Destacado, Política

Cuando cada día es más difícil volver del ridículo

Tomando como base que el público que viene a Mar del Plata es el mismo que compra en el Mercado Central, trabajadores que se desempeñan en el mismo también hicieron campaña en nuestras playas. En esa misma sintonía se había expresado tiempo atrás el ex presidente del Concejo Deliberante arquitecto Marcelo Artime.

Clarín es el diario (incluidos los locales) que más se vende en Mar del Plata y también el multimedios que más promociona favorablemente a la ciudad. Hace pocos días una foto en tapa de Clarín mostró a Charly García cantando en el balneario de una playa del sur. Intereses políticos intentan contradecir una realidad que tiene sus estadísticas, y no son precisamente las de Guillermo Moreno.

Sería imposible para el EMTUR pagar un aviso de 2 x 5 en Clarín. La Fonte De Oro y su cadena de cafetería publica sus cupones de descuento en el diario porteño y no lo hace ni en La Capital ni en El Atlántico. Se asegura así que cientos de miles de personas pueden responder a su promoción.

Artime convertido en un “K bodouista” (en extinción) por acomodo político, ya había protagonizado un ridículo semejante a la campaña que impulsó el Guillermo Moreno, que acumula cada vez más poder en un país, que comienza a observar como el clima se va poniendo cada más denso y más proclive a actos de escasa transparencia en el manejo de los fondos públicos, que solventan estas campañas inútiles y cargadas de intencionalidad política.

Trabajadores del Mercado Central arrancaron en “La Feliz” con una campaña denunciando al multimedio, informa el Diario Crónica, matutino en manos del oficialismo a través de la UOM que se apoderó del diario tras un operativo tipo comando encabezado por fuerzas de choque especialmente entrenadas para actuar como barras brava de los clubes del Gran Buenos Aires.

Los barriletes de “Clarín miente” llenaron el cielo de la playa marplatense Las Toscas, como parte de un accionar de los trabajadores del Mercado Central de Buenos Aires con el objetivo de contrarrestar la “campaña sucia” que el multimedio emprendió contra la dependencia. Los promotores de la iniciativa aseguraron que continuarán haciendo actividades similares durante la temporada de verano.

Del mismo modo que ya lo hicieron el último sábado, durante el mediodía de ayer, los trabajadores de la comunidad del Mercado Central llevaron adelante una nueva barrileteada con la consigna “Clarín miente”.
La cita fue en la zona del Torreón del Monje, donde los promotores de la iniciativa bajaron a la playa Las Toscas para repartir los barriletes entre la gente.
En ese contexto -y luego de realizada la actividad que convocó a varias decenas de personas, quienes se acercaron para participar y ver qué pasaba- el vicepresidente del Mercado Central, Fabián Dragone, se refirió a la iniciativa. “Clarín nos ataca constantemente y esta es nuestra manera de refutar lo que dicen”, comenzó diciendo Dragone, para luego agregar que la “campaña negativa” que está haciendo el multimedio “afecta a los trabajadores del sector”.

“Son 14 millones las personas que comen del Mercado Central, circulan unos seis millones de alimentos frescos por día y le damos trabajo a unas 24.000 personas; es una locura que se digan cosas como que es un lugar sucio o que se quiera ensuciar, justamente, la imagen del Mercado”, afirmó el vicepresidente de la entidad, quien también arrojó un primer balance de las actividades al sostener que “no hubo nadie que nos dijera lo contrario, la gente está tomando conciencia y se está dando cuenta de que la realidad no es la que cuenta Clarín”.

“No nos sorprende que pase esto, pero es importante decirlo, porque siempre hay algún infiltrado y muchas veces las cosas que salen en los medios no son reflejo de la verdad, observó Dragone.

“Estamos diciendo que el Mercado Central protesta contra las barbaridades que plantea Clarín, apuntó el representante y luego añadió que “sería lo mismo que al Mercado de Mar del Plata le estuvieran diciendo que está sucio cuando está limpio. Se ataca a la comunidad del Mercado Central diciendo que es un mercado sucio, inseguro, en eso es en lo que se está mintiendo”.

“Vamos a continuar con actividades similares, repartiendo alfajores, llaveros y calcomanías porque es momento de que se sepan las cosas como realmente son”, aseveró el vicepresidente del Mercado Central, quien finalizó diciendo que la actividad se realizó en Mar del Plata por “la afluencia de gente y porque está la concentración del mismo público que come del mercado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*