Jorge Elias Gomez

Cuando el plan, es seguridad CERO

Todavía es imposible darle crédito, mucho más por lo ocurrido en las últimas horas, a la estadística blanca de la policía, sobre el delito en Mar del Plata. Hay también una estadística negra (que no se difunde), es la que generalmente se oculta, y es la real, más de un 30 % de los delitos que no son denunciados.

El comisionado Osvaldo Castelli,  jefe de la policía Departamental de Mar del Plata, incurrió en la “morenización” de los índices, al mejor estilo del manual “K” de la economía, cuyo objetivo es bajar la inflación por decreto, mientras los bolsillos se quedan secos, sin que ello sea una sensación, como la inseguridad. El jerarca policial le dijo al intendente Pulti, que el delito había bajado un 33 %, lo que mereció pomposo título en la cadena oficial de noticias de la ciudad, que ayuda bastante en este proceso de desinformación, sobre la verdadera inseguridad en la ciudad

Las manifestaciones de vecinos en Edison y 12 de Octubre, en el barrio Libertad y en el Colegio de la Sagrada Familia, es un rotundo mentís a la declaración de compromiso de Castelli. Si el descenso del delito fuese cierto, ese logro lo llevaría directo a la jefatura de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Es que se está desmoronando todo el sistema, cuando se intenta apagar el fuego con leyes de apuro, coyunturales, sin ir a las cuestiones de fondo. En algunos casos, será peor el remedio que la enfermedad.

La policía y la política van de la mano, ante hechos de mucha trascendencia, que provocan la rebelión de la gente, rápidamente se le echa mano a los que en el argot se los define como perejiles, con lo cual se descomprime la situación. Otro ardid es adjudicar los móviles de un crimen a drama pasional, cuestiones familiares o “simples ajustes de cuentas”, con lo cual las víctimas cobran otro valor para la opinión pública. También hay una clara restricción de los informes que llegan a la prensa, con el objetivo de enfriar los números, como se lo hace con los precios en la economía. El mismo perro con diferente collar.

Malcolm
Malcolm

Para tener en cuenta, el siguiente informe a mdphoy.com de fuente irreprochable en la ciudad de La Plata, donde se cocinan las decisiones, sobre la actualidad de Mar del Plata.

– El helicóptero que llegó como refuerzo a la ciudad, no está operativo porque no hay cómo llenarle el tanque de combustible. Con el gasto de una hora de vuelo, andan todos los patrulleros de la ciudad. Es desaconsejable su utilización por todos los expertos consultados.

– En la actualidad no hay baterías para 180 handies, lo cual vuelve prácticamente inexistente, la comunicación entre las distintas líneas operativas de la policía.

– La dotación de tripulantes del helicóptero, no tiene asiento natural, y son nómades por distintas reparticiones policiales. Hoy duermen en el complejo Juan Vucetich, mientras que el helicóptero fuera de operaciones, hace base en el Aero Club de Batán, institución civil. Se trata de conseguir presupuesto, para hacer dos habitaciones para la tripulación en ese lugar y otro galpón para guardar repuestos y lubricantes para mantenimiento.

– Los efectivos que llegarán para el Operativo Sol serán 750, y existen muchas dudas sobre la capacitación de los mismos, ya que se estima que se enviará el personal menos entrenado y preparado, no serán ni de caballería ni de infantería. Hay que calcular que  alrededor del millón de personas, pasan por la ciudad de viernes a lunes, de temporada alta. Mientras que la dotación permanente es de 1.400 efectivos, para la población estable de Mar del Plata.

– El viático será de $ 60.- por día, lo que se debe pagar por un almuerzo o cena prácticamente. Tienen asignadas 12 horas (8 comunes y 4 cores). De los 750 policías, hay que descontar los que se hallan afectados a Mar Chiquita, Santa Clara, Miramar y Balcarce. Lo cual reduce la cantidad final, que luego debe dividirse en dos turnos.

– Se estima que será un verano complicado, con una temporada alta muy compleja en materia de delitos en toda la costa atlántica, como un reflejo de lo que ocurre en zonas calientes del conurbano, todos sabemos que hay una migración de descuidistas y arrebatadores por lo menos, que actúan en un escenario de conglomeraciones, como las que se producen en las peatonales, Güemes, banquina de pescadores, recitales, futbol de verano etc.

– La ciudad de Pinamar, recibe la misma cantidad de efectivos del Operativo Sol, que Mar del Plata, por el enorme peso político que tiene la ciudad balnearia, que recibe junto a Cariló y Mar de las Pampas, el turismo de mayor poder adquisitivo del país en el verano.

– Los intendentes del Gran Buenos Aires, ya han alertado que no aceptarán el desplazamiento de policías de sus distritos y los espanta que las comisarías queden sin el personal suficiente, en momentos que la inseguridad los compromete políticamente en grado sumo, frente a constantes puebladas, donde también han aparecido numerosos casos de justicia por mano propia y hasta sedes policiales bloqueadas por vecinos.

Hay que ir a hechos puntuales y precisos, para conocer cómo el control de la seguridad se ha escapado de las manos, para instalarse con el signo de la tragedia, que flagela a la provincia de Buenos Aires.

Scioli va a ver a Fernando Cáceres. Luego su figura no aparece por Wilde, en el asesinato de Renata, recibe a familiares de Sandra, otra maestra asesinada, en la sede del Banco Provincia en Callao al 100. Carlos Stornelli habla y León Arslanián lo sacude como a un boxeador groggy. También sale al ruedo Felipe Solá, “no se le puede mentir a la gente, diciéndole que se van a hacer cosas, que no se pueden hacer por falta de plata”.

Pero la peor de las noticias, es que esta batalla con la delincuencia la van perdiendo víctimas inocentes, trabajadoras y familias que quedan irreversiblemente destruidas. Esto también forma parte del modelo.

Jorge Elías Gómez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*