Política

El día en el que Pulti tocó para La Mancha de Rolando

Mdphoy-012-Caricatura-Pulti-Boudou

 Pulti no puede mirar para otro lado. Lo de Ciccone para Boudou es un vuelto. Ha manejado cobro de comisiones, porcentajes de miles de millones en dólares, en operaciones de la deuda externa, canje de bonos  desde la ANSES, el Ministerio de Economía y la vice presidencia de la Nación, el problema es que lo descubrieron cuando quiso comprar la máquina de hacer billetes, habilitado por Néstor Kirchner.

Momentáneamente, Baragiola extendió su licencia médica, que no la aleja del ojo de la tormenta. Transparencia, ética, moralidad, son calificativos que se han echado a rodar alegremente, derivados del caso surgido con la cámara oculta en el Sindicato de Choferes Camioneros.

No superada ni mucho menos,  la monstruosidad del affaire Belmonte, en concomitancia con el gobierno de Gustavo Pulti, aflora en la agenda política una comisión investigadora, que ya ha tenido sus deserciones, y cuya efectividad se desvanece con el correr de los días.

Desde que el intendente Pulti, asumió como gravosa la conducta de Baragiola, quedó con los dedos marcados, la intencionalidad política del embate de Acción Marplatense. Hay voceros del oficialismo que despiertan serias sospechas,  su liderazgo político ya no representa a los marplatenses, como quedó demostrado en las últimas elecciones legislativas, en las cuales perdieron 70.000 votos y sólo renovó 2 de 7 concejales.

Pulti en un “acting” político intentó “reflotar” (de alguna forma hay que llamarla) a la Juventud de Acción Marplatense, pero todos los que salen en la foto están de espaldas o mirando para abajo, es como sentir vergüenza. Circula un dato, sobre que está saturado el servicio de examen preocupacional en la Municipalidad, ya que sería incesante el ingreso de personal a la planta de la comuna.

En este fárrago, una vez más, hay que rescatar la coherencia de Agrupación Atlántica. Tanto el doctor Arroyo, como el contador José Cano, mantienen una línea ajustada al funcionamiento de las instituciones, sin caer en oportunismos ni en actos de demagogia, que les resultaría más fácil.

Van al grano de la gestión, por ejemplo, en muchos casos siendo didactas, y hasta anticipando situaciones delicadas, como la gravedad de la situación financiera de la municipalidad, que se ha convertido en un frágil estado económico, ya que no cubre sus gastos con lo que recauda por diversos conceptos. Piden declarar la emergencia económica.

En el paquete de los veletas (como lo definen sus viejos amigos y conocidos correligionarios) se metió el empresario Emiliano Giri, desvelado por lo negocios de la política y no por defender los intereses de la gente. Es un modelo de la política patrón, que terminará accediendo una banca, por su capacidad de compra,  como lo hizo Francisco De Narváez, o a través de una práctica rentada con fondos públicos como “Pepe” Scioli.

¿Quién mantiene económicamente una campaña? Y luego ¿Cómo se recupera? Precisamente, ese fue el punto al que entró de lleno en el debate del recinto, el concejal de la UCR, Maximiliano Abad. Curiosamente, ninguno de los 22 concejales restantes, volvió sobre el tema, cuando era la cuestión de fondo, en la sesión que intentó remover a Baragiola de la Presidencia del HCD:

Giri, intentó definir la miseria política y la hipocresía, de la clase a la cual pertenece, luego de haber participado, de la distribución de las copias del video editado de los camioneros, junto a Martín Sánchez (un hombre de Eva Moyano). Ambos, Giri y Sánchez, compartieron como candidatos la lista nº 51 de Hugo Moyano, Unidos por la Libertad y el Trabajo. Posiblemente, Giri haya especulado, con la probabilidad de que Vilma Baragiola llegue a la intendencia, lo cual es una puerta abierta a los negocios con el Estado, un filón deslumbrante, por su vínculo comercial con las contrataciones de la Municipalidad.  Está bueno eso de la hipocresía y la miseria política, pero cuando no se la práctica.

Otro que sacó número de la mesa servida de la kermesse, fue otro empresario, esta vez del rubro artístico y alfil de Sergio Massa en la ciudad. Javier Faroni pasó del conventillo de la farándula al puterío de la política (donde no todos son lo mismo), pero salió mal en la foto. Lo pescaron relacionado con una campaña de afiches de agravios a Baragiola. Quien aparecía como una figura nueva, transformadora, que oxigenaba a los equipos del intendente de Tigre en la ciudad, rápidamente entró en la misma metodología del ex “Gordo” Juan.

Por decreto, en nombre de todos los marplatenses, el intendente Pulti nombró vecino destacado al vice presidente de la Nación, Amado Boudou. Éste ha sido desplazado de hecho de sus funciones. No lo dejaron participar de una reunión en la cual Kicillof, Zannini y Capitanich, informaron sobre la resolución de los fondos buitre, de la que si intervinieron todos los representantes de la oposición parlamentaria.

Boudou se ha convertido en el paradigma de la corrupción en el país. Es sostenido sólo por razones políticas, es por lejos el funcionario más rechazado por la ciudadanía y repudiado por la opinión pública. Convierte a Mar del Plata todo los días en una mala noticia, en las próximas horas lo será a través de su relación con Núñez Carmona, en su presentación judicial.

La causa Baragiola está siendo investigada por la justicia, como producto de una denuncia propia de la UCR. Hubo una cuestión de ámbito y de oportunidad que han dejado a Baragiola, con una exposición suprema, en un acto por lo menos  imprudente desde su investidura. Ahora del circo mediático que ha producido la situación, hay una clara intencionalidad de cobrar un precio político, pero sería hasta saludable que Acción Marplatense y el Frente Para la Victoria, también hagan un “mea culpa” y libren a los marplatenses de la incomodidad de tener como “vecino destacado”, a un funcionario tan cuestionado.

 

Jorge Elías Gómez

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*