Básquet, Deportes

Complicado

Quilmes_estudiantes
Romano otra vez aportó su temperamento. Además, sumó 15 puntos.

Otra final, el mismo final. Y vale el juego de palabras. Porque Quilmes se volvió a medir con un rival directo en la zona de descenso y sufrió, cegado por el nerviosismo, una derrota que lo incomoda y mucho de cara al final de la temporada. Sin embargo, la garra de algunos jugadores nacionales como Esteban López y Nicolás Romano, como asimismo del norteamericano Ed Nelson, no bastaron para empezar a reconstruir este equipo e iniciar la remontada. En el final, los hinchas Cerveceros gritaron por la renuncia de Esteban De la Fuente y pidieron “que se vayan todos”. La situación está complicada.

Y desde el vamos el Tricolor arrancó mal. Errático en ataque (4 de 17 en tiros de campo), frágil en defensa, y con un parcial en contra de 19 a 2 en los primeros siete minutos, se evidenció el mal momento del equipo. Para colmo, las malas decisiones de algunos jugadores y la impaciencia de los hinchas empezaron a apoderarse de la noche marplatense y a suponer un panorama más que difícil para los de Esteban De la Fuente. Todo esto sumado a las muy flojas actuaciones de Robert Mc Kiver y Cornelius Mac Fadgon. Para el cierre, a través de Nicolás Romano el local remontó con un parcial de 6 a 0 para cerrar los primeros diez minutos 10 a 22.

En el segundo cuarto, Estudiantes siguió dominando los rebotes, todo un karma para Quilmes en el inicio del juego. Con el ingreso del capitán Esteban López (14 puntos), el dueño de casa achicó márgenes y se puso a 6 (33-39), pero la visita no aflojó y se mantuvo efectivo con Pedro Franco como puntal en cada ofensiva (15 unidades hasta el momento).

Dos triples de Facundo Piñero abrieron el tercer cuarto y el Tricolor, con el aliento de toda la parcialidad, empató el tanteador en 40. A esa altura, algunos síntomas de cansancio se empezaron a notar pero, ante la escasa participación de Mc Kiver y Mc Fadgon, el equipo casi siempre se mantuvo con Nelson, Romano, Piñero, López y Capitanich entre los titulares, porque De la Fuente no tuvo otra alternativa. Sin embargo, se fueron perdiendo por tres de cara al último segmento: 50-53.

En los diez minutos finales los de Avenida Luro pasaron por primera vez al frente 54-53 con López y Romano. Pero el nerviosismo, el clima tenso en la hinchada (donde se escucharon algunos insultos hacia el técnico y algunos jugadores) y la presión por conseguir una victoria más que urgente, le jugaron una mala pasada y el final fue el mismo.

La explicación del momento Quilmeño podría pasar por la repetición de los mismos errores durante varios partidos y más aun en los cierres de los mismos. Por eso, y más allá que  sufrió tres triples consecutivos de Michael Robinson en el último cuarto, que sellaron la victoria de los bahienses sólo por tres puntos: 67-64, el presente se ve complicado. Ahora, se viene Sionista de Paraná como visitante en otra dura parada para los marplatenses.

Síntesis:

Quilmes_64:

Dragan Capitanich 6, Robert McKiver 0, Cornelius McFadgon 2, Nicolás Romano 15 y Edgard Nelson 14 (FI); Juan Cangelosi 0, Leonardo Peralta 0, Facundo Piñero 11 y Esteban López 16.

DT: Esteban De La Fuente

Estudiantes (Bahía Blanca)_67:

Pedro Franco 16, Timothy Smith 6, Michael Robinson 15, Jermaine Griffin 6 y Gerardo Barrera 4 (FI), Emiliano Agostino 8, Cristian Amicucci 3, Lucas Faggiano 5 y Leandro Cecchi 4.

DT: Marcelo Richiotti.

Parciales: 10-22/ 33-39/ 50-53 y 64-67.

Arbitros: Fabricio Vito y Roberto Smith.

Estadio: Once Unidos, Mar del Plata.

Por Maxi Ibáñez
[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*