Ciudad, Información General

Creación del dinero social

Presentó el libro “El futuro del dinero”, de Bernard Lietaer (uno de los creadores del euro), del cual participó en unos capítulos.

Fue recibido por el rector Dr. Lino Marcos Boudiño y el decano de la Facultad de Ciencias Económicas CP Norberto Salomón y brindó interesantes conceptos.

 Louge explicó que “El sistema capitalista está entrando en una crisis estructural y se necesitan nuevas herramientas para superar lo que entendemos como una crisis endógena que no tiene solución utilizando las mismas reglas y leyes que la originaron, porque es más de lo mismo.

“Hay que usar otras reglas, e investigando encontramos que en la Argentina hace más de 100 años hubo experiencias históricas que generaron una nueva teoría económica, la de Silvio Gesell, que fue el origen de la teoría keynesiana que hoy se invoca como la más moderna y progresista”, sostuvo.

Sin embargo, la teoría de John Maynard Keynes “está llegando a un agotamiento porque se basa en el endeudamiento público, privado, el estímulo del consumo, la capitalización de intereses permanentes, las deudas que no se pagan, como el caso de la deuda griega que implica una refinanciación de la misma, generando más tasa de interés”. “Es como una gran bola que se va multiplicando y está pasando en todos los países”, alertó.

“El futuro del dinero” trata de cómo salir de ese agotamiento de la teoría. “Un dinero social, libre de interés que se está difundiendo en todo el mundo. Una visión de la economía más ligada a la naturaleza y a los intereses sociales, no a los financieros”, señaló Louge. “Todo el mundo está hablando de esto y la raíz original fue generada en Argentina hace más de un siglo, y en el país nadie lo sabe”.

¿En que consiste la propuesta? “Que no haya un solo tipo de dinero sino varios a la vez. Porque el dinero actual es del Banco Central es un dinero bancario, escaso, que genera competencia, la codicia por la acumulación de capital como único estímulo para la producción o la carrera de los profesionales o de las empresas”, manifestó.

“Generar otro tipo de dinero, diferente al actual, que promueva al cuidado del medio ambiente, algunos bienes sociales, el desarrollo del trabajo, de la comunidad, es algo que no llegamos a imaginar porque nunca lo propusimos. Pero es posible y ya hay experiencias en todo el mundo”, destacó.

Se trata de dineros locales que promueven la utilización de recursos locales, los salarios se pueden cobrar en otra moneda, con la que se pueden pagar alimentos, servicios y son de carácter vecinalista, municipal y regional. “El dinero social es una solución mixta, sirve para paliar en forma parcial la crisis económica, no la resuelve pero sí disminuye sustancialmente sus efectos y sus impactos”, indicó.

 

“Si se convierte en una política de Estado, como está ocurriendo en Ecuador, Brasil y recientemente en Uruguay, puede llegar a ser una herramienta que resuelva gran parte de la crisis, sobre todo en países sudamericanos. Somos países con una rica cultura, con una tradición social importante y con muchos recursos naturales. Entonces para qué comprar afuera lo que ya tenemos dentro”, opinó.  “Tenemos todo lo necesario, hay que reorganizar el sistema y la base es reorganizar el sistema monetario”, agregó.

Una de las opciones es la fecha de vencimiento y una emisión de dinero limitada, pública, auditable y controlable para que no se inflacione. “Al tener fecha de vencimiento hay que usar ese dinero y no ahorrarlo porque sale de circulación. Eso mueve la economía, como pasó con los patacones”, recordó.

Este sistema también comenzó a utilizarse recientemente en Estados Unidos. California emitió cuatro mil millones de bonos. En Europa hay monedas municipales para mitigar la crisis y el impacto en el empleo local y en Grecia están pidiendo asesoramiento en la Argentina. “Y en la Argentina todavía no hemos estudiado lo que pasó en el 2001”, resaltó Louge.

Por otro lado, el letrado explicó que “el sistema monetario internacional, las recetas del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo están fracasando”.

Louge también desarrolla toda esta teoría en un libro propio titulado “Gesell vs. Keynes”. “Gesell propone el dinero libre de interés, Keynes el dinero con intereses, el sistema de endeudamiento público para mover la economía, que ha llegado a su fin”, consideró. Esta obra cuenta con material inédito que demuestra que la teoría geselliana surgió en la Argentina con el segundo gobierno de Julio Argentino Roca y el apoyo de Carlos Pellegrini. Por otro lado, demuestra que el keynesianismo, la gran teoría económica del siglo XX, también se generó en la Argentina. Esto está demostrado con la publicación de correspondencia entre ambos economistas. “Es la base académica e histórica de lo que se promueve como el Banco del Sur y el nuevo sistema monetario de América del Sur, el Sucre (Sistema Único de Compensación Regional)”.

El Sucre se reproduce a nivel de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) “y va a sustituir el dólar”, un tema que se abordó en el IV Congreso Iberoamericano de Cultura. “Viene todo un sistema nuevo que tiene base en Argentina”, destacó.

“Esta es la revolución cultural, es la revolución social, porque genera empleo y quita los ajustes; política que le da independencia al continente sudamericano”, destacó.

“La entrada al cambio nuclear es cambiar el concepto del dinero y generar el dinero social”, resumió y añadió que “hay que estudiarlo porque va a requerir la participación de entidades civiles, sociales, empresarias y públicas”.

“El Congreso Iberoamericano de Cultura es la base de lo que es la nueva economía porque destaca el concepto de la cultura activa como protagonista y generadora del sistema económico, social y político. Esto es lo que se promueve.”, concluyó.

El papel del dólar

 

“El dólar es la moneda patrón en el sistema monetario internacional, la moneda de reserva de los bancos centrales, entonces para importar bienes y servicios necesitamos dólares para comprar cosas en el exterior que sirven, por ejemplo para la producción.  Necesitamos vender soja y materia prima, que nos paguen en dólares que luego van al Banco Central”, señaló Louge.

“Estados Unidos no necesita eso, imprime los dólares que necesita y compra lo que quiere, sin limites. Ha llegado un momento en el que ha excedido el endeudamiento, hay demasiada emisión de dólares secundarios, hay un peligro inflacionario del dólar y la emergencia de China como potencia genera monedas que compiten con el dólar”, detalló.

“Hoy hay demasiados dólares para la cantidad de bienes y servicios que se están transaccionando en la economía internacional y genera la burbuja que puede explotar”, advirtió y destacó que de esta manera “el dólar vale menos y la gente no se enteró”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*