Política

Desde fines del año pasado, los remedios subieron más del 24 por ciento

0010359134

Los primeros incrementos en el precio de los medicamentos se aplicaron en diciembre tras la renuncia de Guillermo Moreno al frente de la Secretaría de Comercio Interior. Y en enero, devaluación mediante, se denunciaron nuevos saltos, del 15 al 50 por ciento. Ante ello, el Gobierno intervino y acordó con los laboratorios retrotraer los valores al nivel del 31 de diciembre, con una suba máxima del 4% en promedio.

Algunos sectores advierten que en marzo se materializó la reducción acordada, pero quedó un alza de precios considerable: estiman que los 50 remedios más vendidos salen ahora un 20% más que en noviembre.

Otros afirman que los precios no bajaron y que en lo que va del año el alza ronda el 30% en remedios con receta, mientras que en los de venta libre –que son 1 de cada 4 y no entraron en el acuerdo– la suba alcanza el 40 por ciento.

Sin embargo, otros señalaron que los incrementos eran necesarios porque los precios de remedios venían subiendo menos que el costo de vida real y que para llegar a un nivel razonable debían aumentar no un 30%, sino hasta un 160%, según informa el diario Clarín.

Ante este panorama, las ventas en farmacias cayeron 3,9% en enero, 6,2% en febrero y 5,9% en marzo. Además, en los negocios notan que los clientes volvieron a interesarse por las versiones más baratas de cada droga.

En una entrevista con InfobaeTV, el titular del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta, advirtió: “Las farmacias, a diferencia de los supermercados, no fijan los precios, ya que lo hace la industria. Y los aumentos no suelen estar vinculados con el costo, sino con la publicidad, el marketing, el envase y los beneficios extras que les dan a los médicos que proscriben determinados remedios. Es decir que el consumidor paga más, pero la calidad es la misma”.

Al respecto, destacó la importancia de la ley de medicamentos genéricos, aunque advirtió que “no se está promocionando como se hizo cuando se sancionó en 2002 o cuando en 2006 se usó para equilibrar el aumento excesivo de precios”.

Asimismo, destacó los beneficios de los genéricos: “Las marcas alternativas pueden ser hasta un 50% más económicas y tienen la misma calidad. Se les ha hecho mala prensa y eso no tiene ningún sustento”. Y recomendó “consultar siempre al farmacéutico”.

Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*