Política

Cuando una jubilada compra $ 20 de pata y muslo

48954_cfk

Una jubilada de aproximadamente 80 años, llegó al súpermercado Coral. En la carnicería pidió $ 20 de pata y muslo de pollo. Y la cuenta no daba, además no quería que la carne estuviera golpeada. El carnicero con mucho oficio, y paciencia, tuvo que seccionar tres trozos de pata y muslo para que el peso coincidiera con los $ 20.- que podía gastar la jubilada.

El súpermercado Coral, tiene una carnicería con precios ajustados a la realidad de la actividad frigorífica local, con una calidad que nada tiene que envidiar a productos más caros que se cobran en otras cadenas de comercialización.

Este caso de la mujer jubilada se repite en panaderías, verdulerías etc. con el haber jubilatorio no llegan al día 10 de cada mes. Y ahora con el 11,31 % de aumento deberán aguantar hasta setiembre. Así es el modelo nacional y popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*