Deportes, Fútbol

Darío, ¿Está de Franco?

franco-instituto-talleres

Darío Franco, ¿en la cuerda floja?

Los mismos actores. Las mismas escenas. Igual resultado. Errores, entrega y poco fútbol, es lo que mostró una vez más el “Tiburón” y por eso cayó en Córdoba, sin atenuantes por 2 a 0, en el marco de la decimosexta fecha de la B Nacional frente a un Talleres que golpeó en el comienzo de los dos tiempos y siempre dio la sensación de ser más que su rival.

El encuentro comenzó con fallidas salidas desde el fondo. Desde la llegada de Darío Franco los marplatenses no se adecuaron a esta manera de jugar y penan en todos los encuentros cada vez que intentan ser prolijos con el balón. La línea defensiva cambia protagonistas pero los errores siguen siendo los mismos.

Los locales arrinconaron a los marplatenses generaron varias situaciones de gol hasta que a los 11 minutos el goleador cordobés, Juan Sánchez Sotelo, marcó la merecida apertura del marcador.

Solo un tanto era la diferencia en ese lapso del partido para un “Tiburón” perdido y sin Gps. Los cordobeses aminoraron el peligro y los dirigidos por Franco aprovecharon desde la tenencia del balón para equiparar las acciones y darle un respiro a su defensa.

En el minuto 21 Ángel Vildozo con un tremendo cabezazo casi iguala el encuentro, pero el golero Pablo Santillo estuvo formidable de reflejos.

Los “Portuenses” tuvieron como en toda la competición problemas defensivos y daba la sensación que cada vez que el local apretaba el acelerador los de nuestro medio tambaleaban en el fondo.

En el amanecer de la segunda mitad Agustín Díaz decretó el segundo tanto de la noche provocando la locura generalizada de una línea de fondo que hizo agua cada vez que le generaron peligro.

En boxeo sería un verdadero gancho a la mandíbula del “Tiburón” que se quedó sin dientes y con vergüenza fue desesperado en busca del descuento.

El ingresado Rearte con un remate de larga distancia, no pudo con la buena estirada del golero Santillo.

Los cordobeses esperaron de contra para liquidar el pleito. Mientras que Aldosivi arriesgó más de la cuenta ya que necesitaba descontar para poder volver a meterse en partido.

Corazón y actitud es imposible negarle a los marplatenses. Pero desde lo futbolístico sumado a los jeroglíficos del técnico, se entiende el lugar que ocupa en la tabla y porque no levanta.

Sobre los 30 después de otra pelota detenida al área del “Tallarín”, ni Galván, ni Vildozo ya que el travesaño se lo negó, pudieron doblegar la valla custodiada por Santillo.

Los portuenses de manera desprolija atacaron el arco rival pero Santillo volvió a negarle el tanto al delantero Vildozo que como en toda la noche no pudo con el “Uno” local.

Una nueva derrota se consumó. Fue 2 a 0 y con un rival directo en la lucha por el descenso. Un nuevo esquema que falló por completo. ¿Hay vida después de estas inertes presentaciones? ¿Comenzó la cuenta regresiva para el entrenador?

 

Los comentarios están cerrados.