Destacado, Política

El derrumbe de Boudou y la “Mancha de Marcelo”

Son imprevisibles las consecuencias de las derivaciones del vínculo del vicepresidente de la Nación Amado Boudou, en relación a su participación en la operación Ciccone Calcográfica. Y como no podía ser de otra manera las esquirlas se clavan en su círculo de amigos y adherentes políticos como el secretario de Gobierno arquitecto Marcelo Artime, un clásico como la Mancha de Rolando en la ascendente trepada de Aimé.

Artime encabeza lo que la oposición denomina como el “El club de Fans de Boudou”, y esta híper entusiasmado con el proyecto Veinte20 que sostiene una fundación que integra el ex ministro de Economía. Pero a partir de la investigación a que es sometido por estas horas el vice de CFK, su figura ha caído en desgracia, es inevitable su pérdida de poder y de espacios, a tal punto que muchos de sus colaboradores han debido migrar de sus oficinas en la ANSES, por ejemplo.

Para Artime políticamente, Boudou es un pulmotor. Debe recordarse que el ex presidente del Concejo Deliberante, aceptó ser secretario de Gobierno para pelear por la una línea interna del Frente Para la Victoria, su candidatura a intendente 2015, en una aventura donde últimamente tiene más para perder que para ganar.

Gobierno para Artime es una estructura vacía, no maneja las designaciones, virtualmente no tiene presupuesto, y del área dependen Inspección General, Juzgado de Faltas, Seguridad, Tránsito, Transporte, Estacionamiento Medido, etc. “estás en problemas” le advertiría un amigo que lo estimara un poco. No obstante además de la “Mancha de Rolando” en la última edición de Rock y Arena” participaron Guasones, Catupecu Machu, Los Pericos y Virus. Hasta se animó a organizar en el 2011, un festival de folklore en Mar del Tuyú, con Abel Pintos y Los Alonsitos.
Nuestra colega Emilia Delfino, firma en la edición de dominical de Perfil, una extensa nota dedicada a Boudou y a sus amigos marplatenses, involucrados en hechos que tienen en vilo al gobierno, que lleva como titulo:

La ex de Boudou lo denunció por adulterar el origen de sus bienes
En la causa por divorcio, le imputa al vice el ocultamiento de la
procedencia de un auto y un departamento. La acusación a Núñez
Carmona.

Y su transcripción parcial es la siguiente:
Mientras el fiscal federal Carlos Rívolo evalúa si hay pruebas para iniciar una investigación contra el vicepresidente, Amado Boudou, por los supuestos delitos de “abuso de autoridad, violación de deberes de funcionario público, negociaciones incompatibles y malversación de causales públicos”, la Justicia Civil de Mar del Plata retomó otra causa en la que se indaga si el ex ministro de Economía, en alianza con su socio José María Núñez Carmona –su álter ego, socio y amigo inseparable–, realizó maniobras para ocultar su verdadero patrimonio.

La ex esposa del vice, Daniela Andriuolo, intenta recuperar los bienes gananciales que Boudou le niega. La causa, radicada en el juzgado número 12, tomó un nuevo impulso en diciembre, poco antes de que estallara el escándalo por la supuesta influencia de Boudou y Núñez Carmona para que una empresa a nombre de su amigo belga Alejandro Vandenbroele se quedara con la imprenta
Ciccone Calcográfica para imprimir billetes. La esposa del belga denunció que su marido es “testaferro de Boudou”.

Flojo de papeles. “Truchó papeles por un departamento y un auto”, confiaron allegados de la ex esposa, quien se divorció de Boudou en 1998, luego de separarse tres años antes. No fue hasta hace dos años que Daniela decidió reclamar su parte de los bienes gananciales cuando se enteró que su ex esposo negaba haber estado casado. Le correspondían la mitad del valor de un piso por 400 mil dólares en el centro de Mar del Plata y la mitad del valor de un auto cupé Honda CRX Del Sol color rojo del año ’92 que se había adquirido usado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*