Información General

El Consejo Federal Pesquero autorizó prospectar la zona norte de la Veda de Merluza

atrevido_olas-960x690

Seis buques de la flota comercial operarán durante diez días en la cuadrícula 4159 y la mitad del 4158. De obtenerse resultados favorables, los cuadrantes serán reabiertos.

La posibilidad de limar el extremo norte de la Veda Permanente de Merluza (ZVP) quedó abierta ayer cuando, en principio, el Consejo Federal Pesquero le dio luz verde a una prospección comercial en el área.

Tras haber recibido la propuesta técnica del Inidep, el cuerpo autorizó el ingreso de seis barcos de altura, de similar HP y eslora, los cuales operarán durante diez efectivos desde el próximo viernes 4 de julio en la cuadrícula 4159 y la mitad Oeste de la 4158, hoy vedados.

El objetivo es verificar la presencia de juveniles y las concentraciones de otras especies demersales, como abadejo o mero: “En función de los resultados que pudieran obtenerse, podrá sugerirse la conveniencia de mantener el sector vedado o proceder a una apertura parcial o total del área”, concluyeron desde el instituto.

Los buques a seleccionar deberán contar con observadores, balanza de hasta 50 kilos y un espacio para que el personal científico-técnico trabaje en las estimaciones de la captura total, por especie y de la obtención de la muestra junto a los desembarques.

El pedido de prospección, recordemos, había partido de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (Caipa) y el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (Cepa) en mayo pasado y luego de varios intentos que no encontraron una respuesta favorable.

Por estos días, los barcos disponen de una reducida porción de mar para operar en condiciones de rentabilidad y necesitan recorrer grandes distancias para acceder al caladero, por lo que la reapertura de la zona norpatagónica de la veda ayudaría a reducir el consumo de combustible, la variable clave del negocio.

Los científicos del Inidep se han mostrado celosos de alterar la configuración de la ZVP por entender que en los últimos años le permitió al recurso mejorar sus variables biológicas; sin embargo, ahora mostraron mayor flexibilidad.

“Se ha recomendado evitar cualquier actividad pesquera con redes de arrastre y mantener las actuales dimensiones de veda, (…) sin embargo se pueden contemplar algunos casos en que la especie objetivo tenga un área acotada de distribución que no contemple el área central de la veda patagónica ni la zona de importancia reproductiva para la merluza, preferentemente hacia los límites”, señalaron en el informe remitido al Consejo.

Pescare

Los comentarios están cerrados.