Ciudad, Información General

Continúa el control a geriátricos

Los controles se realizan en el marco de la política de la secretaría de Gobierno, para que cada actividad respete la normativa que la rige, que estos establecimientos cuenten con las condiciones necesarias para albergar a nuestros abuelos, y para preservar la salud y la vida de quienes se alojan en estos sitios y sus trabajadores.

De las inspecciones participan agentes de Inspección General, a cargo de Eduardo Bruzzeta, de la subsecretaría de Políticas para la Integración, a cargo de Alejandra Urdampilleta, y de Bromatología.

Desde junio hasta hoy se controló a 40 establecimientos ubicados en diferentes puntos de la ciudad, fundamentalmente, en todo lo relacionado a seguridad, instalaciones eléctricas y a gas, accesibilidad, condiciones higiénico sanitarias, y manipulación y almacenamiento de alimentos.

Los inspectores labraron ocho actas de infracción por motivos relacionados al mantenimiento como manchas de humedad, luces de emergencia agotadas, y otras cuestiones que no ponen en riesgo la vida de quienes habitan estos hogares.

No obstante, Bruzzeta aclaró que “se intima a los propietarios de estos lugares a que solucionen los problemas que detectamos y se les da un plazo. Una vez cumplido, los agentes vuelven a controlar para ver si han acatado las intimaciones”.

Por su parte, Ariel Ciano declaró que “vamos a seguir haciendo estos controles que son  muy importantes porque tienden a mejorar la calidad de vida de quienes viven allí”.

Este miércoles, además se inspeccionó el geriátrico ubicado en Libertad 3827 donde no se encontró ninguna anomalía.

En este sentido, Alejandra Urdampilleta se refirió a los operativos. “Es una de las tareas que realizamos en conjunto con Inspección General. Hoy hemos visto un hogar geriátrico que está en muy buenas condiciones y cumple las medidas de seguridad en cuanto a ancho de circulación barandas, instalaciones contra incendios”.

“Nos encontramos algunos que están mal y otros muy bien. Cumple con las actividades programadas dado que cuenta con profesor de gimnasia, terapista ocupacional. Han hecho una inversión en la atención y la calidad de vida que tienen las personas alojadas”, señaló. 

Al ser consultada sobre lo que se tiene que saber acerca de una institución de este tipo a la hora de elegirla para que se interne un allegado, sostuvo que “lo primero es saber si está habilitado y si trabaja con obra social. Luego, mirar la cocina, las habitaciones, cuantas personas hay por cuarto. Es que en un lugar donde hay cuatro o cinco por habitación no se puede dar una buena prestación. En un sitio donde no hay heladera y freezer en condiciones los abuelos no van a comer bien. No se necesita ser especialista: hay que observarlo como si fuera una casa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*