Arte y Cultura, Cine

Cuando el cine italiano daba de qué hablar

Si algo se extraña de la caída en desgracia de la cinematografía italiana, es su consabido buen humor para abordar los temas más amargos. Uno de esos era el mundo laboral y social, que dio lugar a grandes películas y actores y directores emblemáticos. En este contexto se encuentra Mimi metalúrgico herido en su honor, de Lina Wertmüller, que retrata las peripecias de un obrero que descubre que su mujer lo engañó.

Estrenado en 1971, con los protagónicos de Giancarlo Giannini y Agostina Bell, el film será la propuesta de este viernes en el ciclo Función especial, que se ve a las 19 en la Sala Nachman del Teatro Auditórium (Boulevard Marítimo 2280). La obra de Wertmüller recibió diversas distinciones, como la Palma de Oro a la mejor dirección en Cannes, pero también críticas y cuestionamientos de sectores conservadores y progresistas.

Signo de aquellos tiempos, el cine italiano tenía la capacidad no sólo de concitar el interés del público en todo el mundo, sino también de crispar a algunos sectores. La propuesta de Mimi metalúrgico herido en su honor genera polémica porque además de lo social, hace referencias al machismo de la sociedad italiana y la forma en que la mujer era mirada.

En el film, Mimi (Giannini) deja a su mujer en Sicilia y se va a Turín, donde no sólo consigue un trabajo sino que además se relaciona con una amante comunista. El giro se dará cuando vuelto a su hogar, descubra que su mujer está esperando un hijo fruto de su relación con otro hombre. El protagonista, herido en su orgullo al descubrir el engaño, pergeñará un llamativo plan.

Decididamente la película de Wertmüller cruza diversas cuestiones políticas, que tienen que ver tanto con el sistema laboral como con la conformación de una sociedad. Aquí el machismo y la sociedad patriarcal son puestas en duda. Sin embargo, como suele ocurrir con las obras complejas, parece no haber sido entendida por nadie. Para los conservadores dispara contra algunas de sus bases, mientras que para los progresistas es cruel en su tratamiento y en la forma en que muestra a la mujer.

Por suerte, esas discusiones hoy parecen acabadas y Mimi metalúrgico herido en su honor se mantiene como una obra interesante, dentro de una filmografía que allá por los 70’s estaba cerca de comenzar su declinación pero, aún en medio de algunos éxitos, esto todavía no podía saberse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*