Arte y Cultura, Teatro

Dilemas morales y familiares

Con libro del renombrado Arthur Miller y dirección del destacado Claudio Tolcachir, Todos eran mis hijos es una obra de teatro que ha tenido desde su estreno en Capital Federal una buena recepción crítica y similar respuesta del público: este fin de semana la pieza llegará a la ciudad, con dos funciones en el Teatro Güemes (Güemes 2955) el viernes y sábado a las 21.

Esta obra cuenta además con un elenco estelar: Lito Cruz, Ana María Picchio, Esteban Meloni, Vanesa González y Federico D’Ellía, quienes le dan vida a estos personajes que habitan una historia ambientada en 1947, época de la posguerra y que marca una crítica a la sociedad estadounidense y a la corrupción mediante los dilemas morales y la disolución familiar que imponen los conflictos bélicos.

En cuanto al relato de Miller, hay que señalar que el mismo se centra una familia particular: por un lado, un padre que fabrica piezas de aviones y que aún siendo defectuosas, se las vende al Gobierno; un hijo que no regresó de la guerra; y una madre que espera sin resignarse. Todos eran mis hijos es un fresco, con notables apuntes morales y políticos.

La trama de esta pieza es de una asombrosa y abrumadora actualidad. A partir de un texto logradísimo, se cuestionan los valores más básicos de la sociedad y si bien lo que se muestra ocurrió hace más de medio siglo, los conflictos tienen fuertes reverberaciones en el presente. Vínculos, secretos, omisiones que sirven para indagar en las relaciones humanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*