Arte y Cultura, Música

Dolores Solá recuperará viejos clásicos del tango

Ante la falta de poetas actuales, la música ha apelado a recostarse en los terrenos de la infusión. De qué manera abordar viejos clásicos que no sea a través de una reelaboración del concepto: por eso, se entiende que hoy las viejas canciones adopten nuevas pieles. En ese terreno está Dolores Solá, quien en su primer disco solista recupera a Gardel, Corsini y Magaldi.

Conocida por su participación en La Chicana, Solá se ha convertido en una de las voces femeninas a seguir. La posibilidad para quienes están en Mar del Plata es verla hoy a las 22 en la Villa Victoria (Matheu 1851), dentro del ciclo Traiga su manta y escuche. Allí presentará casualmente Salto mortal (cantando a Gardel, Corsini y Magaldi).

El disco que la trae a la ciudad es toda una experiencia. En primera instancia se encarga de recrear paisajes reconocibles pero desde otro perfil, forjando una identidad que se balancea entre la complejidad y la seducción. Esos tangos olvidados en algún recodo del pasado, son puestos a consideración de públicos actuales por la artista.

Aires de cabaret y circo criollo, fox trots, fados, tangos, pasodobles, valses, son algunos de los géneros que Solá destila a partir de su personal voz. Los músicos que la acompañan son Diego Rolón en guitarra, Leandro Rouco en guitarrón y acordeón, y Martín Pavlovsky en piano.

Es apenas una contextualización, pero no está de más decir que Dolores Solá además participó en cine en películas como Ciudad en celo, de Hernán Gaffet; Verano del potro o Yo, la peor de todas, de María Luisa Bemberg. Es decir, no sólo interpretación vocal, sino además una entrega que no se limita en la piel.

Los comentarios están cerrados.