Deportes, Polideportivo

Dobles copero

Horacio y David se entendieron como si hubiesen jugado toda la vida juntos. (Foto: AP).

Con soberbia actuación de Horacio Zeballos, como si hubiera jugado toda la vida la Copa Davis, y con la siempre importante presencia de David Nalbandian, Argentina le ganó a Suecia y quebró la serie a favor del equipo nacional. En tres sets corridos (6-2/ 7-6 y 7-6), el conjunto de Modesto Tito Vásquez sacó adelante un partido que parecía chivo pero que con el correr de los games pareció lo contrario.

Argentina comenzó muy bien el partido, dominando al rival, mejor de lo que podía imaginar. Con el ingreso de David Nalbandian al dobles (se sumó a último momento al equipo de Modesto Tito Vásquez), la dupla nacional sumó un plus y un jugador con mucha experiencia en la Davis. Quebrando dos veces a los suecos y manteniendo el servicio la misma cantidad de veces, Argentina se puso 4 a 0 en un abrir y cerrar de ojos. Porque el marplatense y el unquillense se entendieron muy bien de movida a pesar del casi nulo entrenamiento entre los dos. Cebolla estuvo muy certero en la red y David muy preciso desde el fondo de cancha, contrarrestando los avances de Soderling (performance muy baja en el inicio) y Lindstedt.

Pese al descuento del equipo local (2-5), Nalbandian sacó para set y no falló: 6-2 y a otra cosa mariposa. Merecido y satifactorio, ante un rival que de a poco, ya a lo último, empezó a demostrar signos de recuperación. Pero claro, la dupla nacional estuvo bien despierta y se llevó con claridad el primer set.

Y el inicio del segundo set fue totalmente distinto, o asimismo, una muestra de la mejoría sueca. Porque el dueño de casa evidenció una clara recuperación de la mano de un temible Lindstedt, que a partir de sus buenas devoluciones marcó un 0-3 desfavorable para los albicelestes. Aprovechando algunas fallas, normales, del equipo nacional, la situación cambió de color y se tiñó de azul y amarillo.

Después del 1-4 para Suecia, Horacio y David recuperaron terreno manteniendo el servicio y quebrándole a Lindstedt para igualar en cuatro el set. En los puntos siguientes cada equipo mantuvo su saque y así llegaron al tie break donde los argentinos sacaron una luz de diferencia (5-2), aunque inmediatamente llegó la envestida local para dejar quedar a uno del equipo de Tito Vásquez. Así, Zeballos tomó el toro por las astas y se encargó, con solvencia, de definir el segundo set con un ace letal: 7-6 (7-6).

El tercer set fue de lo más parejo del partido. Casi sin grandes diferencias, con una asentada y luchadora pareja argentina, que estuvo acorde y a la talla de un partido de Copa Davis, le fue dando pelea a la selección sueca que bajo la presión de ser local no quiso dar el brazo a torcer. El 4-4 parcial marcó que el partido podría llegar a tener un quiebre. O para el local o para el visitante. Primero con el servicio de Nalbandian, donde Argentina quedó a un game de quedarse con juego. Pero, Soderling no aflojó y de la mano de su saque Suecia igualó en 5.

Nuevamente volvió a aparecer Cebolla que, con guapeza y gran nivel, levantó a todos los argentinos presentes en el estadio y puso 6-5 a favor de la visita. Sin embargo, el match fue otra vez al tie break y el marplatense se llevó todos los laureles. Con su garra y su zurda letal, Argentina ganó un punto fundamental pensando en adueñarse la serie. Para destacar, la presencia de David Nalbandian, muy importante para acompañar la labor de Zeballos, dando el batacazo y dejando la serie 2-1 para el equipo nacional. Este domingo, desde las 9, Mayer ante Soderling. En caso de un quinto punto definitivo, Nalbandian ingresaría a definir la historia. La decisión está en Tito.

Por Maxi Ibáñez

[email protected]

Un comentario

  1. vaaaaaaaaaaaaamos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*