Política

Cómo a Arroyo le cortaron las piernas con Di Pasqua: la bolilla negra de Vidal

Hasta marzo de 2016, Di Pasqua era Superintendente de Seguridad de Mar del Plata, la ciudad donde vive hace años. Pero por entonces, el ministro Cristian Ritondo decidió apartarlo de su cargo y ponerlo “en disponibilidad” como parte de la limpieza y reestructuración de la Bonaerense que encaró tras la Triple Fuga.

Dos meses después, mientras seguía sin destino, se empezó a mencionar la posibilidad de que Di Pasqua obtuviera un cargo político y se convirtiera en Secretario de Seguridad de Mar del Plata, dada su buena relación con el intendente Carlos Arroyo. Esto le valió la apertura de un sumario en Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense, por incompatibilidad de funciones”, dice en su nota Rolando Barbano que publica el matutino Clarín en su edición de hoy.

El título de la misma es “El comisario que sabía hacer rendir el sueldo”,  Marcelo Di Pasqua gana 45.000 pesos por mes y es dueño de una empresa de transporte que tiene seis camiones. Su hermano, de otra. Es quien esta semana denunció al jefe de la Bonaerense.

Desestiman la denuncia de Di Pasqua contra el jefe de la Policía bonaerense

Para entrar en un pormenorizado detalle de cuál es la vida patrimonial del casi secretario de Seguridad de nuestra ciudad. Hay gente que hace maravillas con el dinero. Donde otros no saben cómo llegar a fin de mes, acumulan deudas en la tarjeta y derrochan por arriba de sus posibilidades, ellos son virtuosos ejemplos: viven con todas las comodidades y se dan sus gustos, pero además ahorran e invierten en emprendimientos millonarios.

Uno de estos acróbatas financieros es el comisario general Marcelo Di Pasqua, de la Policía Bonaerense. Con un sueldo mensual de 45.000 pesos ha logrado levantar en sólo cuatro años una empresa modelo, que no para de dar dividendos. Tan admirables son sus esforzados manejos económicos que ya hay quien se ha puesto a estudiarlos.

En Asuntos Internos. Y en la Justicia.

Hasta marzo de 2016, Di Pasqua era Superintendente de Seguridad de Mar del Plata, la ciudad donde vive hace años. Pero por entonces, el ministro Cristian Ritondo decidió apartarlo de su cargo y ponerlo “en disponibilidad” como parte de la limpieza y reestructuración de la Bonaerense que encaró tras la Triple Fuga.

Di Pasqua denunció al jefe de la policía bonaerense Pablo Bressi por encubrir narcos

Dos meses después, mientras seguía sin destino, se empezó a mencionar la posibilidad de que Di Pasqua obtuviera un cargo político y se convirtiera en Secretario de Seguridad de Mar del Plata, dada su buena relación con el intendente Carlos Arroyo. Esto le valió la apertura de un sumario en Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense, por incompatibilidad de funciones.

En ese sumario -que no prosperó, ya que nunca le dieron el cargo- pronto se agregó una investigación por su presunto enriquecimiento ilícito. Es que, en su declaración jurada de bienes, consignó una casa, una moto y una participación en una empresa de transporte de carga llamada Val-San, domiciliada en la calle Thompson 2440 de Pablo Podestá (Tres de Febrero). Aseguró que posee el 50% de la compañía y que su valuación es de 310.000 pesos. Pero cuando Asuntos Internos empezó a analizar esa sociedad -que el comisario compartiría con un sobrino- determinó que es propietaria de al menos seis camiones y que tiene tres empleados. Un cálculo rápido hecho por sus peritos indica que la transportista vale unos 9.000.000 de pesos.

Todo adquirido con un sueldo de 45.000 pesos.

La investigación se amplió y llegó hasta un hermano del comisario, quien también resultó ser titular de una empresa de transporte de carga. Esa sociedad, aún más grande que Val-San, tiene el mismo domicilio que ésta: Thompson 2440, en Pablo Podestá. Notable coincidencia.

