión fue cesando en la publicación de alguno de aquellos rubros, disminuyendo la cantidad de avisos publicados y modificando su redacción para eliminar la mayor cantidad de indicadores posibles. Así fue como La Capital de Mar del Plata de Editorial La Capital S.A. fue mutando la redacción de los avisos. De las expresiones discriminatorias hacia las mujeres, las cuales eran utilizadas con anterioridad al dictado del Decreto 936/11, se pasó a las de “masajistas matriculadas”, “masajes descontracturantes”, “antiestress”, “masajes relax”, “masajes sedativos” y “masajista femenina”, expresiones estas que no lograron esconder los verdaderos fines que mediante ellos se perseguí, los cuales eran iguales a aquellos que tenían lugar mediante los avisos explícitos.

Y reporta que en la actualidad “el diario bajo estudio sólo publica avisos en presunta infracción al Decreto 936/11, en el Rubro 37.Pese a lo anteriormente informado, la OM continúa trabajando para que el diario “La Capital” cese en la publicación de avisos en presunta infracción, resultando dicha comprobación cada día más ardua si se tiene en cuenta que cada vez se torna más difícil poder vincular los números telefónicos publicados con páginas de internet de promoción de la oferta sexual así como con folletos fijados en la vía pública, vinculaciones que nos resultan indispensables para poder confirmar que esos avisos tienen por fin la promoción de la oferta sexual”.

En el año 2008, el Concejo Deliberante, mediante la Resolución 2512, adhirió a “la declaración suscripta por importantes instituciones y vecinos de la ciudad, referida a actividades de publicidad y promoción de oferta sexual que contribuyen a promover y facilitar la prostitución y explotación sexual de las personas…”.Dicha Declaración que  apuntaba, fundamentalmente, a limitar la promoción de oferta sexual, contó con la adhesión del propio Intendente Municipal, Gustavo Pulti, que, por entonces, adhirió como concejal. Y en función de que, desde el Estado Municipal, se diese señales claras de posicionamiento frente al tema, agotando toda vía posible que minimice, obstaculice y tienda a eliminar la publicidad de oferta sexual en la ciudad, en el año 2010, el a la sazón concejal Carlos Katz elevó un proyecto de ordenanza, que dio origen al expediente 2189-CJA-2010, archivado el 30 de marzo de 2012, que establecía que “la Municipalidad del Partido de General Pueyrredón no contratará la difusión de publicidad ni propaganda oficial, en ningún medio de comunicación local o nacional, que entre sus contenidos cuente con avisos de oferta sexual.”

La malograda iniciativa del ex concejal Katz, que en buen romance implicaba cerrar el grifo de la publicidad oficial nada más ni nada menos que al diario de Don Florencio, fue adjuntada como antecedente al expediente 2076-FV-2013, por el cual ahora el concejal kirchnerista Marcos Gutiérrez, es quien vuelve a la carga, esta vez, para solicitar al Cuerpo Deliberativo que se pronuncie, a través de una resolución, expresando repudio al incumplimiento del Decreto 936/ y a las publicaciones de oferta sexual realizadas por el diario “La Capital”.

En la reunión del 20 de marzo último, la Comisión de Derechos Humanos del HCD resolvió darle moción de preferencia a este urticante expediente para ser tratado en el plenario, subordinando su tratamiento a la llegada del informe de la Oficina de Monitoreo, que ahora deja, tanto al bloque oficialista como a aquellos ediles a quienes el solo hecho de tener en sus manos un expediente que pueda fastidiar a Don Florencio les provoca escalofríos, sin excusas plausibles para dilatar su aprobación, en la próxima sesión del jueves 29, tal como, también, hace un par de meses, se había acordado en comisión.

Roberto Latino Rodríguez

2 Comentarios

  1. Pregunto: ¿está prohibida la prostitución en nuestro país? De ser así, el diario incurre en falta.
    De no ser así, se coarta el derecho de las prostitutas a ofertar sus servicios.
    Por otra parte, se mezclan el tema de la trata con la actividad de quienes voluntariamente ejercen ese tipo de comercio.
    Dos o tres chicas dedicadas a dicha actividad alquilan un departamento y publican un aviso en el diario. En este caso ¿cómo se tipifica el presunto “delito”?
    En otro caso, esas mismas chicas anuncian su metodología de efectuar visitas a domicilio.
    Si eso es delito, ¿es preferible que esas chicas se exhiban en la vía pública, expuestas a toda clase de degenerados (recordar al loco de la ruta), asaltantes y uniformados extorsionadores?
    En estos días observo una extraña ensalada donde se mezclan el delito de trata (mujeres forzadas a ejercer la prostitución, maltratadas, drogadas, encerradas y con sus documentos retenidos) con el libre ejercicio de una actividad que, en teoría, no estaría penada por la ley.

  2. Gracias Nestor por el comentario.