Arte y Cultura, Cine

Durante agosto, cine ruso-soviético en el Museo del Mar

Pasaron las grullas. El clásico con el que abre el ciclo de agosto del Museo del Mar.

Como pocas cinematografías en el mundo, su presencia da lugar a debates sobre la estética y la forma. Hablamos del cine ruso-soviético, que durante agosto será centro de una recopilación con cinco películas que se podrán ver en el Museo del Mar (Colón 1114). Grandes obras del cine ruso-soviético es el nombre del ciclo, que comenzará hoy a las 20:15 con Pasaron las grullas.

Dirigida por Mikhail Kalatazov y con los protagónicos de Tatiana Samojlova y Aleksei Batalov, Pasaron las grullas es un relato simbólico para los rusos: ganó la Palma de Oro en Cannes, logró distribución en Estados Unidos a pesar de la guerra fría y fue parte de una apertura cultural posterior a la muerte de Stalin. El film, como muchos de los que se verán este mes, está centrado en la guerra, en este caso desde la perspectiva de la tragedia romántica.

A partir del próximo domingo el ciclo pasará a las 18:30. Ese día se verá La balada del soldado, de Grigori Chujrai y con Vladimir Ivashov y Zhanna Prokhorenko. También ambientada en la Segunda Guerra, se centra en un soldado que al ser condecorado pide como premio que le permitan ir a visitar a su madre, pero en el camino conoce y se enamora de una joven.

El 15, un clásico: La infancia de Iván. Del consagrado Andrei Tarkovski, este film resultó la primera opera prima en ganar el Festival de Venecia. Un niño de 12 años, cuyos padres murieron en la invasión nazi a Rusia trabaja espiando a los alemanes. Para muchos una obra maestra, para otros un film de un excesivo formalismo. A pesar de esto, una pieza imperdible.

Posteriormente el 22 veremos El destino de un hombre, de Sergei Bondarchuk en la dirección y en el protagónico. La guerra y el nazismo se hacen presentes nuevamente, en este film que es el relato de un soldado sobre los sacrificios y sufrimientos que lo desvelan en medio de la destrucción y la muerte que significó aquella contienda bélica.

Grandes obras del cine ruso-soviético finalizará el 29 con Masacre-venga y vea, la más nueva de estas producciones, realizada en 1985 por Elem Klimov. Film por encargo, alejado de la mirada autoral del resto, realizado para conmemorar el 40 aniversario de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial.

(Fuente: www.fancinema.com.ar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*