Hacia fines de 2016 se recibió otra denuncia en el sumario, que acusaba al comisario de tener vínculos con narcos de La Matanza y mencionaba una causa judicial radicada en ese partido. Desde Asuntos Internos fueron a investigarla y descubrieron que, efectivamente, en la fiscalía antidrogas había un expediente con el número 42275/14 en el cual había sido detenido un narco apodado “Curly”. Cuando revisaron el caso descubrieron que el traficante habría caído preso en la casa del otro dueño de Transporte Val-San. En la puerta habrían encontrado una camioneta de la empresa.

Caso Di Pasqua: oportuno veto de Mariú evitó que el éxodo sumara otro funcionario municipal

Con parte de esta información, a fines del año pasado el auditor de Asuntos Internos, Guillermo Berra, denunció a Di Pasqua por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero ante la UFI 10 de Mar del Plata. La causa lleva el número 22.342/16.

Como era de esperar, en noviembre último Di Pasqua fue uno de los 7 comisarios generales pasados a retiro obligatorio por Ritondo. El oficial se indignó públicamente: “La verdad que es feo que la Policía honesta tenga miedo. Nosotros no tendríamos que tener miedo. Tendrían que ser los que delinquen los que tengan miedo”, lanzó en una radio marplatense. Enseguida presentó un amparo ante un juez muy particular, Luis Arias, y logró que ésteobligara a la Bonaerense a reincorporarlo.

La semana pasada, la propia gobernadora María Eugenia Vidal lo mencionó en radio Mitre como uno de los 3 comisarios generales que habían sido denunciados por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero durante su gestión -los otros son Néstor Martín y Pablo Casas-, lo vinculó a la venta de drogas y él volvió a indignarse. “Ahora dicen que me investigan por vinculaciones con narcotráfico, una locura total. Me voy a autodenunciar en el juzgado federal en turno de Mar del Plata para que me investiguen, pero todo esto afecta mucho nuevamente a mis seres queridos y a mí”, contó, dolido, a los medios locales. “Quienes me conocen saben que en mi paso por distintas delegaciones de narcotráfico, como San Isidro, Quilmes, La Matanza, San Martín, Lomas de Zamora, mi personal y yo estuvimos siempre entre los que más drogas secuestramos en procedimientos. Y, a diferencia de otros, nunca estuve procesado o detenido en causa penal”, agregó.

Vidal denunció a ex jefe Departamental por narcotráfico

Cercado, este miércoles Di Pasqua denunció penalmente al jefe de la Bonaerense, Pablo Bressi, a quien acusó de haber encubierto a un narco de la villa El Pantano (Monte Grande) y de participar de la venta de drogas. Es el punto débil del número uno de la Policía: Lilita Carrió lo había vinculado el año pasado con el tráfico de estupefacientes y, si bien nada se le probó, la duda quedó flotando.

Sin embargo, la denuncia de Di Pasqua está llena de inconsistencias. Por un lado, el episodio data de 2013, cuando él trabajaba en Lomas de Zamora y Bressi en Esteban Echeverría, y en su momento no lo denunció. Por otro, el narco al que el jefe de la Bonaerense habría encubierto efectivamente cayó preso en 2013 (y sigue detenido), por lo cual poca protección se le habría brindado.

“El denunciante tuvo la osadía y el atrevimiento de pretender transformar a este Ministerio Público Fiscal que represento en el brazo institucional de su ‘vendetta’ personal”, escribió este jueves el fiscal Marcelo Romero, quien recibió la denuncia de Di Pasqua y la desestimó en 24 horas. “Elaboró una presentación mediáticamente impactante en contra de su enemigo, el comisario general Pablo Alberto Bressi”, agregó el funcionario.

Di Pasqua sigue siendo comisario general de la Policía Bonaerense. Y está activo. “Mi legajo es impecable. Tal vez esto le molesta a alguien”, sostiene.

Quizás les moleste a quienes no logran hacer rendir tan bien el sueldo.

Los comentarios están cerrados.