Ciudad, Información General

El apocalipsis no llegó

Por Dr. Eduardo A. Romanin

Pte. Del PASO-PSA y Sur

 

Como los mejores matrimonios mientras duró el amor el romance se mantuvo muy sólido. Clarín reseñaba de manera optimista la salida de la crisis del 2001 y argumentaba favorablemente en relación a las medidas que el gobierno de Néstor le iba mostrando al país, la profundidad de la unión se vio expresada en la autorización que a fines del mandato de Kichner este otorgó a la fusión de cables que operaban bajo la hegemonía del Grupo Clarín quien pasó a ser de esta manera el mas generoso de los propietarios de la televisión cerrada a lo largo y ancho de Argentina.

Sin embargo, una vez mas aquel pesimista dicho de que lo bueno duro poco comenzó  a emerger en el año 2008 y por razones que solo los protagonistas  conocen el romance se transformó  en un divorcio contradictorio. No hubo  acuerdo ni siquiera en como se repartieron los bienes y se desató en cambio  una guerra sin cuartel en la que “el Diario de los argentinos” pasó a ser dela Corpoy el Gobierno Popular pasó a ser llamado el autoritarismo reinante. No hubo  mediadores ni diagonales que permitieran  acercar las posiciones y, muy por el contrario, Cristina con el apoyo de las fuerzas parlamentarias de centro izquierda logró el dictado dela Leyllamada de medios que inexorablemente debería cambiar el mapa de la radiodifusión argentina.La Leytuvo como origen la legitimidad democrática que le daban sus votantes y como objetivo una tarea pendiente enla Argentinadel siglo pasado: democratizar las comunicaciones.

Ni bien promulgada sin embargo, su articulado mereció un sinnúmero de acciones judiciales, medidas cautelares incluidas, fundamentalmente atacando lo previsto en el art. 161 de dicha norma que disponía la desinversión de aquellos medios concentrados.

Clarín la interpretó como un ataque personal y como tal descalificó ala Leyargumentando que la misma tenia como único objetivo destruir su organización  y provocar que la guerra que se venia llevando a cabo tuviera como único desenlace la puesta de rodillas del grupo y el pedido de clemencia del mismo hacia el gobierno.

El gobierno por su parte transformola Leyde democratización,  en un caballito de batalla en la guerra contra el gran diario argentino y auguró que de una vez por todas se le quebraría la columna vertebral a uno de los mas grandes enemigos que tienela Patria, el grupo Clarín, su novio de antaño.

Así las cosas llegaron ala Cortequien fijo el día 7 de diciembre como fecha culmine para la vigencia de las cautelares que protegen al grupo de los ataques del gobierno. El nuevo Zar del AFSCA Martín Zabatella se sumo a la proclama y anuncio  que a partir del “7D” se iniciaba un nuevo proceso en la democracia argentina comunicacional.

Sin embargo y a pocas horas de cumplirse la fecha convertida en icono de la democracia para algunos y en icono del autoritarismo para otros lo cierto es que el día 7 los grandes problemas de Argentina como país y de su pueblo como habitantes de esta tierra seguirán vigentes.

         Así la inflación, la inseguridad, la pobreza, la dependencia energética y muchos otros problemas que hacen al perfil de Nación de las próximas generaciones, mantendrán su vigencia  y demandarán  respuestas. El  7 D  no es el Apocalipsis y si debiera servir para hacer cierta aquella máxima que me enseñaron en el primer año de Derecho: “Las leyes son hechas para ser cumplidas por todos y para ser aplicadas a todos.” SERÁ JUSTICIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*