Arte y Cultura, Música

El día del salmón

Hits. Calamaro dará su dosis de éxitos este sábado en el polideportivo.
Hits. Calamaro dará su dosis de éxitos este sábado en el polideportivo.

Con entradas casi agotadas, este sábado desde las 21 se presentará en el estadio polideportivo (España y Juan B. Justo) Andrés Calamaro. Para los seguidores locales del cantante será un día histórico: el emblemático “salmón” pisará nuevamente un escenario marplatense tras 13 años de ausencia en la ciudad, y la excusa será On the rock, el disco presentado este año y que lo ha llevado de gira nacional. Pero, teniendo en cuenta las condiciones y la propia esencia calamaresca en el vivo, el concierto será aprovechado para un revival de viejas y queridas canciones.

Trece años, que no son cualquiera. Trece años en los que Calamaro atravesó todas las etapas posibles para un artista: el goce de la venta millonaria de Alta suciedad, el doble Honestidad brutal, el exceso y ostracismo de la etapa “salmón” con disco quíntuple, el éxodo, el regreso, la revalorización del público y de los colegas, los homenajes, los tributos, el encuentro con el tango, el cruce con otro mítico (Lito Nebbia) y la vuelta a la popularidad con lengua. Hasta este disco que retoma algunas esencias y una postura más rockera.

En entrevistas previas, Calamaro ha dicho que todavía no tiene muy pensado el recital de mañana. Un poco es cierto y otro tanto no. A esta altura, un tipo como él ya tiene hits inflamables, que no pueden faltar: y que sirven de bisagra para los momentos claves de cada show. Pero claro, teniendo en cuenta la cantidad de canciones reconocibles, el repertorio suele ser modificado, retocado. La apuesta de Calamaro en vivo es interesante: lengua popular con hits + el cantante de éxitos universales y covers enrevesados (un Marley se puede fusionar con una canción suya) + enciclopedia musical: va por el blues, va por el tango y se estaciona en el rock.

Pero sobre todo teniendo en cuenta estos 13 años de ausencia en la ciudad (aunque hubo una vuelta como compañía de la Bersuit), uno imagina que Calamaro apostará a lo clásico y al golpe emocional. Desde luego que habrá gargantas vírgenes de algunos coritos y estribillos, que en su debut del sábado a la noche se excitarán por demás. Dada la emoción, es muy probable que en el camino algunas gargantas estallen y deban recomponerse. Nadie acusará nada, claro, serán crímenes perfectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*