Ciudad, Información General

El BID habla de Mar del Plata en un estudio sobre arbolado urbano

Hace referencia a la relación directa entre la presencia de árboles y los ingresos de sus habitantes. “Es una herramienta más para planificar políticas públicas”, sostiene Santiago Bonifatti

 

Enmarcada en la Plataforma de Ciudades Emergentes y Sostenibles del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la ciudad de Mar del Plata forma parte de un estudio que el Banco llevó adelante y publicó en su web sobre arbolado urbano, a la altura de lo que pasa en consonancia con ciudades como Beijing, Boston, Río de Janeiro y Washington.

 

Al respecto, el titular del Ente Municipalidad de Vialidad (EMVIAL) Santiago Bonifatti explicó que “el hecho de que Mar del Plata haya participado de la plataforma de Ciudades Emergentes y Sostenibles del BID no solo arrojó un Plan de Acción que fue presentado en marzo, sino que también hace que nuestra ciudad tenga la posibilidad de hacer ejercicios comparativos con otras ciudades, no solo de América Latina, también de Europa y del Resto del Mundo, para poder medir indicadores”, agregó.

 

“Se está desarrollando un trabajo de diagnóstico ambiental de Mar del Plata, que incluye un estudio del agua, de su energía, de la mitigación del cambio climático que nuestra ciudad está dando. También es un trabajo sobre el crecimiento de su huella urbana sobre los usos de suelos y en toda esta información que está dentro del Plan de Acción, es posible generar comparaciones con otras ciudades. En particular, con Río de Janeiro, Beijing, Boston y Washington, intentando con algunas preguntas provocativas generar un estudio de arbolado en las ciudades y sus superficies impermeables.”

 

Cabe señalar que en un artículo publicado en el sitio oficial del BID, el coordinador del Programa de Ciudades Emergentes y Sostenibles, Horacio Terraza, sostiene que en determinados centros urbanos, en las zonas de mayor ingreso hay una mayor presencia de árboles.

 

En ese sentido, el funcionario aseguró que “la pregunta refiere a la posibilidad de que los barrios con mayores ingresos sean los más verdes, posean más árboles. En todos parece tener una característica similar: en los barrios de mayores ingresos hay más árboles y más superficies permeables que permiten la absorción de las aguas de lluvia, pero también se está planteando como algo cultural y de información económica”, remarcó.

 

“Y algunas de las primeras conclusiones que aparecen pasan por la necesidad de comprender por qué el municipio debe hacer un esfuerzo mayor en la forestación de las ciudades. En los lugares de menos ingresos, hay más arrendatarios y pocos propietarios, con lo cual quienes alquilan son menos propensos a plantar árboles”, explicó Bonifatti.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*